Reseñas

El Tamaño Sí Importa: La Calidad En El Cine Mexicano No Importa

Vivi (Ximena Ayala) es una joven promedio que se asume como una chica nada atractiva, ella vive enamorada de su jefe (Vadhir Derbez), un hombre sumamente apuesto que se la pasa rodeado de bellas mujeres por lo que nunca le presta atención. La situación de este hombre cambia drásticamente cuando por un malentendido pierde todo su dinero, situación que le da a Vivi la oportunidad de conquistarlo.

“El Tamaño Sí Importa” recurre a lo que nos tiene acostumbrados el cine mexicano comercial, una historia cómica-romántica, predecible y nada original llena de actores conocidos por salir en televisión.

Los problema con esta cinta los encontramos desde el título (“El Tamaño Sí Importa”) el cual hace una clara referencia al tamaño del pene, algo que hace creer al espectador que va a ver una comedia de albures o con un tono sexual que puede resultar entretenida para todo público, tanto hombres como mujeres. Sin embargo, la película en ningún momento hace referencia a esto, en realidad es todo lo contrario, “El Tamaño Sí Importa” es, a todas luces, un chick-flick –género diseñado para atraer a una audiencia principalmente femenina-.

Los primeros minutos de esta cinta son terribles, no auguran nada bueno para la poco menos de hora y media que le resta al film, son un ejemplo de todo lo que no se tiene que hacer como director, editor, guionista y actor (adelante hablo de este último punto). Sin embargo, conforme pasan los minutos la historia comienza a avanzar y a remediar ligeramente los errores cometidos en los primeros minutos y aunque nunca logra cuajar en una idea clara por lo menos resulta entretenida en algunos (muy pocos) momentos.

“El Tamaño Sí Importa” intenta ser muchas cosas pero no consigue nada. Intenta ser una comedia pero nunca hace reír, en verdad, no logro sacarme ni una sola risa, algo que otras películas mexicanas como “¿Qué Culpa Tiene el Niño? y “No Manches Frida” sí lograron a pesar de seguir la misma fórmula y ser igual de fallidas. El film también intenta contarnos una historia de superación personal pero nunca logra que el espectador genere empatía con ninguno de los dos protagonistas, además, las historias de ambos caen en lo inverosímil y hasta en lo ridículo.

Una chica pobre y poco atractiva que llega a la capital a perseguir sus sueños se enamora de un hombre rico y apuesto que parece inalcanzable pero que a final de cuentas se va a fijar en ella porqué lo importante son los sentimientos. ¿Les suena esta historia? Pues no sólo es la premisa de un sinfín de películas y de la mayoría de las telenovelas mexicanas, también es la historia de “El Tamaño Sí Importa”. Y seamos honestos ¿en verdad necesitamos que nos cuenten esta pretenciosa y predecible historia una vez más pero ahora disfrazada de una historia de superación personal del siglo XXI? No, no lo necesitamos y por eso esta cinta es sumamente aburrida, el espectador sabe perfecto a que se va a enfrentar todo el tiempo, aún con el “giro de tuerca” que llega al final pero que no ayuda en nada a mejorar el pésimo trabajo del guionista que, casualmente, también es el director, Rafa Lara.

Esta cinta está llena de cosas y momentos ilógicos, por ejemplo, yo no sé quién les dijo a Rafa Lara (director de esta cinta) y a Antonio Serrano (director de “Macho”) que el Distrito Federal –me niego a llamarle CDMX- es la nueva capital de la moda, en ambas cintas aparecen desfiles que quieren simular a los de Nueva York, Milán o París como si aquí tuviéramos este tipo de eventos, eso sí, con una maquila descuidada y que se nota que grabaron en el estudio más barato que encontraron. Otra cosa ilógica, y siguiendo con el tema de los desfiles, aparece cuando están presentando diseños que supuestamente son “el último grito de la moda” pero cuando empiezas a verlos te das cuenta que éstos los podría tener cualquiera en su closet para ir al parque los domingos. O como cuando el personaje de Vadhir Derbez tiene dinero suficiente para volver a lo que era antes pero sigue viviendo en un cuarto de azotea sólo para justificar una frase “motivacional” que se avienta casi al final. Por si esto fuera poco, el director nos muestra una escena recurrente en la que aparece Vadhir ahogándose en el mar pero que nunca tiene una verdadera razón ser.

El film está protagonizado por Ximena Ayala, Vadhir Derbez y tiene entre sus filas a los comediantes Mara Escalante, Jesús Ochoa y Eugenio Derbez. Ximena Ayala es una actriz probada en el género del drama, lamentablemente su incursión al género de la comedia es fallido, cuando intenta ser graciosa no logra hacer reír y en varios momentos la sentí sobreactuada. Pero si hay una actuación fallida es la de Vadhir Derbez, sus primeros minutos en la cinta son terribles, nunca le puedes creer su interpretación de galán millonario a pesar de que parece un papel a modo para él, conforme la cinta va avanzando Vadhir empieza a encontrarse un poco más cómodo en su personaje pero de todos modos nunca logra entregarnos una actuación convincente. Vadhir Derbez ¡no eres actor!

En los personajes secundarios tenemos a Laura de Ita, que es la única que da una actuación cumplidora. Jesús Ochoa con un personaje de tres líneas y que hace lo mismo que en todas sus películas anteriores. Mara Escalante en el papel de siempre, el de “Doña Lucha”, con la única diferencia que ahora es una veracruzana muy mal hablada y sobreactuada a más no poder, su esposo es Hernán Mendoza que, volviendo a las incoherencias, lleva años viviendo en Veracruz y a diferencia de su esposa no tiene ni tantito el acento de dicha entidad.  Y Eugenio Derbez en un papel insignificante y sobreactuado –y eso que yo me declaro fan del trabajo de este señor- que sólo está en la cinta para ayudar a jalar espectadores y tener una escena padre-hijo (aunque en la cinta no tiene nada que ver) algo “conmovedora”.

Les diría que “El Tamaño Sí Importa” es la nueva peor película del cine mexicano pero el año pasado dije eso como 4 veces así que mejor lo dejamos como una película extremadamente fallida.


ADDENDUM: Para los que disfrutan del buen cine, la Cineteca Nacional está proyectando un muy buen drama llamado “Loving”, dirigido por Jeff Nichols y que tiene a su protagonista Ruth Negga nominada al Oscar como Mejor Actriz. Este largometraje cuenta la historia real de Richard y Mildred Loving, una pareja que se casó en Virginia en 1958 y que debido a la naturaleza interracial de su matrimonio, fueron arrestados, encarcelados y exiliados, durante una década la pareja luchó por su derecho a regresar a casa.

Resulta extraño que esta cinta tenga sólo una nominación al Oscar siendo que está muy bien dirigida, tiene un muy buen score, un gran diseño de producción y extraordinarias actuaciones de Joel Edgerton y Ruth Negga. Además, resultará imposible salir del cine sin preguntarse ¿Cuánto hemos avanzando en cuanto a respeto y tolerancia entre clases desde hace casi 60 años? Al menos en nuestro vecino país del norte parece que no mucho.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar