El actor nació en Bogotá el 21 de septiembre de 1994 pero fue en Valencia, España donde se enamora de las artes escénicas y empieza con sus primeros talleres actorales ingresándose en la Escuela Superior de Arte Dramático y la Compañía Teatral Off representando obras de William Shakespeare. A los 20 años viajó a Londres
donde continúa sus estudios de arte dramático participando en el Festival Latinoamericano de Teatro en Londres, con la obra Dreamland.

Ahora ha regresado a Colombia para trabajar como actor en varios videos musicales y academias teatrales, entre ellos La Guache Teatro de Leonardo Z. González, Director y Productor de “La trapecista”.

Por qué crees te eligieron para interpretar el complicado y delicado papel de Picasso? Te sientes identificado con este personaje?

Yo estaba finalizando una temporada teatral fuera de Bogotá cuando Leonardo me contacto por teléfono y me comentó acerca de este hermoso proyecto. Me dijeron que necesitaban un actor capaz de mostrar diferentes personalidades con cambios que sean notorios para que el público pueda generar esa empatía, pero también repulsión por estos personajes. La misma sensación a la que uno mismo siente, cuando está leyendo el libro.

Cuando leí la historia de la Trapecista, quede fascinado por los personajes, también por la manera en la que Picasso va evolucionando, de tal manera que uno genera una empatía por el personaje, conocerlo desde su etapa más temprana, sentir como va madurando, la manera en que el rumbo de su vida empieza a tomar tantos giros. Creo que muchos en algún momento de nuestras vidas hemos alcanzado un estado crítico, hemos pasado por un hundimiento, de cualquier índole, que claramente puede habernos sacudido, pero que al mismo tiempo nos hizo cuestionarnos lo que creíamos que era verdad y con ello entender un poco más ciertas cosas y crecer como personas. Picasso para mi es el arquetipo de ese estado caótico. Todos pasamos por mil facetas, no al grado de Picasso por supuesto, pero pienso que todos los seres humanos tenemos varias personalidades y no somos conscientes de ello.

Me imagino que tuviste que leer la obra antes de presentarte en el casting. Que es lo que más te destacó de este libro?

Lo que más me atrapó del libro fue la narrativa, la forma en que el escritor te envuelve en la historia, pero va dejando pequeñas pistas que te hacen querer saber más sobre lo que va a suceder. También te deja incógnitas que quieres resolver para entender lo que está sucediendo en la historia de Picasso, eso hace que quieras leer más, hasta que llegas al final. Y bueno, como expresé al principio, ¡el final es lo más impactante para mí!

En tu opinión porque un director de tanto prestigio como es Leonardo Z. Gonzalez quisiera hacer esta adaptación? Que vio en esta novela “La trapecista”?

Leo es un director que le apuesta a los retos. Creo que encontró en la posibilidad de contar una historia con tal cantidad de personajes una forma de continuar explorando con actores que interpretan varios personajes y con ello la construcción de una dramática escénica de la multiplicidad. Es también un enrome reto pensar en cómo la locura implica en la adaptación que requiere mucha imaginación. Pienso que esta historia tiene muchísimos componentes que son realmente interesantes a la hora de llevar a escena; los personajes tan únicos cada uno, los ambientes, las mil formas en las que se puede representar la mente humana y las metáforas que sugiere la novela. Estos elementos son los que busca explorar el director, además de mezclar algunas corrientes de teatro experimental con teatro corporal y musical.

El resultado será una experiencia de choque visual, musical y aromático.

Como ha sido en proceso del entrenamiento? Juliana nos habló de la necesidad de aprender lira y flamenco. Has tenido que aprender flamenco o tocar la guitarra para este papel?

El entrenamiento físico para todos los actores de “La trapecista” ha sido constante. Buscamos realizar un calentamiento exigente para liberar y generar tensiones en las partes del cuerpo que se requieran. También hemos tenido que aprender algunas nociones básicas sobre flamenco, y acrobacias, además de hacer un énfasis especial en el manejo de la voz para reflejar los cambios de edad en los personajes.

A dos semanas del estreno cuál es la sensación que sientes ahora?

Sobretodo siento muchísima emoción. “La trapecista” ha generado mucha intriga desde que se lanzó la primera imagen publicitaria. Hay mucha expectativa, en especial de la gente que ha visto nuestros trabajos anteriores. Las personas que van a teatro están ávidas de ver nuevas propuestas y formas de entender la creación dramática y con el cuerpo, y está será una gran oportunidad para aportar a estas estéticas incipientes.

El público es muy curioso, pero hemos querido guardar las sorpresas para que sean experimentadas por ellos mismos, el mismo día que asistan a ver la obra. Queremos que toda esta expectación se traduzca en impacto y por eso hemos querido guardar los mejores detalles para el estreno.

Que mensaje dejas por los lectores de Reza Emilio Juma? Que te gustaría decirles?

Primero, recomendarles a todos, de corazón, que si no han leído “La trapecista” aún que vayan a leerla. Es una novela muy interesante con muchos giros dramáticos que no los van a dejar indiferentes. Amor, locura, intriga, acción, suspenso.

También decirles que la adaptación teatral ha sido construida con mucho amor para todos ustedes y esperamos que el público de Bogotá pueda disfrutar y vivir con nosotros este montaje que busca ser una experiencia innovadora. Queremos que sientan en vivo la deliciosa maraña que es la mente de Picasso.

Al público mexicano me gustaría decirles que esperamos pronto poder hacer una temporada en otros países, especialmente en México para que puedan disfrutar y vivir esta gran historia con nosotros muy pronto.

Comentarios