Ante las cifras récord de violencia en el primer trimestre del año, y “asesinatos viles” como los de 13 personas en Minatitlán, Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que gobiernos anteriores le dejaron “un cochinero” de inseguridad.

“Vamos a mejorar todo lo que está sucediendo. Nos entregaron un país en crisis, un cochinero, pero lo estamos limpiando”, respondió a la prensa al llegar a Veracruz y ser cuestionado sobre las cifras de homicidios.

“Estamos trabajando para que haya justicia”, agregó.

Durante su discurso por el 105 Aniversario de la Defensa Patriótica del Puerto de Veracruz, López Obrador dijo que “duele mucho enterarse y tener noticias” de “asesinatos viles” como los de Minatitlán,  hecho de violencia que dejó 13 personas muertas, incluyendo a un bebé.

“Todo esto es fruto podrido, se heredó de la aplicación de una política económica antipopular y entreguista.Lo único que les importaba era saquear”, dijo el presidente.

“Todavía tenemos que enfrentar esa herencia, ese cochinero, pero vamos a limpiar el país. Va a haber justicia, me canso ganso”, agregó.

López Obrador dijo que es optimista, ya que cuenta con el apoyo de las fuerzas armadas, para participar en la Guardia Nacional, y además se están aplicando programas sociales, para que el crimen no logre “enganchar” a los jóvenes.

“Vamos a ir serenando a Veracruz y al país”, dijo el mandatario. Una gran ventaja para esa entidad, aseguró, es que Cuitláhuac García es un gobernador honesto, porque “el principal problema de México es la corrupción, de ahí se deriva la pobreza, la inseguridad y la violencia”.

Comentarios