Nicolás Durán de la Sierra

El Minotauro: El Ataque de los Verdes

Frente al majestuoso Mar Egeo, en una alta lumbrera del Monte Ida, El Minotauro enfrenta seria disyuntiva: continuar con su labor poética, de la que espera reconocimiento en el mundo de habla hispana  –escribe en español- o bien decretar toda una semana de bacanal en Creta para festejar su cumpleaños 7555 dentro del almanaque gregoriano, dicho sea de paso, pues los calendarios musulmán y hebrero le tienen muy sin cuidado.

Su dilema no es menor, pues si por un lado no quiere cejar en sus afanes por escribir un poema de 585 endecasílabos perfectos para superar por un verso a Piedra de sol, “poemita casi potable de un tal Octavio Paz”, por el otro las insistencias de Ariadna y Marilyn por organizar un colosal festejo ya casi alcanzan rango de motín. Existe el riesgo de que opten por la bacanal aún sin la presencia del Héroe, lo que sería majadero.

Empero, las bellas porfían en que el Icono del Mediterráneo sea el que decrete los festejos, que incluyen el desembarco de un navío cargado de ron cubano, a petición de Marilyn, que está más Calipigia que nunca; la oferta de 49 vírgenes a la rijosidad del festejado –él alega que ello es excesivo pues tras la décimo nona entrega la noche se torna sosa-, así como un striptease de Ángela Merkel en la plaza mayor de Heraklion, la capital isleña.

La participación de la germana no ha sido confirmada por la cancillería alemana, pero en caso de no asistir ésta, su lugar lo ocuparía la presidente Cristina Kirchner, aunque sólo cantaría tangos pues sus delgadez es tal que desnudarla sería obsceno, dicho esto con todo respeto para don Néstor Carlos Kirchner, su difunto marido y exmandatario argentino. Luego dicen que América Latina no es surrealista.

Pero el arte tiene jerarquía y el Héroe duda. Tiene algunas sonoras estrofas y hasta el título del poema: ‘Oda a las Hembras Humanas y a las Vacas Suizas’, que es en sí todo un réclame a la sensualidad rural, pero la lubricidad le llama y su llamado es

poderoso. “Las primeras vírgenes son deliciosas y el ron cubano no es despreciable”, se dice. ¿Qué hará el Héroe? Eso lo dirá El Escriba más adelante, pero ahora vamos a un entremés político.

La noticia de la licencia pedida por Jorge Emilio González para dejar el Senado de la República y “participar de lleno” en el proceso electivo en marcha, fue recibida como bocanada de aire puro por Remberto Estrada, virtual candidato del Verde y el PRI por el III Distrito Electoral, el de Cancún, donde la precampaña de “el remby”, pese a la entrega masiva de despensas y de otros apoyos similares, no despega.

Esto preocupa al establishment político, pues el partido en el poder busca el ‘carro completo’ en Quintana Roo. De entrada, al candidato verde se le allanó el camino al ‘convencer’ al pulcro Hernán Villatoro, dueño de la franquicia estatal del PT, para que ‘bajara’ de la candidatura por ese mismo distrito al regidor Alejandro Luna, quien de la mano del Aleluyo Greg Sánchez, su suegro, podría hacer naufragar el proyecto oficial.

Mas con todo, la candidatura de Remberto no prende y sin un mayor apoyo logístico, llamémosle así, no lo hará. Podrán decirse del “Niño Verde” muchas cosas, que es peligroso junior, que es un drogadicto que debiera estar en la cárcel y no en la vida pública y en fin, toda suerte de epítetos. Empero, lo que no puede negársele es su gran poder corruptor y ello es atractivo para una panda política que quiere ser corrompida.

No olvide el lector que don Jorge Emilio González, logró una de las senadurías por Quintana Roo sin siquiera radicar en el Estado y que encabezó la fórmula electoral que le llevó al escaño llevando al exgobernador Félix González Canto como segundón en las boletas electivas; el tipo ha remontado varios escándalos por corrupción y sigue tan campante. Vamos, se le acusa hasta de ser cómplice de un homicidio y él ni siquiera se despeina.

Al Partido verde le interesa y mucho ganar el III Distrito de Quintana Roo porque, con “el remby” o sin él, desde allí intenta cocinar en lo electoral la presidencia municipal de Cancún, la que tuvo en sus bolsillos, es decir, en sus manos, con el pirado de Juan Ignacio García Zalvidea. ¿Se imagina el lector todo el trafique inmobiliario que se puede hacer desde la alcaldía del principal centro turístico del país? Una senaduría no da tanto.

