CIUDAD DE MÉXICO.- El Horario de Verano no afecta la salud en forma agresiva. El cuerpo humano tiene mecanismos de adaptación en el cerebro que se activan para sincronizar los ritmos fisiológicos al nuevo horario de manera inmediata, aseguró Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral de Sueño (IMMIS).

En entrevista, el especialista señaló que “de igual manera que sucede con los fines de semana, cuando nos levantamos más tarde o nos desvelamos”, podrían presentarse dificultades para dormir esa noche y confusión la tarde del siguiente día, pues se prolonga el ciclo de luz.

Este domingo inicia el Horario de Verano, por ello se recomienda a las personas que este sábado, antes de irse a dormir, adelanten una hora sus relojes. Reyes Haro aceptó que pueden presentarse algunos síntomas como fatiga, malestar, irritabilidad, somnolencia y bostezos, pero no representan un problema mayor, en contraste con otros desfases del sueño que se dan de manera consciente.

“Como la gente que duerme poco entre semana y cree que durmiendo mucho el fin de semana va a recuperar el sueño perdido”, expresó. Explicó que el reloj biológico que permite la adaptación al cambio de horario forma parte de una estructura anatómica conocida como núcleo supraquiasmático, donde se cruzan los nervios de ambos ojos. Esta zona del cerebro regula diversas conductas, entre ellas la adaptación a los cambios de horario. Se activa cuando éstos se dan y permite los ajustes necesarios sin causar efectos.

“En México, y los otros 100 países en los que se aplica el cambio de horario dos veces al año no existe evidencia de que esto afecte la salud física o mental de las personas. Hay quejas, pero ni un sólo reporte de que alguien se haya visto afectado por este cambio. En la mayoría de los estados ya lleva más de 20 años aplicándose, y en otros más de 50”, explicó Haro Valencia.

Recomendó para reducir molestias de adaptación, evitar las siestas días antes al cambio de horario y durante la primera semana del mismo.

PERO CAUSA TRASTORNOS EN EL SUEÑO…

Marcos López, especialista en trastornos del sueño, expresó que a algunas personas les trae desorden del sueño, cansancio, dolor de cabeza y somnolencia el cambio de horario, estos síntomas, manifestó, que aunque a muchos no les afecta a otros les provoca un tipo de desorientación por días o semanas.

Comentó que también se puede ver afectada la hormona de crecimiento, pues esta depende de un buen descanso y especialmente puede perjudicar a los niños, pues al estar en pleno desarrollo y si el cambio de horario genera un trastorno del sueño, podrían no descansar como es debido y esto evitaría de manera automática que se genere esta hormona que va de la mano con el aprendizaje.

Recalcó que aunque es un problema real, se puede tratar de contrarrestar sus efectos si antes de la llegada del Horario de Verano se modifican algunos hábitos en la vida cotidiana, por ejemplo tener tiempos de descanso precisos, buena alimentación, no ingerir alimentos con cafeína, cenar ligero, no comer a deshoras y sobre todo no dormir tarde.
Afirmó que las personas pueden tardarse en asimilar el cambio de 12 a 48 horas, aunque muchos padecen de esto por semanas, hasta que su organismo logra adaptarse a las nuevas condiciones.

Comparte tus comentarios