Salud

COVID-19: De Alfa a Delta, conoce riesgos, preocupaciones y evidencias en torno a las variantes

Los virus mutan todo el tiempo, incluido el Coronavirus SARS-CoV-2 que causó la pandemia de COVID-19.

Aunque la mayoría de los cambios genéticos son inocuos, algunos pueden hacer al mutante más adepto a infectar células o evadir anticuerpos.

Estas variantes de “más en forma” pueden superar a otras cepas, por lo que que se conviertan en la fuente predominante de infecciones.

La sucesión de variantes de coronavirus más transmisibles surgieron durante el año pasado, cada uno albergando una constelación de mutaciones.

El más preocupante hasta ahora es la llamada variante Delta. Se ha extendido a casi 100 países desde que se informó del primer caso en la India en octubre, lo que provocó un aumento repentino de los casos y hospitalizaciones, especialmente en lugares donde menos de la mitad la población adulta ha sido completamente inmunizada.

¿Qué es una variante?

Durante la replicación, un virus a menudo sufre cambios genéticos que pueden crear lo que se llama variantes.

Algunas mutaciones se debilitan el virus y otras pueden producir una ventaja que le permita proliferar. Si los cambios producen una versión con distintivamente diferentes características físicas, la variante puede denominarse conjuntamente una torcedura.

Los antepasados pueden identificarse como un nuevo linaje o ramificarse en el árbol evolutivo. En el discurso general, sin embargo, los términos se usa indistintamente.

¿Cuáles son las variantes más peligrosas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza “variantes de preocupación” para clasificar a las cepas que presentan riesgos adicionales para la salud pública.

Así mismo utiliza la categoría de “variantes de interés emergentes” para aquellas que justifican vigilancia estrecha debido a un mayor riesgo potencial.

A estas se les han asignado letras del alfabeto griego para su identificación. Hasta el 29 de junio la OMS identificó cuatro variantes de preocupación y siete variantes de interés:

  • Alpha o B.1.1.7, encontrada en Inglaterra
  • Beta o B.1.351, hallada en Sudáfrica.
  • Gamma o P.1, B.1.1.28.1, detectada por primera vez en Brasil y Japón
  • Delta o B.1.617.2 registrada por primera vez en la India

Alpha

Esta variante surgió en Inglaterra en septiembre de 2020 y condujo un aumento invernal de casos que enviaron al Reino Unido de nuevo al confinamiento en enero.

Otros países, particularmente en Europa, siguieron la Reino Unido en la reimposición de restricciones de movimiento. Alpha se convirtió en el cepa dominante en Estados Unidos a principios de abril y se ha registrado en al menos 172 países, según la OMS.

Beta

Esta variante que apareció en Sudáfrica en agosto de 2020 condujo a un resurgimiento de casos de COVID que abrumaron al sur África. Se ha detectado en al menos 120 países.

Gamma

Esta variante, cuyo caso se conoció por primera vez en la ciudad amazónica de Manaus en Diciembre de 2020, ha contribuido a un aumento en los casos que han tensando el sistema de salud de Brasil, en donde se ha registrado escasez de oxígeno. Ha sido encontrada en al menos 72 países.

Delta

Esta variante de rápida propagación avivó una ola dramática de COVID en la India con un aumento exponencial de contagios que abrumaron los hospitales y crematorios. Desde entonces se ha encontrado en al menos 96 países.

Se estima que es un 55 por ciento más transmisible que la Alfa, señalaron investigadores de la OMS, así como de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y del Imperial College London en un estudio.

Advirtieron que es probable que se convierta en la variante dominante en los próximos meses.

Los médicos de la India han relacionado la variante Delta con un una gama más amplia de síntomas de COVID, incluida la discapacidad auditiva.

Investigadores de Public Health England señalaron que en junio los datos de Inglaterra y Escocia arrojaron un mayor riesgo de hospitalización en comparación con la variante Alfa.

Otra evidencia mostró que Delta tenía cierta propensión a evadir los tratamientos basados en anticuerpos y que potencialmente aumentó el riesgo de reinfección en personas que se han recuperado de COVID causado por otra cepa.

Esto podría ayudar a explicar cuántas personas (en promedio) nuevas están infectados por casos de varios virus, incluido COVID variantes. R0 es el valor de “reproducción básica”.

