Reseñas

Cincuenta Sombras Más Oscuras: La antítesis del erotismo

Secuela de la cinta “Cincuenta Sombras de Grey”. El multimillonario y sadomasoquista galán, Christian Grey (Jamie Dornan), intentará que Anastasia Steele (Dakota Johnson) vuelva a forma parte de su vida, pero ella querrá renegociar (literal) los términos de la relación antes de volver con él. Pero cuando la pareja empieza a encontrar estabilidad en su relación, los fantasmas del pasado de Christian y el jefe actual de Anastasia amenazan con destruir su amor.

“Cincuenta Sombras Más Oscuras” tiene problemas por todos lados. Para empezar, no trata de nada, absolutamente de nada. En un principio vemos los “esfuerzos” de Christian Grey por recuperar a Anastasia –por esfuerzos me refiero a mandarle un ramo de flores a su departamento-, pero esta parte de la historia no sirve de nada ya que a los 10 minutos de película los protagonistas tienen su primer encuentro sexual. El resto de la película trata sobre los obstáculos que tienen que enfrentar Anastasia y Christian para que su relación salga adelante, pero nunca vemos un verdadero conflicto y cuando parece que va a haber alguno éste se resuelve de manera ilógica.

A parte de la historia de “amor” entre nuestros protagonistas hay otras tres historias más. La primera, la de Leila, una ex-sumisa de Christian Grey que parece no haber podido superar al hombre. Y aunque debo reconocer que todo lo relacionado con esta chica resulta ser lo más interesante (o más bien lo menos aburrido) de la cinta, hay dos grandes problemas con este personaje, el primero es que aparece muy poco en pantalla, por lo que la única historia “interesante” de “Cincuenta Sombras Más Oscuras” dura unos 8 minutos en total. El segundo problema es que su personaje es sumamente inverosímil, aparece en todos lados y en cualquier momento, sabe todos los movimientos de los personajes, se puede meter a la casa de Grey a pesar de que es una fortaleza con decenas de cámaras, y todo esto lo hace a pesar de que es, según la misma película, una mujer, emocional y físicamente, bastante débil.

La segunda historia es la de Elena, la señora Robinson de Christian Grey, interpretada por lo que queda de Kim Basinger. Desconozco si en la tercera entrega de la saga este personaje tenga más apariciones (sólo soporte leer el primer libro) pero al menos en esta cinta resulta ser un personaje que no sirve de nada, tratan de que sea un obstáculo en la relación de los protagonistas pero en realidad aparece muy poco y no tiene ningún peso en las decisiones de Anastasia y Christian. Además, aunque el nombre “Kim Basinger” sea sinónimo de erotismo, está claro que su participación en esta cinta es completamente prescindible ya que daría lo mismo que el personaje lo interpretara ella o una actriz del montón. Esto sin contar que tanto botox la hizo tener la misma expresión durante toda la película.

La tercera historia es la de Jack, el jefe acosador de Anastasia, interpretado por Eric Johnson. Honestamente, de las tres historias que sirven para rellenar la cinta ésta es la menos interesante, la más vacía y la peor actuada. Los momentos más aburridos de la cinta son los que nacen de esta relación.

Pero si hay un arco y desarrollo de personajes que es pésimo es el de los protagonistas, y atención defensores del libro, que la mayoría de estos problemas vienen desde la versión escrita. Ambos personajes no tienen motivaciones claras, hacen las cosas sólo por hacerlas pero nunca entendemos el porqué de su actuar. Además, el arco de ambos personajes no es ni positivo ni negativo ni objetivo ni subjetivo, a pesar de que les pasan muchas cosas, ambos siguen siendo los mismos y están en el mismo lugar que cuando empezó la trilogía.

