Nicolás Durán de la Sierra

De la boda de la China y Vargas Llosa y las transas de la OVC

Si bien es cierto que las peripecias que encara el flamante  gobierno del Estado merecen comentario, lo es también el que la próxima boda de Mario Vargas Llosa con Isabel Preysler, la ‘Reina de Corazones’, reclama también sabrosa apostilla en esta columna. Además, “La china”, como también le apodan en los magazines de sociales, tiene muy válido interés en que su nombre tenga mayor peso en Quintana Roo.

Esto por dos razones: la una, quiere cambiar de aires por estar hasta el copete de que le digan “china”, siendo ella de Manila, la capital Filipina y la dos, desea dirigir la promoción turística de Cancún, una vez que a Jesús Almaguer Salazar le agradezcan con la punta del pie sus costosísimos servicios al frente de la Oficina de Visitantes y Convenciones, la OVC, y regrese al Grupo Oasis de donde salió.

Razón tiene la exesposa de Miguel Boyer, de Carlo Falcó y de Julio Iglesias, quien le dedicara la tonada Gwendolyn, lo que irritara a Carlos Preysler Pérez de Tagle, el padre de ella, quien decidió dejar la boda ante tal cursilería… Bueno, alto a las distracciones, el caso es que desea dirigir la citada oficina por 60 mil euros al año, una bagatela si se considera lo que cobró por presentar la nueva línea de Rolex.

Hace unos días, por ejemplo, al joyero Esteban Rabat, su amigo, le cobró míseros 20 mil euros por presentar los relojes de esa marca en la ‘Milla de Madrid; cobra unos 40 mil euros por año a la línea My Cream, la que deja la piel más tersa que el trasero de Marilyn Calipigia, quien aparecerá párrafos más a delante, para solaz del publico que espera su retorno. El de ella, no sólo el de sus posaderas; está bien, de ambas cosas.

De cristalizar su plan, por la promoción turística la ‘Reina de Corazones’ cobraría solo un millón 200 mil pesos –aparte gastos, eso sí, que no hay que andar con miserias-, menos de lo gastado en los últimos años por la OVC en pasear por  Europa a funcionarios diversos. La deuda de la oficina, según la Secretaría de Finanzas, es de 500 millones de pesos, los  que se suman al débito estatal de 21 mil 200 millones.

El millonario endeudamiento del que no se tiene todavía el total –se afirma que Almaguer Salazar recibía dos millones de pesos al mes para gastos personales- va más allá del cierre de la oficina, sino que obliga a una auditoria mayor pues se detectaron pagos realizaron a empresas “fantasma”, al mejor estilo de don Mauricio Góngora, excandidato al gobierno estatal hoy conocido como el “chirris de Playa del Carmen”.

El escándalo no es sorpresivo, ya que los manejos del ex titular de la OVC al igual que sus nexos con la cadena Oasis,  del que todavía operador, eran bien sabidos. El exgobernador Roberto Borge gozó de sus oficios de bedel en varios viajes de disque promoción. El bedel es similar a un edecán, pero con cachet. Si algo no sabía el de Cozumel, pues allí estaba don Jesús, sobre todo en lo que a licores se refiere.

Aquellas eran travesías de lujo, no simples viajecitos. El de Oasis era asesor de un truhán jovenzuelo, apenas en la treintena, pero que iba con la cartera llena. En Madrid, cavas y tequila, pa’no olvidar la tierra; en Paris, Champán y tequila, pa’lo mismo; en Moscú, vodka y vodka, pa’no mezclar. En fin, el despilfarro aireado en el Facebook, que la falsa modestia es también pecado. ¡Tantas horas de vuelo son muy pesadas!

Pero de vuelta en el ‘Viejo Continente’, como no dicen los chinos para no sonar ridículos, vamos a la boda del peruano y la socialité madrileña, que en la capital española es donde viven los dos y donde en mayo pasado se firmó el divorcio del escritor con Patricia Llosa, quien dejó de ser su esposa, sí, pero sigue siendo su prima hermana, porque no ha nacido el chulo que casque las canicas del agustino Gregor Mendel.

Falta validar el divorcio en Perú, pero para España es cosa juzgada. Quizá por el estrés vivido por el autor de La Guerra del fin del mundo durante el complejo trance judicial, es que le salió tan malita la novela Cinco esquinas. Lo mejor de este volumen de erotismo estilo Yolanda Vargas Dulché, son las solapas diseñadas por los libreros de Alfaguara, que venden porque venden, jolines.

