Global

‘El Chapo’ leyó una carta ante el juez, sobre su prisión y sin mostrar arrepentimiento

El capo -acusado de varios asesinatos, secuestros y torturas- no expresó remordimiento alguno en una escrito que leyó en su audiencia condenatoria. En cambio, el exlíder del cartel de Sinaloa se quejó de las duras condiciones que enfrenta en una prisión federal en Manhattan.

A las 9:22 am, el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán entró por última vez a la sala 8D de la corte federal de Brooklyn. Traía un traje gris y un bigote incipiente, un dejo de su imagen característica de su época como jefe del cartel de Sinaloa. “Buenos días”, saludó al juez poco después de llevarse la mano al corazón para expresarle su amor a su esposa Emma Coronel. El tribunal enmudeció ante esa escena.

Cuando parecía que ya estaba escrito el guion de esta audiencia en la cual lo condenaron a pasar el resto de su vida en prisión, el juez Brian Cogan soltó una sorpresa: ‘El Chapo’ estaba dispuesto a hablar a su favor. Antes de que los presentes salieran del asombro, Guzmán tomó una hoja de papel y empezó a leer con dificultad, deteniéndose por momentos, lo cual evidenció su baja escolaridad.

“Le voy a agradecer, señor juez, que me permita dar unas palabras”, leyó el capo con su tono ranchero. “Primero que nada quiero darle las gracias a mi familia, mi esposa, mis niñas por ese apoyo incondicional durante este largo proceso”, continuó el mafioso sin retirar la mirada de su escrito.

También incluyó en esa lista de agradecimientos a su mamá María Consuelo Guzmán, sus hermanos, sus hijos “que tanto quiero” y a todas las personas que se preocuparon por él. “Sus oraciones me han dado fortaleza para soportar esta tortura que estoy pasando desde hace 30 meses”, aseguró. La lectura iba haciendo pausas para permitir la traducción al ing´lés.

El hombre que durante su juicio fue acusado de torturar, secuestrar y asesinar a decenas de personas ahora estaba pidiendo clemencia al magistrado que tenía su destino en sus manos. Pero jamás pronunció una sola palabra de remordimiento por los crímenes que cometió, ni por los cargamentos de droga que traficó a Estados Unidos, ni por el derramamiento de sangre que causó en su natal México.

En cambio, Guzmán, de 62 años, aprovechó la oportunidad para pedir que el Buró Federal de Prisiones (BOP) suavice sus condiciones de encarcelamiento, criticando que le han negado tomar el sol y que ha tenido que improvisar con papel de baño para mitigar un dolor de oídos debido al ruido en su celda.

“Me he visto forzado a beber agua no higiénica todos los días, se me ha negado acceso a la luz solar, aire fresco del exterior (…) Me duele mi garganta, mi nariz; sufro de dolores de cabeza”,continuó. “Para poder dormir tengo que tapar mis oídos con papel higiénico”, detalló.

Estas quejas ya las había presentado Guzmán al BOP y al juez Cogan desde que llegó a una prisión federal en Manhattan, luego de su extradición en enero de 2017. Sus abogados alegan que su cliente ya tiene problemas de concentración y secuelas emocionales por ese trato “inhumano”.

Le han negado siquiera que le dé un abrazo a su esposa Emma y no le permiten que ella lo visite. Un testigo clave declaró en el juicio que Coronel se volvió una intermediaria entre ‘El Chapo’ y su cartel en el plan para cavar el túnel por el cual huyó en julio de 2015.

“A mi esposa hasta el día de hoy no se le ha dado el permiso que me visite, no se me ha permitido darle un abrazo (…) Ha sido una tortura las 24 horas, psicológica, mental, emocional”, reclamó. “Es lo más inhumano que he pasado en mi vida”.

Consideró que es “una falta de respeto a mi dignidad humana” y mencionó que solo la compasión de los guardias que lo cuidan en la dura prisión de Manhattan le ayuda a minorar ese maltrato.

“Aquí no hubo justicia”

La voz nasal del exjefe del cartel de Sinaloa no se oía en este juzgado desde aquellas grabaciones interceptadas por el gobierno en el que éste discutió sobre envíos de droga desde Colombia, conversó con sus lugartenientes en México y hasta habló con sus amantes a través de celulares Blackberry.

Anticipando que el juez le impondría el castigo más severo posible (se descartó una condena de muerte por los términos en los acuerdos de extradición firmados entre México y EEUU), el capo aprovechó para reclamar que -a su parecer- la justicia estadounidense le falló por no repetir un juicio, citando un reporte periodístico que reveló que algunos miembros del jurado habrían leído artículos.

“Esperaba un juicio justo, donde la justicia fuera ciega y donde mi fama no fuera determinante en la impartición de justicia”, dijo el mafioso, agregando que sintió que jamás lo consideraron una persona inocente. “Entonces ¿por qué fuimos a juicio? ¿Por qué entonces no sentenciarme el primer día?”, dijo.

“Ya que le gobierno de Estados Unidos me va a mandar a una prisión donde mi nombre no va a ser escuchado de nuevo, aprovecho la oportunidad para decir: aquí no hubo justicia”, criticó.

Al concluir la misiva, Guzmán criticó al gobierno que lo enjuició: “Dejo claro que Estados Unidos no es mejor a otro país corrupto a los que ustedes no respetan”.

La Fiscalía no pasó por alto el hecho de que el capo “no se lamentó por sus crímenes” en la audiencia condenatoria de este miércoles, ni le pidió perdón a sus víctimas. Por eso, recalcó, le pidió al juez que no le permitiera salir nunca de la cárcel y “proteger al público”.

Decenas de funcionarios federales acudieron a la corte para escuchar la sentencia contra Guzmán, entre ellos Víctor J. Vázquez, el agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) que dirigió el operativo militar que lo capturó en un condominio de Mazatlán en 2014.

Comentarios

Fuente
Univision
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar