Nicolás Durán de la Sierra

El Minotauro: Mario Villanueva Madrid

A fines del pasado 28 de enero, en Radio Fórmula y en el diario El Universal, el periodista Ciro Gómez Leyva publicó parte de una misiva que le remitiera el exgobernador Mario Villanueva Madrid solicitándole ayuda, pidiéndole de manera tácita que publicara su carta y le permitiera ventilar en público su caso o, mejor, exponer los abusos judiciales de que ha sido objeto. “Al ejecutivo Federal no le interesa que mi caso se aclare”, dice.

      “Lo importante –abunda- es demostrar que los hechos (de que se me acusa) son falsos y, con la ley en la mano, acudir a la Suprema Corte para que reconozca mi inocencia (…) Te informo que estoy preparando un audiovisual para una conferencia de prensa en la que no quedará duda de que todo es fabricado; producto de una maquinación perversa (…).También, estoy escribiendo notas para un libro…”

La extensa carta entregada al periodista por Niza Puerto, colaboradora del exgobernador, remata con tonos casi íntimos: “Los golpes han sido muy duros y hay problemas en la casa, porque mi esposa ya no resistió y está en una crisis nerviosa muy fuerte; estuvo a punto de la apoplejía. Mi voluntad es inquebrantable y mi mente es fuerte, sigue clara y limpia y las enfermedades no impedirán lograr que prevalezca la verdad”.

Luego de la publicación de la misiva, en su espacio en Radio Fórmula, Jorge Polanco Zapata, exsenador de la República y una de las personas más allegadas a Villanueva Madrid, al grado de ser considerado como su sucesor político, destacó la trascendencia del llamado de auxilio:

“No cabe duda: Mario Villanueva Madrid, quien gobernara el Estado entre 1993 y 1999, sigue en el ánimo de la mayoría de los quintanarroenses. La carta de Gómez Leyva tuvo una gran repercusión y no fue poca la solidaridad que generó. Un texto de gran honestidad en el que el exgobernador plantea la dramática situación en que está. Empero, su carta fue denigrada por unos poco: los que desconocen la desaseada forma en que se integró el expediente judicial que le llevara a prisión.

     “El ingeniero fue encarcelado por la supuesta comisión de graves delitos con base -lo indignante- en testimonios de 26 ‘testigos protegidos’, de los que, uno tras otro, 23 ya fueron desechados y los que quedan, al abrigo de la lógica elemental, son poco creíbles.No es preciso ser erudito para, tras revisar el resumen del expediente, concluir que no hubo argumentos para recluirlo por casi 14 años en México y en Estados Unidos.

      “No olvidemos que en su gobierno se pusieron las bases para el actual desarrollo estatal; no olvidemos, para entender el apoyo que recibe, que él ayudó a muchas  personas de todo el Estado en sus problemas y necesidades. No me ciega la amistad que le tengo para ignorar que también hubo quienes fueron afectados por él y que ello generó resentimiento. Empero, casi todos fueron compensados con amplitud por el propio ingeniero.

      “Muchos nos preguntamos aún: ¿Qué intereses tan fuertes y tan obscuros lo mantienen hasta hoy encarcelado? No tengo duda alguna de que esto se sabrá más temprano que tarde, que la verdad siempre prevalece,  pero entre tanto hagamos votos porque, en el caso del ingeniero Mario Villanueva, la justicia impere de una vez por todas y que finalice ya esta injusticia de casi catorce años”.

– – – – – – – –

Tras el alud de razones técnicas para negar la edificación cerca de Playa del Carmen de un gigantesco depósito de gasolinas, se esperaba para estos días que la Secretaría del Medio Ambiente diera el fallo final contra Transfluid, la empresa interesada, pero la instancia oficial de manera inopinada informó recién que no será sino hasta dentro de un par de meses cuando por fin se dé la resolución definitiva al respecto.

Tal anuncio, claro está, despertó las sospechas tanto de los ambientalistas como de los hoteleros y otros empresarios, pues no había ya por qué retrasar el fallo al agotarse el proceso legal. El recelo priva entre el nutrido grupo opositor al proyecto. Hay quienes sostienen que Transfluid busca un arreglo extraoficial con Juan José Guerra Abud, titular de la Semarnat, para que avalen la instalación del depósito de combustibles.

Transfluid quiere edificar en Punta Venado, a 11 kilómetros de Playa del Carmen, en la dársena de Puerto Calica la Terminal de Almacenamiento y Reparto del Caribe, Tar, colosal depósito de hasta 420 mil barriles de gasolina. Antes la empresa intentó tender ese proyecto en Puerto Morelos, pero no le fue permitido por el enorme riesgo que conlleva para el medio ambiente de la zona el manejo de combustibles.

El recelo hacia la Semarnat está más que justificado, pues  ejemplos sobran de su falta de claridad. Es elocuente el extraño silencio que guarda, por dos casos, respecto de la afectación de manglares en Puerto Cancún, al inicio de la zona hotelera local, y en Punta Nizuc, pese a las denuncias públicas planteadas por grupos ambientalistas, entre otros por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental.

Habrá que esperar el fallo oficial, pero entre tanto hoteleros y otros empresarios, junto con los ecologistas, se aprestan para protestar, incluso ante el congreso federal, si la Semarnat avala a la empresa. En el mar, un accidente menor afectaría a todo el sistema marino del área, donde está el Arrecife Mesoamericano, protegido por diversas leyes internacionales. En la superficie, la red de ríos subterráneos pagaría las consecuencias.

Por cierto, lleno del buen humor que brinda el cobrar como estatal secretario de Ecología, Rafael Muñoz Berzunza, el ex delegado de la Semarnat en Quintana Roo cesado por sus varios trafiques –casi sin querer autorizó la edificación de casas en el Parque Nacional de Tulum, por ejemplo- dijo días atrás “que el gobierno del estado no permitirá la instalación de empresas que dañen al ambiente”. A él tampoco hubo quien le aplaudiera.

– – – – – – – –

Sin duda, más de un ansioso lector habrá de preguntar qué de El Minotauro y de su impar troupe; acaso haya quienes crean que el silencio hasta ahora guardado sobre las andanzas del Héroe y sus bellas amantes se debe a que continuaron las bacanales y el pudor obliga al mutis, pero nada más alejado de la realidad. El Grande del Mediterráneo está descansando de  la celebración de su cumpleaños y no quiere ser molestado.

Ariadna, la grande Ariadna, vencedora de Mesalina por un amante en inusual justa erótica, se halla también descansando, aunque ya repuesta. Dejó la cama y se sienta al comedor, que es sustancial avance, aunque con cuidadito. Marilyn Calipigia, que sigue más calipigia que nunca, se entretiene rizando el rizo de su molicie al tiempo que Teseo le ayuda, pues lograr buenas ondulaciones capilares no es cosa fácil.

Por tanto y dado que la molicie es contagiosa, como remate esta columna invita al Washington Post, al The New York Times, y al The Economist que se busquen otro mandatario de América Latina al que encuerar, pues cebarse con el mexicano comienza a fastidiar. Déjenlo en paz unas semanas, total que ya dijo que, en verdad, ni él ni Emilio Azcárraga Jean les gustan los chinos y que además se ponen muy roñosos con el asunto del dinero.

[hr]
Comentarios

Etiquetas

Nicolás Durán de la Sierra

Originario de la Ciudad de México (1960) estudió periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con cursos externos de filosofía e Historia de la Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM Y de Economía en la Universidad Autónoma de Madrid, España.
Botón volver arriba
Cerrar