Reseñas

Cómo Ser Un Latin Lover: Cómo arruinar tu carrera en Hollywood

Máximo (Eugenio Derbez) es un hombre dedicado a conquistar mujeres mayores y millonarias para casarse con ellas y así poder disfrutar de su dinero. Pero la vida perfecta de Máximo se acaba cuando su actual esposa, con la cual lleva casado 25 años, lo abandona por otro vividor mucho más joven (Michael Cera). Después de que su esposa lo corre de la casa sin un solo centavo, Máximo tendrá que pedirle asilo a su hermana Sara (Salma Hayek), quien vive en un pequeño departamento con su hijo Hugo (Raphael Alejando).

A diferencia de la mayoría de los proyectos en los que el señor Derbez actúa, éste no está dirigido ni escrito por él. El director de esta cinta es Ken Marino, un hombre dedicado a la actuación que sólo cuenta con algunos proyectos detrás de la cámara en series de televisión, “Cómo ser un Latin Lover” significa su debut como director en la pantalla grande. Los escritores de este film son Jon Zack y Chris Spain, el primero con sólo dos guiones en su haber, los de películas bastante fallidas, y el segundo está debutando en el mundo del cine con este film. Así que no, a diferencia de lo que muchos creen, este film no cuenta con la experiencia de Derbez –porque se le puede acusar de muchas cosas menos de inexperto en la comedia- en ningún rubro que no sea el histriónico. Aunque no hay que ser muy perspicaz para darse cuenta que varios de los gags y situaciones que hay en la cinta tuvieron que pasar por un “filtro de calidad” a cargo del señor Derbez.

Lo primero que tiene el “toque Derbez” es el personaje protagónico, el cual, al igual que todos sus personajes a lo largo de su carrera, es una farsa, es decir, un personaje que no podría existir en la vida real. Algo que no estaría mal si el resto de la cinta mantuviera ese tono fársico que se nos plantea en un inicio, pero “Cómo ser una Latin Lover” no tiene un tono definido, nunca sabemos si estamos ante una farsa, una comedia de humor negro, una comedia familiar o una comedia sólo para adultos, y esto hace que todo en el actuar del personaje de Máximo no sea justificable. Problema que también tenía el personaje protagónico de “No Se Aceptan Devoluciones”.

 

Siendo Derbez un gran fan de “La Vida es Bella” (parece que es la única película que ha visto) no resulta sorpresivo que otra situación que cuenta con el “toque Derbez” sea la relación entre el adulto inmaduro y el niño sensato. Relación que dio excelentes resultados en su anterior film, ahí con el vínculo padre-hija y aquí con el tío-sobrino, pero que ahora no cuenta con el poder necesario para sostener la historia. En primera porque ninguno de los dos personajes está bien desarrollado y en segunda porque, aunque el niño Raphael Alejando está bastante bien en su papel, éste no cuenta con el encanto de la niña de “No Se Aceptan Devoluciones”.

 

Lo peor de todo son todas las mentiras que han dicho sobre esta película sus protagonistas. Para empezar, han dicho que dicho que esta cinta cuenta con un cast estelar, algo que es completamente falso. Su protagonista es una cara conocida para los latinos en Estados Unidos pero no para el resto de los habitantes de dicho país. Salma Hayek, quien resultó pésima para la comedia, hace mucho que no participa en un proyecto en verdad importante, una lástima que una actriz con tanto talento sea infravalore de tal manera que sigue apareciendo en proyectos como estos. Rob Lowe no aparece en una película interesante desde hace muchos años y Kristen Bell tiene talento para la comedia pero no es, ni cerca, un talento de Hollywood. Y en el resto del cast hay uno que otro actor talentoso, como Michael Cera o Raquel Welch, pero ellos sólo tienen unas cuantas escenas por lo que su participación podría catalogarse hasta como un simple cameo.

También se dijo que esta película haría que los latinos en Estados Unidos se sintieran orgullosos de sus raíces, pero los únicos dos latinos en la película son un vividor y una mujer muy “mocha”. En contraste, todos los personajes gringos son millonarios o rayan la perfección. Más que causar orgullo en la comunidad latina de dicho país, esta película resulta hasta ofensiva para todos ellos.

A “Cómo ser un Latin Lover” no sólo le cuesta encontrar un mismo tono, también está llena de personajes estereotipados cuyo arco de personaje es diminuto. El único que resulta divertido es Eugenio Derbez porque el resto parece estar en otra película o no se les permitió “lucirse” tanto como al protagonista.

La duración del film es excesiva, con una trama tan sencilla sería suficiente con menos de hora y media de duración, pero la película alcanza las dos horas por lo que en varios momentos el film pierde el ritmo por completo y dan ganas de dormirse en el asiento. Además, el mensaje de la cinta está claro desde el minuto 10, todo resulta sumamente predecible.

La mezcla de humor es fallida, empieza con una buena secuencia de humor negro pero a los pocos minutos comienza a tomar tintes de comedia familiar pero entres éstos hay varios chistes y situaciones un poco subidas de tono. Es decir, no es una película para toda la familia (otra mentira que también se dijo sobre este film) pero como comedia para adultos resulta ser muy boba y ñoña.

A todos estos defectos se le agrega un doblaje espantoso y un pésimo trabajo de edición.

“Cómo ser una Latin Lover” cuenta con algunos elementos de la comedia de Derbez, pera al no ser un proyecto completamente suyo termina por ser una combinación fallida de distintos tipos de humor que nunca encuentra un tono específico. En reiterada ocasiones he escuchado la frase “si la película fuera de un extranjero ya la estarían alabando pero como es de un mexicano le tiran tierra”, y créanme que, al menos en esta ocasión, esto es todo lo contario, si la película no tuviera a Derbez como protagonista nadie la hubiera visto, hubiera pasado sin pena ni gloria por los cines de México y Estados Unidos, no es más que una comedia ramplona, eso sí, comedia ramplona que tenía a la mitad de la sala muerta de la risa. Y créame que un servidor es fan de lo que Derbez ha hecho en televisión, pero siendo objetivo, el señor de plano no da una en la pantalla grande, me refiero a la calidad porque seguro esta película será un éxito en la taquilla mexicana.

“Es lamentablemente que la aspiración de Eugenio Derbez sea ser como Adam Sandler, Derbez tiene mucho más talento para la comedia que Sandler”

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar