Reseñas

Amor por sorpresa: ¡No es una comedia romántica! Pero es original y divertida

Después de fallar en todos sus intentos de suicidarse un multimillonario harto de la vida decide contratar los servicios de una empresa que ayuda a las personas a morir, ellos le ofrecen a Jacob (el multimillonario) varias opciones de cómo le gustaría morir y este elige la opción “sorpresa” que consiste en que el cliente no conozca absolutamente nada sobre el día, hora y circunstancias de su muerte, el cliente solo espera que llegue el momento.

Mientras Jacob está escogiendo su ataúd conoce a Anna, una chica que contrato los mismos servicios que él, ambos se enamoran el uno del otro y deciden que ya no quieren terminar con su vida gracias a que ya tiene una razón para vivir. El problema llega cuando quieren rescindir su contrato con esta empresa y descubren que esto es imposible, que no hay vuelta atrás con su decisión y que ambos morirán en cualquier momento.

En primera instancia parece una de esas comedias-románticas que se producen a cada rato en Hollywood pero esta cinta es diferente, sí es comedia, sí gira en torno a un romance pero desde el primer momento nos queda claro que esto es una sátira, una comedia de humor negro.

No te hace reír a carcajadas, tampoco hace que te la pases suspirando con la relación amorosa entre los protagonistas, la película simplemente hace que te diviertas por las situaciones que suceden sin tener que mostraste caídas, golpes y demás recursos a los que las películas de comedia recurren normalmente.

Amor por Sorpresa es sumamente predecible pero a pesar de esto no deja de ser entretenida casi todo el tiempo, claro que hay clichés y situaciones que ya hemos visto antes pero, en términos generales, es una propuesta bastante fresca.

En cuanto a las actuaciones encontramos uno de los problemas más grandes de esta cinta. En el papel de Jacob, el multimillonario decepcionado de la vida, esta Jeroen van Koningsbrugge (los reto a que lo puedan pronunciar a la primera) quien cumple a secas con su papel, se nota que la comedia no es precisamente lo suyo y en las escenas donde tiene que ser un poco más serio tampoco  demuestra gran calidad actoral. En el papel de Anna tenemos a Georgina Verbaan quien, aunque tampoco de manera extraordinaria, logra hacerlo mucho mejor que su coprotagonista, a pesar de esto la química entre los personajes principales resulta ser buena.

Dirigida por Mike van Diem quien en 1997 estuvo a cargo de la dirección de la película Carácter, cinta ganadora del Oscar como Mejor Película Extranjera al año siguiente. Y quien desde ese entonces no había dirigido un solo filme. Amor por Sorpresa termina por ser un egreso, aunque no triunfal, si muy digno para este talentoso director.

Esta película nos demuestra que se puede hacer comedia sin tener al espectador muriéndose de la risa. Y por cierto, mención especial a la gran banda sonora con la que cuenta esta cinta.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar