Julián Puente

COVID-19 Factor determinante en las elecciones

Como todos sabemos, se aproximan las campañas políticas,  en el caso, de que estas se realicen de la manera acostumbrada y los contagias por COVID 19 no estén en aumento. Es por ello que nuevamente veremos a aquellas personas que son el arroz de cada caldo en campaña; los brigadistas multicolores, que recorren todas las colonias de los diversos municipios del estado. Debido a la magnitud que implica la movilización de los brigadistas en las campañas y el acercamiento con la ciudadanía, principalmente; existen múltiples factores de riesgo para todos ellos, sin olvidar el potencial virus del Covid-19 con altas probabilidades de contagio.

Ante tal situación epidemiológica y democrática es necesario que todos los partidos políticos y los propios órganos electorales en coordinación con las instancias de salud piensen en todas las fases del ciclo electoral, evitando en la medida de lo posible el acercamiento e interacción de persona a persona, cuidar la sana distancia, prevenir y mitigar la contaminación de objetos comunes, ampliar los espacios entre personas y no compartir documentos y credenciales para votar o cualquier otro material, porque esas acciones representan un riesgo innecesario.

Lo cierto es que hay expertos que sugieren ir modernizando el tema electoral junto con otras prácticas, como la distancia de seguridad en las filas de votantes o la protección de quienes abren los sobres. Sin embargo, es probable que este cambio de hábitos no sea inmediato y reactive los debates sobre los sistemas electrónicos y remotos de votación. Del teletrabajo al televoto, y del mitin físico al digital las cuales son situaciones que antes nos daban risa que se pudieran llevar a cabo pero hoy es una realidad no muy lejana.  Mucha cosas cambiaran en este proceso electoral como lo es que ahora los funcionarios electorales como los Supervisores y los Capacitadores-Asistentes Electorales también deberán contar con conocimientos acerca de la pandemia, saber cuál es el plan de mitigación de riesgos y cómo mantener una casilla o un centro de capacitación seguros.

Lo que si será tomado en cuentas en las urnas será el tema del COVID-19 el cual se volverá una parte fundamental de las campañas, tanto de narrativa y de aprobación o desaprobación de las autoridades que lo han hecho bien o mal, ahí es donde se reflejara en gran medida hacia donde se incline la balanza sumado a si fue bueno o malo la prestación de servicios públicos de los partidos en el poder a la población; esos dos factores anteriores serán los que determinen a los ganadores en la próxima contienda electoral. El votante se ha vuelto más crítico, hoy tenemos un nuevo tipo de votante, más sensible de cómo impacta la responsabilidad de un gobierno, un elector que está más digitalizado, más conectado, que está recibiendo información, lo cual lo hace un votante más crítico, que va evaluar si sus autoridades lo hicieron de manera correcta.

Y es que al no haber condiciones para realizar campañas esto obligará a la digitalización y al uso de las nuevas tecnologías para llegar a los votantes, tal vez no en esta elección pero si en las venideras.  México a la brevedad deberá entrar a la discusión del voto electrónico o a distancia como sucede en Estados Unidos. Las campañas tendrán que ser atractivas y creativas, y buscar una nueva forma para entrar en contacto con la gente.

Comparte tus comentarios