Eros Ortega Ramos

Chumel Torres y el descalabro del CONAPRED

Desde el “chocoflan” hasta el intento de cátedra en discriminación y derechos humanos

Hace algunos días, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en México, mejor conocido como CONAPRED, tuvo la maravillosa idea de llevar a cabo un foro que tratara el tema del clasismo y el racismo en el país, el cual se realizaría el 17 de junio del año en curso. Dicho foro iba a contar con la participación de cuatro invitados de la farándula mexicana: la actriz Maya Zapata, el actor Tenoch Huerta, el periodista Alejandro Franco y el youtuber José Manuel Torres Morales, mejor conocido como Chumel Torres. El problema se suscitó cuando diferentes internautas mediante las principales redes sociales comenzaron a cuestionar la invitación del youtuber a dicho evento, quien previamente se había referido al hijo de AMLO con expresiones discriminatorias, haciendo alusión a su aspecto físico, principalmente a su color de piel. 

Luego de miles de reacciones negativas en contra del también autoproclamado comediante (si es que así se le puede llamar), la presidenta del CONAPRED, Mónica Maccise, terminó por cancelar el tan anhelado foro que llevaba por nombre “Racismo y/o clasismo en México”. Antes de continuar, es importante recordar que Chumel Torres es egresado de la licenciatura en Ingeniería Mecánica por parte del Instituto Tecnológico de Chihuahua y que estuvo trabajando durante más de siete años en el área de gestión de proyectos de una maquila de equipos médicos en dicho estado de la república, pero tiempo después se daría cuenta de que este trabajo no era lo suyo, para dedicarse de lleno a su sátira social tan característica de él; sarcástica, superficial, elitista y peyorativa. De esto hablaré más adelante. 

Se podría decir que el origen de su popularidad inició con un tuit que escribió por allá del 2012 en el que hacía referencia a los candidatos presidenciales de aquel entonces propuestos para las elecciones federales. Pero lo que hizo que la gente realmente comenzara a hablar de él fue que dicha publicación fuera retuiteada por el candidato representante del partido político de Elba Esther Gordillo, Gabriel Quadri. Fue así como su notoriedad le brindó la oportunidad de escribir para un periódico semanal en la Ciudad de México. Tiempo después se percató de que podía llegar a más audiencias si radicaba en la capital, por lo que optó por enfocarse a sectores más jóvenes y familiarizados con la tecnología editando videos en la plataforma de YouTube, mismos que trataban temas de carácter social y político centrados tanto en Latinoamérica como en México. Fue así como comenzó “El pulso de la república” en la mencionada plataforma digital en el 2013, tres años después HBO comenzaría con la transmisión del programa “Chumel con Chumel Torres” en julio de 2016, hasta que en 2018 el conductor probó suerte en la radio mexicana con el programa “El radio de la república”, transmitido por la cadena Radio Fórmula.  

Pero, tal y como sostuve anteriormente, su sátira social, más que una crítica inteligente apoyada en la comedia, raya en lo peyorativo, principalmente cuando es dirigida hacia personas vulnerables con seudónimos ofensivos que patéticamente intentan ridiculizarlas y estigmatizarlas. Tal es el caso del lamentable apodo acuñado y reproducido por el youtuber hacia el hijo del presidente, Jesús Ernesto López Gutiérrez, en uno de sus programas: CHOCOFLAN. Esto fue justamente lo que provocó el enojo y la indignación de los internautas, y no es para menos, ya que hablamos de una de las expresiones más discriminatorias utilizadas por el conductor, en este caso referida hacia un menor de edad al hacer alusión a su color de cabello. 

Aquí vale muchísimo la pena analizar de manera breve la génesis del apodo para que nos demos una idea de a qué clase de persona el CONAPRED pretendía darle voz en un foro de ¡Racismo! Sí, como usted bien leyó. Primero mire con atención la siguiente fotografía: 

Es evidente que el comediante insinúa que existe una similitud entre el menor y el postre de dos colores, compuesto por pan o pastel de chocolate de color negro y flan de color amarillo. Del lado izquierdo observamos a Jesús Ernesto con un corte de cabello al estilo “californiano”, con mechas de color rubio o amarillo tal y como las del flan del lado derecho. ¿Pero, y el color negro? ¿A qué cree usted que haga referencia? A todas luces se entiende que a la tez morena o como peyorativamente se dice, “prieta” del infante. De ahí que las redes sociales explotaran en contra de este Consejo que entre sus principales objetivos está el de diseñar e implementar políticas públicas que ayuden a combatir la discriminación. Vaya contradicción.  

Después de toda esta polémica causada por la invitación, la Primera Dama y madre del menor, Beatriz Gutiérrez Müller, no tardó en pronunciarse al respecto, compartiendo una publicación en Twitter el pasado 16 de junio que expresó su total desaprobación: “¿A este personaje invitan a un foro sobre discriminación, clasismo y racismo? Sigo esperando una disculpa pública de este individuo sobre los ataques a mi hijo menor de edad. @CONAPRED #ConLosNiñosNo”. Ante esto, el conductor le respondió con su simpático sentido del humor: “Mi mamá ya me hubiera regañado por no pedir disculpas a @BeatrizGMuller por ofender a su chavito. Pero mi mamá ya no está. Pero como me está viendo siempre y no quiero hacerla enojar […] Nunca me metería contra un morrito y no quiero tener eso en mi conciencia. Una disculpa a usted y a su hijito por lo hecho y ojalá todo esté bien. Usted es una mamá y a las mamás se les respeta”. Si me preguntaran, muy al estilo utilizado por el conductor, únicamente diría que el último recurso que le quedaba para no terminar aún más afectado por sus comentarios racistas fue el de recurrir a las “patadas de ahogado” con tintes irrisoriamente caricaturescos al hacer alusión al fallecimiento de su madre. No tengo nada más que decir. 

Hay errores que se pagan caros, más cuando se trata de un individuo que durante años de manera cínica ha vendido la idea de que el humor justifica la degradación que el racismo y la discriminación infligen en las personas más vulnerables y desprotegidas de este país. 

 

Gracias por su lectura.  

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Botón volver arriba
Cerrar