Como cada 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Por eso, en Propiedades.com, te decimos quiénes son las arquitectas mexicanas que, a través del emprendimiento, han transformado espacios llenándolos de arte, estilo y diseño.

Tatiana Bilbao

Arquitecta mexicana convencida de que el humanismo debe ser la base de su disciplina. Ha plasmando su forma de pensar en proyectos de vivienda de interés social en México. Estos se caracterizan por ser económicamente accesibles, tener espacios dignos y mejorar la calidad de vida de quienes los habitan.

También ha trabajado en La Confluence, en Lyon, Francia, un proyecto que consiste en desarrollar viviendas de interés social y de lujo, en un solo espacio. Además diseñó la sala de exposiciones del Parque de Arquitectura de Jinhua, en China.

En 2004 fundó Estudio Tatiana Bilbao, por el cual recibió el Premio Marcus 2019. Este reconoció su trayectoria laboral y le otorgó 100,000 dólares. Una parte del premio era en efectivo y la otra para dirigir un estudio de diseño junto con profesores de la Escuela de Arquitectura y Planificación Urbana en la Universidad de Wisconsin.

Mariana Ordóñez y Jesica Amescua

Son dos arquitectas mexicanas que ven su campo de trabajo como un proceso social colaborativo, en constante evolución, que debe ser incluyente, equitativo y solidario.

Esa visión las llevó a asociarse y crear Comunal, un taller en el que se pueden expresar ideas, necesidades y aspiraciones. En él hay programas y proyectos enfocados en producción y gestión de vivienda, educación, cultura y reconstrucción.

Su misión es mejorar las condiciones de vida en comunidades rurales de México. Igualmente, buscan rescatar y fortalecer la memoria territorial del país.

En 2016 ganaron la medalla de plata en el Primer Concurso Nacional de Vivienda Rural en México, por parte de la Comisión Nacional de Vivienda. Además, en dos ocasiones obtuvieron la medalla de plata de la Bienal Nacional de Jóvenes Arquitectos. 

En 2018, en la categoría de Investigación, obtuvieron el primer lugar en el Reconocimiento Latinoamericano de Reconstrucción Social del Hábitat post desastre.

Frida Escobedo

Arquitecta y emprendedora mexicana que se caracteriza por ser multifacética e innovadora. Ha participado en la creación de espacios hoteleros, culturales, educativos y de vivienda. 

Algunos de ellos son el Hotel Boca Chica en Acapulco; la Universidad de Stanford, en Estados Unidos; la Librería Octavio Paz y el conjunto residencial Mar Tirreno, ambos en la Ciudad de México.

En 2016 transformó la casa y estudio del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros —en Cuernavaca, Morelos—, en un museo. Gracias a este proyecto, recibió el premio de Arquitectura Emergente 2016 por parte de la revista británica Architectural Review.

A través de sus obras, Frida Escobedo plantea preguntas y debate sobre los fenómenos sociales, económicos y políticos que acontecen en México. 

Fernanda Canales

Arquitecta y académica mexicana con una trayectoria laboral de más de 20 años. Sus obras y visión del mundo están encaminadas al beneficio de la comunidad. 

Ella ve al diseño como la inteligencia aplicada a materiales y necesidades; y a la arquitectura como el espacio que existe en entre las personas y el mundo.

Es una mujer a quien, la inspiración y el aprendizaje, la motivan día con día y son el eje por el cual aporta valor al mundo.

Su formación académica la forjó en España, pero su corazón y entrega están en México. En este país ha desarrollado diversos espacios como el Museo Abierto, Casa Eva, Casa Bruma, Casa SOMA, El Refugio y el Centro de Estudios Superiores de Diseño de Monterrey.

En 2018 recibió el premio Emerging Voices del Architectural League of New York y el reconocimiento AR House Awards de The Architectural Review y Record Houses de Architecture Record. Además pertenece al Sistema Nacional de Creadores del FONCA-CONACULTA.

Regina Galvanduque

Arquitecta y diseñadora de interiores que fundó GLVDK, un hotel que tiene 10 habitaciones y fusiona la cultura mexicana y japonesa. Gracias a este proyecto, recibió el prestigioso Design Award en 2008.

En sus proyectos combina arquitectura, interiorismo, fotografía y escultura. Se involucra en casos que tengan un enfoque especial en investigación de materiales e integración de contexto. 

Su talento, experiencia y tenacidad la han hecho ganarse un espacio y reconocimiento en Nueva York. En esta ciudad cautivó a los críticos trabajando para el taller del mexicano Enrique Norten, el cual se enfoca en la creación e investigación del urbanismo, la arquitectura y el diseño. 

Comparte tus comentarios