Cozumel.- Una llamarada de un bidón de gasolina causó quemaduras en dos trabajadores de una embarcación, en el muelle de Aldora. Ambos brincaron al mar, aunque uno resultó con quemaduras en gran parte del cuerpo. Acudieron a una clínica cercana, pero se negaron a atenderlos en cuanto no entregaran un depósito.

Los dos marineros de la embarcación “Montserrat” sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado, luego que el bidón de combustible diera un “flamazo”, por un posible cortocircuito, a eso de las cinco y media de la tarde. Aunque se llamó a una ambulancia, fue tal la espera que finalmente los lesionados caminaron hasta el Hospital Internacional, a escasos 150 metros del muelle.

Su mala suerte continuó, porque la administración de esta clínica se negó a atenderlos, indicando que tenían que entregar un depósito, ya que no estaba en riesgo su vida y por tanto no tenían obligación de recibirlos.

Los trabajadores llamaron a su patrón, quien arribó casi una hora después, para hacerse cargo de los gastos médicos.

Comparte tus comentarios