Jorge Emilio González es el gran proyecto del Partido Verde para llegar a las altas esferas del poder, incluso la presidencia de México partiendo de la lógica de que si llegó Televisa, porque él no habría de tener posibilidades. Por ahora, la que está en juego es la alcaldía de Cancún. Con el verde José de la Peña en la secretaría de gobierno municipal, con todo lo operativo que ello implica, llevan un alfil adelantado.

Ya en el ámbito municipal, va otra historia de miedo. Para inicios del próximo marzo, la XIV legislatura estatal comenzará la disque discusión respecto si se amplía de tres a cuatro años el periodo de gobierno de las presidencias municipales en el Estado o si, conservando la duración trienal, se aprueba la reelección de los alcaldes por otro periodo igual, es decir, para tener alcaldes por seis años.

Es un  hecho que tal discusión es mero trámite legislativo y es muy probable que, con rapidez, se apruebe la reelección de los ediles, pues tal es la tendencia en los otros municipios del país. No se prevé ni de lejos de que el congreso local desatienda la línea marcada por el presidente Enrique Peña Nieto, tan atinado él en sus quehaceres políticos, como la ha demostrado en Guerrero, Michoacán, Oaxaca,, Tamaulipas…

Como motor de estas dos iniciativas se tiene que, al decir de los analistas políticos orgánicos –los que viven del presupuesto-, tres años es poco tiempo para que un alcalde cumpla con sus metas, con los programas y obras que pretende su gobierno, por lo que se precisa crecer el tiempo de gestión. El caso es que van por un año más, en el primer caso, lo que es poco probable, o por tres años más en la segunda opción.

Alegan los impulsores de las propuestas que, en el caso de la reelección, será ni más ni menos que el pueblo el que, con su sufragio avale la gestión de alcalde en cuestión o, en sentido contrario, el que castigue con su voto el gobierno en cuestión. En el papel la idea no es mala, pero sólo en el papel, ya que en la práctica esta posible reelección vendría a ser una historia que deslumbraría al mismísimo Alí Baba y sus muchachos.

Quizá en algún país a nación donde la democracia no esté tan en pañales, donde el ejercicio político no sea tan turbio y tan sangriento, cualquiera de estas opciones resultaría benéfica para las mayorías, pero hoy por hoy, en México la reelección de los ediles casi seguro redundará en la quiebra de las alcaldías, o en el fortalecimiento de cacicazgos de horca y cuchillo, como ocurre en Guerrero y Michoacán.

Sólo para dar sabor local, supongamos que en Cancún se hubieran reelegido a golpes de dinero el Aleluyo Greg Sánchez o  Francisco Alor Quezada, terror de las fuentes públicas. Sus reelecciones habrían devenido, ni más ni menos, que horrendas pesadillas colectivas y lo mismo ocurriría en Chetumal, con don Carlos Mario Villanueva; o en Cozumel, con Aurelio Joaquín… En fin, la idea es buena, sí, pero en otro país.

Mas volvamos a lo sustancial, al impasse que vive el Grande del Egeo. El rol de festejos en conmemoración de su natividad ha logrado distraer su atención de la poesía, lo que para las dos heroínas es un triunfo. Asterión, que tal es el nombre de El Minotauro, no gusta de los tangos ni de la Kirchner y en cambio ha pedido que se traiga al festín a la brasileña Dilma Rousseff, para que baile sambas con la menor ropa posible.

Por lo que respecta al ‘sacrificio’ de las vírgenes, el Héroe ha decidido que, por esta vez, en atención a la rabia de las familias de las vírgenes, que alegan que el derecho de piernada ya no se estila; por esta vez, este ritual será sustituido por un banquete con todo tipo de viandas –dress code sólo una diadema para ellas-, que culminará con una bacanal cuyo Leitmotiv será “El Divino Marqués” (Sade), pero sin látigos que hay pocos médicos.

Podría abundarse respecto de los preparativos del convite, pero la columna llega a su fin y, para más información, favor de esperar la entrega siguiente. A guisa de adiós y aún con espíritu navideño, se felicita aquí a Elina Coral Castilla, rectora de la Universidad de Quintana Roo, por su brillante gestión al frente de la casa de estudios. Dicen que ahora los maestros le pedirán a ella que demuestre que terminó la secundaria. Dicen…

 

 

 

 

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Nicolás Durán de la Sierra

Originario de la Ciudad de México (1960) estudió periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con cursos externos de filosofía e Historia de la Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM Y de Economía en la Universidad Autónoma de Madrid, España.
Botón volver arriba
Cerrar