Pero si con un personaje tengo mayor problema es con el de Anastasia, no sólo porqué sigue siendo la misma niña “tonta” de la primera entrega a pesar de que ha pasado por varias situaciones que la pudieron (debieron) haber hecho cambiar, sino porque constantemente se traiciona a sí misma, dice ser alguien pero la ves haciendo cosas que no van con lo que ella dice ser. Su personaje le pide a Grey que cambie pero ella es la primera que no lo deja cambiar, su personaje dice ser sumamente independiente pero todos sus problemas se resuelven gracias al señor Grey, su personaje se alejó de “su amor” en la película anterior por una razón en específico pero ahora le pide que haga esa misma cosa de nuevo. En verdad, su personaje es desquiciante. Y no tiene nada que ver con la actriz que lo interpreta, Dakota Johnson, de hecho, me perece la única de todo el elenco que está correcta en su papel.

Por si esto fuera poco, los actores protagónicos no tienen ni tantita química, no la tenían en la primera entrega y no la tiene ahora. En ningún momento les crees su relación, ni la amorosa/romántica ni la sexual/enfermiza.

A pesar del gran éxito en taquilla de “Cincuenta Sombras de Grey” (el cual se debió más al morbo de la gente que la calidad de la película) algo les quedo claro a los productores, que la primera parte de la trilogía no había funcionado como ellos hubieran querido, así que decidieron cambiar a la directora y a los guionistas para la segunda entrega. En la silla del director sentaron a James Foley y de guionista pusieron a Niall Leonard ¿El resultado? Una película peor dirigida y con un guion más absurdo que el de su antecesora.

El director, James Foley, es conocido por dirigir “Who’s That Girl”, la cual estaba protagonizada por la reina del pop, Madonna. Quien haya visto esa película se habrá dado cuenta que el hombre no sabía dirigir e increíblemente aún no ha aprendido. Para empezar, “Cincuenta Sombras Más Oscuras” está llena de errores de continuidad, la mayoría de las escenas “eróticas” no tiene nada de eróticas, algo que aunado a un soundtrack bueno pero que no tiene nada que ver con lo que estás viendo en pantalla hacen que las escenas de sexo parezcan videos musicales. Además, la película no es para nada oscura, su tono es más de una comedia-romántica que de una película erótica. Por si esto fuera poco, hay momentos en la cinta que intentan ser chistosos pero no hacen sonreír a nadie, y hay algunos momentos dramáticos en los que todo está serio que te hacen reír de lo ridículos e inverosímiles que son.

Al ponerme a revisar los trabajos anteriores del guionista de esta cinta, Niall Leonard, no podía entender porque habían contratado a un tipo con ningún guion de película en su carrera (sólo había escrito algunos episodios en serie insignificantes) para tratar de reformar este producto, la respuesta es simple, este hombre es el esposo de la escritora (que también es productora) de la trilogía de “Cincuenta Sombras” ¡Nepotismo!

A parte de la infinidad de problemas que ya mencione en cuanto a la historia, hay que agregar que los diálogos son torpes y vacíos, que la historia es sumamente misógina, que cuesta creer que una tipa como Anastasia esté enamorada de un naco (sí, un naco) como Christian Grey, que el film es sumamente predecible y que está lleno de momentos ilógicos y estúpidos. Dos situaciones sólo para ejemplificar la inverosimilitud, en una escena Anastasia le pregunta a un amigo que ¿En qué momento le tomo unas fotos? Pero en todas éstas sale posando frente a la cámara. En otra escena el señor Grey tiene un accidente en su helicóptero (también innecesario para la trama) y mientras todos están en su departamento, él aparece, caminando sin ningún problema y sólo unas horas después de que tuvo el accidente… ¡en otra ciudad!

“Cincuenta Sombras Más Oscuras” es aún peor que su antecesora (algo que nunca creí posible), si no fuera porque en varias escenas aparecen los pechos de Dakota Johnson estoy seguro que la película sería una comedia-romántica clasificación B-15 ya que no tiene nada de película erótica, es más, es una antítesis del erotismo. El diseño de arte y los vestuarios usados por Anastasia son lo único rescatable de esta cinta, la cual pinta, desde ya, a ser de lo peor del cine en 2017.  Por cierto, el doblaje en español es pésimo.

No crítico a quien haya disfrutado los libros y las películas del señor Grey, pero en esta reseña traté explicar por qué considero a “Cincuenta Sombras Más Oscuras” una porquería. En lo personal, es de lo peor que he visto en mucho tiempo.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar