Curiosidades

¿Cómo se protege el gobierno ante los desastres naturales?

Cuando sucede un sismo, huracán u otro fenómeno natural, el gobierno federal utiliza diferentes mecanismos para hacer frente a los gastos que pueden generar los daños en infraestructura, obra pública o vivienda, sin poner en riesgo las finanzas públicas del país.

Cuando sucede un sismo, huracán u otro fenómeno natural, el gobierno federal utiliza diferentes mecanismos para hacer frente a los gastos que pueden generar los daños en infraestructura, obra pública o vivienda, sin poner en riesgo las finanzas públicas del país.

Por un lado, cuenta con el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), al cual se le asigna un presupuesto cada año. Su objetivo es aplicar recursos para mitigar los efectos que produzca un fenómeno natural y que permitan apoyar a las entidades federativas.

De acuerdo con datos del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), para el 2020 el Fonden contará con recursos por 3,800 millones de pesos, lo que significa un aumento del 0.7%, en términos reales y respecto al presupuesto que se le aprobó en 2019.

Si bien es un bajo crecimiento, el Fonden, al ser un fideicomiso, se le pueden asignar recursos a lo largo del año. Para la prevención de desastres naturales, el gobierno también cuenta con el Fondo de Prevención de Desastres Naturales (Fopreden), el cual se enfoca en reducir riesgos, así como evitar o disminuir los efectos del impacto destructivo originados por fenómenos naturales.

El Fopreden contará con recursos por 200 millones de pesos en 2020, un crecimiento del 6.7%, a diferencia del presupuesto que se le aprobó para este año.

Seguro catastrófico

En los Criterios Generales de Política Económica 2020 se menciona que el pasado 5 de julio del 2019, el gobierno federal llevó a cabo la contratación del seguro catastrófico, el cual ofrece una cobertura hasta por 5,000 millones de pesos.

Dicho seguro se activará ante desastres naturales que superen un nivel mínimo de daños de 250 millones de pesos y un acumulable de 750 millones de pesos.

La prima tiene una vigencia de un año, es decir, vence el 5 de julio del 2020 y el costo total de la prima contratada ascendió a 1,088 millones de pesos con cargo al fideicomiso del Fonden, lo que representó un decremento del 0.6% real respecto al precio de la póliza del año anterior”, expone la Secretaría de Hacienda en los Criterios.

Indica que por el periodo de 2017-2018, el gobierno recibió el pago de 1,293 millones de pesos por parte de la aseguradora, debido a la culminación de los trabajos de ajuste en los daños sufridos a la infraestructura federal del sector educativo y de cultura a consecuencia de los sismos de septiembre de 2017.

“Contemplando dicho pago, el Fonden recibió un pago total de 4,083 millones de pesos por los daños ocasionados por los eventos de septiembre 2017”, detalló la dependencia a cargo de Arturo Herrera.

Bono catastrófico

Otro mecanismo que utiliza el gobierno para protegerse ante los costos que pueda generar un desastre natural es el denominado Bono Catastrófico.

A inicios del 2018, el gobierno federal renovó por quinta vez el bono catastrófico por una cobertura de 260 millones de dólares, cuya vigencia expira en febrero de 2020.

“El bono tendrá una vigencia por dos años (…) Los recursos de la cobertura se destinarán al Fonden, los cuales son utilizados para dar atención a situaciones de emergencia y reconstrucción en infraestructura pública y viviendas en situación de pobreza”, expuso en su momento la dependencia en un comunicado.

Dicho bono se divide en dos subcoberturas. La primera cubre hasta 100 millones de dólares y se activará con sismos de intensidad moderada, desde 7.0 grados en el centro del país; y la segunda cubrirá hasta 160 millones de dólares y se activará con sismos más intensos desde 7.4 en el centro del país.

Con respecto a sismos con epicentro en las costas del país, la cobertura tendrá activación con sismos de magnitud de 7.9 grados o mayores.

Es importante mencionar que, anteriormente, el gobierno federal contrataba o renovaba los bonos catastróficos para cubrir daños que se generan por sismos que fuera de 8 o mayor grado.

Pero, debido a que el sismo del pasado 19 de septiembre del 2017 de 7.1 grados dejó grandes afectaciones en infraestructura y vivienda, se cambió este nivel, pues en ese momento dicho bono no se pudo activar.

En caso de que se active este bono en el periodo mencionado, el pago de indemnizaciones se llevará a cabo con base en los parámetros de intensidad, ubicación y profundidad del epicentro.

Comentarios

Fuente
El Economista
Etiquetas

TodoiRevista

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar