TÚNEZ, Túnez. 19 de marzo.— Al menos 19 personas, entre ellas 17 turistas, murieron ayer en un ataque perpetrado por hombres armados en el Museo Nacional del Bardo, en Túnez, el primero contra extranjeros desde el fin de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, en 2011.

En una locución televisiva, el primer ministro tunecino, Habib Essid, dijo que entre los turistas fallecidos hay “cuatro italianos, un francés, dos colombianos, cinco japoneses, un polaco, un australiano y una española”. Hasta el cierre de esta edición se desconocía la nacionalidad de las otras dos víctimas.

La Cancillería colombiana confirmó en un comunicado que “las víctimas son una madre y su hijo, quienes se encontraban junto con su esposo (y padre), de turismo en ese país”.

Además, Essid informó que en el ataque murieron dos tunecinos: un policía y un conductor de autobús.

El primer ministro indicó que los asaltantes, vestidos con uniforme militar, abrieron fuego contra los turistas mientras que estos últimos bajaban de sus autobuses, antes de perseguirlos hacia el interior del lugar. Un centenar de turistas se hallaba en el museo cuando “dos hombres o más, armados con kalashnikov” llevaron a cabo el ataque.

Las autoridades informaron que los dos asaltantes murieron durante el ataque, en el cual resultaron heridas 44 personas.

El Ministerio del Interior anunció que la “operación terminó” a las 15:00, hora local, es decir, unas cuatro horas después de iniciarse los incidentes.

«Hemos visto que no eran cohetes, sino que eran unos terroristas que estaban disparando a todo el mundo que estaba caminando por la plaza. Luego entraron en el museo”, dijo a la radio española Cadena Ser, Josep Lluis Cusidó, un turista que sobrevivió al ataque.

El turista dijo que logró refugiarse detrás de una columna y que tuvo que permanecer en el suelo durante tres horas.

Una empleada del museo, indicó haber oído “intensos disparos” hacia mediodía.

Mis colegas gritaron: ‘¡Huye, huye, hay disparos!’”, declaró Dhouha Belhaj Alaya. “Nos escapamos por la puerta de atrás con colegas y turistas”.

Pánico en el parlamento

El ataque contra el museo, ubicado en un edificio contiguo al Congreso, perturbó la sesión parlamentaria y generó caos.

La diputada Sayida Ounissi contó que se oyeron disparos, “en plena audición de las fuerzas armadas sobre la ley antiterrorista”, con la presencia, entre otros, del ministro de Justicia, jueces y varios mandos militares, cundió el “pánico”.

El presidente tunecino, Beji Caid Essebsi, acudió al hospital de la ciudad de Túnez en la que se ingresó a los heridos.

Túnez vive el auge de un movimiento yihadista armado desde la revolución de enero de 2011 que obligó a Ben Ali a abandonar la Presidencia que ocupaba desde hace 23 años.

Unos 60 policías y militares han muerto en enfrentamientos armados cerca de la frontera argelina, donde actúa un grupo armado vinculado a Al-Qaeda.

Por otra parte, Túnez se ha convertido en una de las principales canteras para los grupos islamistas armados en Siria, Irak y Libia.

Se cree que de dos mil a tres mil tunecinos combaten en las filas yihadistas en el extranjero. Medio millar más ha regresado a Túnez, según la policía, y están considerados como una de las máximas amenazas para la seguridad del país.

El turismo, sector clave de la economía tunecina, quedó muy afectado por las crisis políticas y el surgimiento del movimiento yihadista.

En 2014, los ingresos turísticos registraron un leve crecimiento. El número de turistas bajó ese año 3.2 por ciento, unos 6.07 millones, frente a 6.27 millones en 2013.

 

SALEN ILESOS OCHO MEXICANOS

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó que ocho mexicanos se encontraban en el grupo de los 300 turistas de diversas nacionalidades que fueron tomados como rehenes en el Museo Nacional del Bardo, en Túnez.

En un comunicado, detalló que se trata de cuatro hombres y cuatro mujeres que se encuentran a salvo, pero que fueron víctimas del atentado donde murieron al menos 17 turistas extranjeros.

Al respecto, el canciller
mexicano José Antonio
Meade Kuribreña confirmó desde Washington, en el marco de su visita de trabajo, que los connacionales no sufrieron ningún daño físico.

Primero, reiterar nuestra condena a cualquier expresión de violencia de este tipo; segundo, agradecer que, con cargo a la intervención, entre otras, de nuestra cónsul honoraria en Túnez, en un trabajo cercano y presente en nuestras áreas consulares, en nuestras embajadas, los ocho mexicanos que se vieron involucrados en el incidente están liberados, sanos y salvos, en camino a reincorporarse a sus actividades”.

La Cancillería agregó que los ochos mexicanos, que salieron del Museo del Bardo, partirían durante la noche de ayer a Barcelona, España, en el crucero turístico en el que realizaban un recorrido por la región.

Aseguró también que les brindarán la protección consular que sea necesaria con base en los protocolos, mediante la embajada en Argelia y del consulado honorario en Túnez.

El embajador de México en Argelia (Juan José González Mijares) está personalmente en contacto con los connacionales y, en coordinación con el consulado honorario en Túnez, da seguimiento a la situación con las autoridades tunecinas para asegurar que los nacionales mexicanos sean salvaguardados y puedan salir de Túnez”, indicó la SRE.

Con información de: Excelsior.com.mx
Comparte tus comentarios