Eduardo Ibarra Aguirre

El Vaticano y la “polarización” mexicana

Durante el magno festejo por los 200 años de la consumación de la Independencia de México respecto de la brutal dominación española de dos siglos de duración, en el Zócalo capitalino la noche del lunes 27 hubo un intercambio de juicios discursivos entre el imprudente enviado del Estado vaticano y el presidente Andrés Manuel y que al parecer pasó desapercibido. O bien al oligopolio mediático no le interesó, acostumbrado a regatear la información y cuando no lo hace la descontextualiza o de plano la manipula.

Leonardo Sandri, el vicedecano del Consejo Cardenalicio de la Santa Sede, intervino –igual que los ministros provenientes de Francia, India, Rusia y Serbia– para “recomendar” hacer a un lado el conflicto y la polarización. El jerarca convocó a la fraternidad que permita construir la libertad.

Mientras que Jorge Mario Bergoglio planteó el mismo tema en un mensaje al pueblo de México, por medio de la Conferencia del Episcopado Mexicano, pero con mucho más delicadeza y matices que el tosco cardenal Sandri, quien dejó la impresión que vino a tirar línea a su grey y a leerle con torpeza la cartilla a López Obrador, quien no es católico, apostólico y romano.

Lo dijo así el papa Francisco: “Hay que aprender de los dolores del pasado … y seguir dando pasos en vistas a sanar las heridas, a cultivar un diálogo abierto y respetuoso entre las diferencias, y a construir la tan anhelada fraternidad, priorizando el bien común por encima de intereses particulares, las tensiones y los conflictos.”

Antes don Francisco ofreció perdón a los mexicanos “por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización, así como por los pecados personales y sociales” que calificó de “muy dolorosos”. Gran mérito personal del argentino, pero inexplicable sin la pérdida creciente de adeptos e impartidores de servicios religiosos en México y el subcontinente.

Contexto que utilizó el orgulloso esposo de la investigadora, periodista y maestra Beatriz Gutiérrez Müller, para postular que “mantenemos buenas relaciones con la Iglesia católica gracias –en mucho– a que el papa Francisco es un verdadero cristiano, un defensor de los pobres.”

Aprovechó AMLO para reiterar los principios constitucionales que rigen la política exterior de su gobierno, condensados en la célebre frase juarista, mismos que fueron negados de 2000 a 2018, con el papel de subordinado del Departamento de Estado que desempeñó el “canciller” de Vicente Fox y sus dos sucesores. Y reiteró el compromiso de que la cordialidad “nunca dejará de ser nuestro principal distintivo. México ha sido, es y seguirá siendo sinónimo de amistad para todos los pueblos del mundo…”

Finalmente, si tanto le preocupa a Leonardo Sandri “el conflicto y la polarización” mexicanos, está en su derecho, pero la polarización socioeconómica es un fenómeno tan antiguo como México, y la profundizó en grado extremo la conquista española que se hizo de la mano de la jerarquía católica.

La polarización política, concepto del que se habla y redacta con excesos propagandísticos por la oposición partidista y empresarial (plutocrática) –con cinismo inaudito por Felipe Calderón, el mexicano que más polarizó al país con el presunto fraude electoral y la “guerra contra el narcotráfico, después de Gustavo Díaz Ordaz–, es consustancial a los procesos de transformación de mediano y no se diga gran calado, como lo muestran Bolivia y el golpe de Estado que padeció, y Perú con la virulenta oposición de la oligarquía y los Fujimori que la representan.

Acuse de recibo

“Buena noche Eduardo: Tengo mis dudas sobre el asunto de los científicos, por los medios me he enterado que la Fiscalía General pretende meter las conductas de varias personas como si se ubicaran en el supuesto de delincuencia organizada pero si revisamos la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, específicamente en su artículo 2, no observo que se adecuen las conductas. Por otra parte, esa asociación civil está prevista en la Ley de Ciencia y Tecnología en sus artículos 36, 37 y 38, por lo que su creación no fue ilegal, tampoco su funcionamiento. Por alguna razón van uno o dos jueces que niegan las órdenes de aprensión…” La primera parte de la opinión anterior es de Miguel Ángel Reyna Gaytán sobre  https://indicepolitico.com/de-la-justicia-y-de-la-etica-en-conacyt/ (…) Para leer en el antepenúltimo número de la revista http://www.forumenlinea.com/: El agrio montaje de Liar Limón (Ramsés Ancira). La derrota de Estados Unidos en Afganistán parece huérfana, pero… ¿Es así? (IB). Kabul tumba de imperios; La Revolución que viene (Luis Britto García). Afganistán: Hay de tragedias a tragedias (Jorge Faljo). Derrota prevista del imperialismo en Afganistán (Tariq Ali). El poder económico “intentará retirar” a Jair Bolsonaro de la elección: Joao Pedro Stédile (Martín Piqué).

Comparte tus comentarios

Eduardo Ibarra

Periodista y Director de la revista Forum en Línea. Ejerce en el periodismo desde el 15 junio de 1970. De formación autodidacta, se forja en la prensa comunista y sucesivamente es editor de 12 medios impresos y digitales. Desde septiembre de 2004 escribe la columna Utopía.
Botón volver arriba