Por cierto, metidos en publicaciones de no excelencia, a la revista Líderes de México, la que trae pa’arriba y pa’bajo la figura de Rafa Moreno Valle, el Instituto Nacional  Electoral le ordenó que dejara de publicitar al gobernador de Puebla, “el nuevo presidenciable” en la Ciudad de México y es muy probable que pronto ordene lo mismo en el resto del país. Un triunfo de los jodequedito del PRD.

La marrullería de ‘Líderes de México’ fue antecedida por la que hiciera la ‘Revista ‘Central’, a su vez censurada por la autoridad electoral. Ya citada doña Yolanda, autora de El pecado de Oyuki  y de ‘Lágrimas, Risas y Amor’, se sugiere al gobernador que deje las revistas e incursione en la historieta ilustrada. Podría ser exitoso un comic titulado “Rafa y Anaya, monaguillos” o “Rafa contra la esssa Zavala”. Sería más chic.

Claro está que se trata de posicionarlo como candidato, que la prole, es decir, los amables votantes potenciales sepan  de él, pero deben buscar nuevas estrategias para ello. El tal “presidenciable” tiene una cara de cura pueblerino que no puede con ella. Le pasa lo mismo que a don Ricardo Anaya, que no niega la cruz de la parroquia. Espabilen, que el tufo a sacristía no ayuda ni en semana santa.

El manejo de la información, como se ve, “tiene bemoles y hay que saber leer partituras”, reza el refrán completo. En días pasados, la figura de Carlos Joaquín y la de algunos de sus funcionarios, sufrieron un extraño ataque mediático. No del grupo político opuesto a él –el que disque no existe-, sino de un grupo de ciudadanos molestos por supuestos errores cometidos en el primer mes de su gobierno.

Alegan desde la alevosa contratación de personal venido de Puebla -de chetumaleños comiendo camote, habla doña Patricia Sánchez, la diputada federal panista- hasta de viles arreglos con el exgobernador para pactar su impunidad. Los que antes acosaban a éste, hoy parecen orientar su encono hacia el nuevo régimen, creyéndose una suerte de justicieros sociales con la espada de la verdad en la mano.

De muy poco o nada sirve que Francisco López Mena, el secretario de gobierno, diga que a fin de año concluyen las auditorias al gobierno pasado y que en enero se presentan las denuncias por desvíos de fondos o que, según Juan Vergara, el de Finanzas, los poblanos empleados no llega a diez o que el número de cesados por el cambio de gobierno es menor a doscientas plazas, si el “fuego amigo” parte desde el No.

Además, el “fuego amigo”, que aún sin desearlo apoya la operación de un grupo que defiende sus intereses, acelera las pautas de la lógica: el gobierno apenas inicia y lo hace en una situación crítica, por lo que su juicio es prematuro. Es obvio que hay una campaña de desinformación en curso en la que  la insidia y la calumnia son monedas corrientes, como en los tiempos más desvergonzados del sexenio anterior.

Sin embargo, no se trata de creer a ciegas en el gobierno que entra o de que es impermeable al error y menos aún de extender el “bono de confianza” para con Carlos Joaquín, sino sólo de tener cordura. ¿Alguien supuso que sería terso el cambio entre gobiernos, que se olvidarían revanchas y odios, al menos de un lado? ¿Creyó alguien, en verdad, que Borge o sus cófrades ya se dieron por perdidos?

Aunque las mas de ellas fueron retóricas, dilatada fue la  retahíla de preguntas, por lo que para evitar más inquietudes tornemos a un tema que tiene con mas certezas, como la de Julio Iglesias en la futura felicidad de Isabel con el peruano: “A ella le gusta mucho hablar mucho (sic) y si ya tiene con quien hacerlo, fantástico, y si aparte es un escritor pues esto resultará toda una maravilla…”

De lo dicho por el autor de ‘Río Rebelde’, la tonadilla esa que comienza con un remilgado “Tiré tu pañuelo al río…”; de lo dicho por el divo, pues, se colige que hay buena tela donde cortar. Si se trataba de una advertencia al escritor, el aviso ya es tardío, si fue burla hacia una filipina, también. Dado que ya se acabó el espació y pese a la molestia del Escriba, esta historia continuará y, por añadidura, con Marilyn incluida.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Nicolás Durán de la Sierra

Originario de la Ciudad de México (1960) estudió periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con cursos externos de filosofía e Historia de la Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM Y de Economía en la Universidad Autónoma de Madrid, España.
Botón volver arriba
Cerrar