Curiosidades

¿Cómo era vivir en ‘La Familia’ la secta que encerraba y drogaba a niños?

En los años 60, Anne Hamilton-Byrne fundó "La Familia", una secta basada en la creencia de que ella era la reencarnación de Jesucristo.

En los años 60 Anne Hamilton-Byrne, una hermosa y carismática mujer que promovía el yoga y la meditación, fundó junto a su esposo William la secta australiana llamada «La Familia«.

Sus seguidores la veían como la reencarnación de Jesucristo y a los niños que vivían con ella les hacían creer que era su madre.

«La Familia« creía que el mundo se iba a acabar y sus seguidores tendrían que reeducar a los sobrevivientes.

Entre 14 y 28 menores vivían en una propiedad rural en las afueras de Melbourne, en el sur de Australia.

Las fotos de los cautivos, de los años 70 y 80, son bastante inquietantes. Se les ve vestidos con trajes iguales y todos llevan el mismo corte de pelo.

Muchos de ellos tenían el cabello rubio decolorado y los obligaban a tomar drogas.

Con el paso de los años, muchos de los que pertenecieron a la macabra secta han revelado lo que fue vivir ahí, como Shenton, quien le reveló a Emily Webb del programa Outlook de la BBC el poco contacto que tuvo con gente externa a su «familia«, formada por los niños y unos autodenominados «tíos» y «tías».

Estos «tíos« los educaban, les impartían sesiones de yoga y meditación y le eran muy leales a Anne.

«Vivíamos detrás de alambres de púas. Los ‘tíos‘ eran los guardias. Era solo un apelativo, pero había coincidencias», dice Shenton.

Había un libro de reglas y castigos aprobadas por Anne. Variaban entre escribir miles de líneas, recibir correazos y sumergirnos en el agua hasta casi asfixiarnos. Otro de los castigos era sostener las manos de la gente sobre velas encendidas. Ver eso podía dejar una seria cicatriz emocional

Anne y su esposo vivían en el extranjero la mayor parte del tiempo y visitaba ocasionalmente la propiedad de «La Familia«, Shenton contó cómo se comportaban todos los habitantes de aquella propiedad cuando ellos regresaban con ellos.

Era casi como si llegara una estrella de rock. (Los tíos) estaban muy emocionados, pero al mismo tiempo había mucho miedo. A menudo preguntábamos si estaba de buen o mal humor y el mal humor significaba que el infierno se desataba

También recordó las formas que utilizaba Anne para hacerles daño, hasta grado de disfrutarlo.

Era casi como si llegara una estrella de rock. (Los tíos) estaban muy emocionados, pero al mismo tiempo había mucho miedo. A menudo preguntábamos si estaba de buen o mal humor y el mal humor significaba que el infierno se desataba

Anne Hamilton Byrne, murió en junio, en Melbourne, a los 98 años.

Comentarios

Fuente
La Silla Rota
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar