Nacional

AMLO es declarado Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

El 1° de diciembre fue un día histórico para América Latina

Tuvieron que pasar doce años para que Andrés Manuel López Obrador al fin pudiera ganar las elecciones presidenciales de México. Pero su trabajo no únicamente se reduce a la lucha social que emprendió a lo largo de dos elecciones perdidas, ya que su vocación como político se remonta hasta su natal Tabasco en donde, para variar, también fue víctima de fraudes electorales.

Así, desde la mañana del sábado 1° de diciembre del año en curso, López Obrador emprendió su camino hacia el Congreso de la Unión para recibir la banda presidencial por parte del ahora expresidente, Enrique Peña Nieto, que lo acredita como Presidente Constitucional de México.

Durante su recorrido por las calles de la Ciudad de México, a diferencia de otros exmandatarios, a López Obrador se le vio rodeado de simpatizantes en todo momento. Atrás quedaron las imágenes de enfrentamientos y disturbios que, en el caso del Presidente saliente, se vieron en repetidas ocasiones a causa de la inconformidad que en su momento suscitó su dudosa victoria.

Tras su llegada al Congreso de la Unión, la algarabía por parte de los diputados que integran el órgano depositario del Poder Legislativo Federal del país se vislumbró desde la entrada del tabasqueño al recinto, y es que a diferencia de Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto, en esta ocasión no hubo rechiflas ni zafarranchos contra Obrador. De esta manera y sin sobresaltos, el también escritor tomó protesta como Presidente Constitucional de este país.

De igual manera, pronunció un largo pero estremecedor discurso, escuchado por millones de mexicanos y por decenas de invitados especiales de otros países, en donde a grandes rasgos resumió todas y cada una de sus promesas de campaña que, ahora como máximo jefe del Ejecutivo Federal, podrá llevar a cabo siempre y cuando los diputados y senadores estén de acuerdo. Dicho discurso histórico, estimado lector, lo puede ver:

En éste, después de una recapitulación de los descalabros que ha sufrido la economía nacional debido a la implementación del modelo neoliberal, el Presidente aseguró que, hasta el momento, no ha habido un crecimiento sostenido suficiente para terminar con la pobreza y la marginación que desde hace décadas han sufrido los más necesitados, además, hizo referencia a las reformas impulsadas por Peña Nieto, especialmente a la energética, y cómo es que resultó en una implementación fallida la cual “dañó al sector energético nacional”.

Asimismo, Obrador hizo hincapié en otros temas referentes a México; la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la defensa del medio ambiente y de los pueblos indígenas, la educación, el salario mínimo, el sector salud, el empleo, el Estado de Derecho, entre otros.

Ya para finalizar, después de salir del Congreso de la Unión, el Presidente se dirigió hacia el Zócalo para continuar con la fiesta nacional que muchos, incluyendo a un servidor, contemplamos atónitos desde el inicio del día. Porque no es nada sencillo lo que este personaje logró en un país que desde hace muchos años se encuentra secuestrado por una oligarquía derechista ambiciosa y perversa. De ahí la razón del festejo que se prolongó hasta altas horas de la noche a cargo de distintos artistas y personalidades públicas.

Hoy México todavía está de fiesta. Niños, jóvenes, adultos y adultos mayores festejan por igual un triunfo realmente democrático en muchos años; legitimado por una gigantesca mayoría que al fin entendió que la única manera que había de reemplazar a un sistema político corrupto era mediante la vía del sufragio.  

Ahora sí inicia la era Obradorista, ahora sí los aciertos y desaciertos no podrán adjudicarse a otro mandatario porque a partir de este momento, las consecuencias de las decisiones tomadas por AMLO y su gabinete recaerán en los representantes populares que de la misma manera, son corresponsables de lo que llegue a suceder, para bien o para mal, en la vida política de México.  

Sin más por el momento, como sociólogo y analista de la sociedad, no me queda más que reafirmar mi compromiso de imparcialidad ante los sucesos que tendrán lugar a lo largo de los próximos seis años de Obradorismo. Porque lo que nos hace profesionales como científicos sociales es la crítica constructiva que acepte los errores que del sistema político emanen, pero lo más importante, que los enmiende con la intención de que, a partir de ellos, se construyan soluciones que a corto, mediano y largo plazo satisfagan los intereses del pueblo; llámense mayorías o minorías.

Enhorabuena al pueblo de México, que aunque ha sido entregado en un mar de desesperanza y sangre, aún tiene la ilusión de encontrar el progreso y la paz en estos tiempos de turbulencia.

 

Muchas gracias por su lectura.  

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

Comentarios
Etiquetas

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Cerrar