Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo.»  Mario Benedetti

La vida se resume en los tiempos en que vivimos, indescifrables, sin antecedentes, insegura, el arte está en superar todos los retos a los que nos enfrentamos hoy.  El instante mágico o doloroso que vivimos en algún momento fue acertado. Hoy por hoy vivimos un tiempo en el que ya no hay presente.

En estos tiempos hemos querido creer que esperar es difícil. Con razón se ha impuesto la condición impersonal como un instante en que se pierde el sentido de la realidad y crece el rechazo para asumir los cambios.

Entiéndeme. No soy un mundo ordinario. Tengo mi locura,  vivo en otra dimensión y no tengo tiempo para cosas que no tienen alma.”  Charles Bukowski.

Siempre nos preguntamos por qué ocurren las cosas. Siempre es riesgoso pretender sobrevalorar los rasgos que marcan el presente. El sólo intento de buscar una interpretación ya es parte de la solución y del problema. También es realista pensar que estamos en tiempos de crisis sobre el sentido de valoración de nuestra historia y eso implica cometer nuevos errores ya superados en tiempos pasados.

Lo complicado de nuestros tiempos parece ser nuestra incapacidad de enfrentarnos resilentemente a los cambios. No es obligatorio que asumamos el riesgo de ver mas allá a fin de orientarnos en tiempo y en espacio. Es único de la naturaleza humana el preguntarnos por las razones del presente, lo que nos obliga a ser conscientes de que el pasar del tiempo nos va obligando a vivir paso a paso pero de forma acelerada.

No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero este es el nuestro.» Jean Paul Sartre

En esta época donde reaccionamos contra la conciencia histórica, donde, al parecer, el modernismo del devenir ha entrado en una crisis profunda, ha ido perdiendo fuerza el respetar nuestro pasado. Las fuerzas que guiaban a la historia en torno a la idea de progreso se han visto alteradas.

Los seres humanos siempre nos hemos enfrentado a nuestro pasado, como si hubiéramos salido de la nada, eso lo sabemos por la vida.  De hecho, dados los acontecimientos no deberíamos sorprendernos por dónde estamos hoy, la historia nos enseña que las cosas son como deberían ser, llegamos a donde estamos a través de nuestras acciones, omisiones, elecciones y nuestra conexión con las realidades de la vida.

Después de analizar nuestra propia situación, debemos decidir entre paralizarnos o actuar decididamente. La clave es enfrentar los retos actuales; olvidemos las derrotas y los éxitos porque ambos son distractores de nuestras metas.

Si vamos bien, sigamos así y ampliemos horizontes para ayudar a otros.  Si la situación está difícil, podría ser el momento de tomar en serio un cambio de prioridades.

Sin tiempo no hay futuro, pero con tiempo puedes perderte el presente.»   Frank Sinatra

Solo vivir de forma consciente los próximos cinco minutos, la próxima hora o el día siguiente, podrian definir nuestro éxito.  No pospongamos esto.Ninguna acción es perfecta, pero la acción es necesaria si vamos a crear nuestro propio futuro. Los exitosos no están hechos en el aula de clases. Los exitosos están hechos de algo que tienen en su interior, un sueño. Todo éxito comienza con un gran sueño, pero no con cualquier sueño, sino con uno muy grande por conseguir algo.

Esperar a que otro lo haga por nosotros es como dejar que alguien decida nuestro futuro.  Nos convertimos en víctima de los tiempos muertos, esperando una solución mágica, porque dejamos que las variantes de la vida nos paralice y luego perdemos nuestra perspectiva sobre la realidad. Perdemos el control sobre la responsabilidad de nuestro futuro, la responsabilidad de nuestro éxito y la responsabilidad de nuestras propias acciones y omisiones. Sin acción, la responsabilidad se toma unas vacaciones.

Lo mas seguro es que no siempre nos gusten las decisiones que debemos asumir, pero siempre tenemos una opción.  Trabajar desde una perspectiva de elección entre víctimas y exitosos es lo mejor en tiempos difíciles.  «No puedo», es la frase del perdedor. Está en nosotros definir el rol de victimas o exitosos.

La decisión de actuar debe venir de nuestra alma, debe estar envuelta alrededor de nuestro ser y uno de nuestros pensamientos más importantes es asumir que el momento de ser exitosos es ahora, vamos a hacerlo!

El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando.»   Henry David Thoreau

Comentarios