En Quintana Roo se registran constantes conflictos entre los prestadores de servicios de salud y la ciudadanía que suceden en clínicas y hospitales tanto del sector público como privado.

En la entidad no existe un organismo que se encargue de impartir justicia en el sector médico, es decir, para aquellos galenos que por diversas cuestiones afecten la salud de los ciudadanos mejor conocida como negligencia médica.

Quintana Roo es uno de los seis estados de la República que todavía no cuentan con dicho instrumento, para resolver los posibles conflictos entre instituciones médicas y usuarios de las mismas.

Los otros cinco son Durango, Chihuahua, Sonora e Hidalgo. Por cierto nuestro estado ya había creado una comisión de arbitraje, pero su funcionamiento se encuentra actualmente suspendido. Y es que todo parece indicar que no hay mucho interés por apoyar este asunto.

Entre las atribuciones de la Comisión Estatal de Arbitraje Médico instalado en otras entidades del país se encuentran las de brindar asesoría e información a los usuarios y prestadores de servicios médicos sobre sus derechos y obligaciones, así como de recibir, investigar y atender las quejas que presenten los usuarios de servicios médicos, por la posible irregularidad en la prestación o negativa de prestación de servicios.

Queda claro que la profesión de médico es una de las más complejas en la actualidad y, que la atención a un ser humano no es un aspecto menor, es decir requiere de años de estudio, capacitación y una ética profesional única en la actualidad, sin embargo se han registrado casos en los últimos años, donde ciudadanos han acusado directamente a galenos de ser los responsables de alguna afectación física o incluso la muerte de algún ser querido, lo que en muchas ocasiones han quedado sólo en denuncias mediáticas y nada más. Por lo antes expuesto, resulta ya impostergable la creación de una Comisión de Arbitraje Médico.

Recordemos que a raíz de la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (1990), empezaron a llegar quejas de personas que tenían algún problema de carácter médico. La comisión no podía atender las denuncias en este renglón, por la necesidad de contar con personal especializado, lo que inflaría el organismo a tamaños incluso inmanejables.

Así surgió en 1996 la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), con el objeto de dirimir estas querellas que, por su misma naturaleza, pueden costar la vida. Por lo anterior es urgente la entrada en funcionamiento de este organismo en el estado dejando a un lado las trabas burocráticas que año con año sirven como pretexto.

Comparte tus comentarios