Para la viruela en en la década de 1970 era de 3.5 a 4.5. Entonces la variante Delta es más transmisible que la viruela.

¿Cómo afectan las variantes a las vacunas?

Los científicos prestan mayor atención a las mutaciones en el gen que codifica la proteína de pico del virus, el cual juega un papel clave en su entrada a las células y es el objetivo de las vacunas.

Eso plantea diversas preguntas sobre si las personas que han desarrollado anticuerpos contra la cepa “regular” o “tipo salvaje”, ya sea de una vacuna o de haberse recuperado de COVID, podrán luchar contra las nuevas variantes.

Investigadores de la Universidad de Florida encontraron que para las vacunas COVID implementadas a escala mundial, la cepa Alfa condujo a una “eficacia reducida en comparación con la cepa salvaje”, mientras que la Beta y las variantes Gamma llevaron a una eficacia considerablemente menor.

En cuanto a Delta, los datos de Public Health England indican que las vacunas son menos efectivas para prevenir enfermedad sintomática en comparación con Alfa, especialmente después de sólo una dosis.

¿Algunas vacunas son mejores que otras?

Ningún ensayo clínico ha comparado directamente la capacidad entre diferentes vacunas para protegerse contra la cepa original. Aún así, los datos emergentes sugieren que hay diferencias en cuanto a la eficacia.

Una investigación de Public Health England basada en registros de pacientes encontraron que dos dosis de la vacuna AstraZeneca fueron menos efectivas en prevenir el COVID-19 causado por Delta en comparación con una dosis doble de la inoculación realizada por Pfizer y su socio BioNTech.

Pfizer-BioNTech mostró eficacia del 33 por ciento después de una dosis y 88 por ciento después de la segunda dosis.

AstraZeneca arrojo una eficacia del 33 por ciento después de una dosis y 60 por ciento después de la segunda.

El Instituto de Londres publicó en The Lancet el 28 de junio la importancia de una segunda dosis de vacuna para mayor protección contra Delta.

Así mismo, señaló la posibilidad de que se necesiten vacunas de refuerzo, especialmente para más grupos susceptibles, como los receptores de trasplantes de órganos.

¿Se pueden usar diferentes vacunas en combinación?

Potencialmente sí. Esto ya está sucediendo en un limitado grado, en gran parte debido a las pausas en el uso de AstraZeneca.

Algunos estudios, cuyos resultados aún no han sido revisados por pares, han sugerido que la administración de una dosis de una vacuna COVID seguido de una segunda dosis de un tipo diferente de inyección de COVID podría ser más protectora que dos dosis de la misma formulación.

Se están realizando estudios adicionales de mezcla de vacunas. Tales resultados podrían ser útiles para optimizar la implementación de inoculaciones, según la OMS.

¿Existen otras variantes preocupantes?

Se han detectado nuevas variantes Delta en varios países incluidos la India, Reino Unido y Vietnam.

Una cepa que incluye la mutación K417N, denominada “Delta-plus” en la India, ha avivado cierta preocupación, ya que ese cambio genético también es albergado por la Cepa Beta que se asocia con un mayor riesgo de reinfección.

Investigadores del Reino Unido dijeron a finales de junio que no hay evidencia aún para sugerir que la mutación adicional es más inquietante.

Mientras tanto, la OMS ha destacado el riesgo de que más variantes surgirá a medida que el coronavirus continúe propagándose.

También se han detectado las siguientes variantes:

  • Epsilon
  • California Zeta
  • Brazil-Eta
  • Filipinas-Theta
  • India-Kappa
  • Perú-Lambda

¿Qué están haciendo los fabricantes de medicamentos?

Sarah Gilbert, profesora de vacunación en la Universidad de Oxford que realizó la investigación inicial sobre eAstraZeneca dijo a la BBC que “se están realizando esfuerzos para desarrollar una nueva generación de vacunas que permitirá que la protección sea redirigido a variantes emergentes.

Varias compañías farmacéuticas han dicho están trabajando en un refuerzo o en una combinación. A diferencia de la gripe, los coronavirus tienen un mecanismo genético de autocorrección que minimiza las mutaciones.

Comparte tus comentarios