Las dificultades financieras de muchas empresas se acentuaron durante la pandemia por COVID-19, pero uno de los sectores más golpeados fueron las PyMEs, de las que el 87.8% reportó una considerable disminución en sus ingresos debido a esta problemática, de acuerdo con la Encuesta de Impacto del COVID-19 en la Actividad Económica y el Mercado Laboral de julio, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

A pesar de que la reactivación económica ya arrancó en diversos estados del país y los primeros signos de recuperación comienzan a verse reflejados en los números, los estragos del virus en México dejaron a 47% de las PyMEs con dificultades de cobranza y a 87% con pérdidas en ventas, clientes y aprobación de nuevos trabajos, según la Asociación de Emprendedores de México (ASEM).

La solución para que muchas de ellas puedan salir a flote en la llamada ‘nueva normalidad’ son los préstamos; sin embargo, la banca tradicional no cuentan con las facilidades necesarias para que las PyMEs puedan acceder al crédito que necesitan, ya sea por los requisitos que solicitan o porque las solicitudes tardar hasta 3 meses en ser atendidas, y ese tiempo puede significar la vida o la muerte para una empresa.

Ante este panorama existen opciones como Creze, fintech que se especializa en otorgar créditos para PyMEs, que entiende las necesidades específicas y obstáculos a los que se enfrentan estas empresas al momento de solicitar un préstamo.

Una de las particularidades que caracteriza a Creze, es que solo pide los requisitos indispensables y en  72 horas o menos, dan solución a un préstamo.

“Las PyMEs han sido un sector muy olvidado por la banca tradicional, la cual se ha enfocado en atender solo a 500 mil empresas en México cuando hay 5 millones, ya que por su estructura de costos no suelen atender pequeños préstamos. Entonces, cualquier PyME que no haya tenido historial crediticio no la van a  atender en la banca tradicional. En Creze no solo pedimos historial crediticio, evaluamos el negocio completo para poder atender a cualquier tipo de PyME, aunque nunca haya tenido un crédito antes”, señala Bernardo Prum, COO en Creze.

Los requisitos que Creze solicita son tres: que las empresas estén dadas de alta en el SAT; que tengan flujo, es decir que sea una empresa que esté operando; y que no tenga mal historial crediticio, pero si no tiene historial crediticio no importa, no es impedimento para acceder a un crédito.

Los créditos que otorga esta fintech son simples con garantía de 1.5 hasta 8 millones de pesos, y sin garantía el monto máximo es de 1.5 millones de pesos.

En lo que va del año, Creze ha otorgado créditos a cerca de mil empresas de todo el país, lo cual es trascendente ya que la pandemia ha sido un gran obstáculo para que muchas de ellas accedan a los créditos que de por sí les eran inaccesibles. Según un reporte de la Asociación Latinoamericana de Pequeños y Medianos Empresarios (ALAMPYME), durante la pandemia solo 1% de las PyMEs en México ha sido acreedora a un préstamo bancario.

“Nuestra vocación son las PyMEs, son las personas más inspiracionales y las que mueven al país, ya que generan más de la mitad del PIB, por eso queremos atenderlas porque ellos son los que ven las oportunidades de generar negocio y nos interesa que sigan creciendo”, añade Prum.

Para acceder a un crédito solo se debe acceder a la plataforma. Todo el trámite para solicitar un préstamo se hace sin salir de casa.

Acerca de Creze

Creze se fundó en 2015 por un grupo de empresarios que conocen los obstáculos para emprender en el país, por ello quieren contribuir a modernizar la banca otorgando créditos a PyMEs de manera fácil y eficiente, sin largos trámites y accesibles incluso para quienes nunca han solicitado uno.

Su objetivo es brindar soluciones de calidad mediante el uso de la tecnología, para estar a la vanguardia a nivel nacional. Creze quiere que las PyMEs tengan oportunidades de seguir creciendo porque sabe que con ellas también crece el país.

Comparte tus comentarios