¿Por qué a menudo luchamos contra la realidad?
¿Por qué pretendemos cambiar lo imposible?

Son muchas las personas que se quedan atascadas en una situación, esperando a que esta cambie, pero con el tiempo se dan cuenta que todo sigue igual, que por más que se empeñen hay cosas que no dependen de ellos.

La aceptación es la clave de la liberación, la que rompe con las cadenas que nos mantiene en las posibilidades inespecíficas, aquellas que nos sustentan en un mundo ficticio el cual no nos permite disfrutar del ahora.

En el momento en que somos capaces de aceptar:

1) Vivimos el momento tal y como es.
2) Se abre la posibilidad de actuar en consonancia y consecuencia con el presente.
3) Se ponen en marcha estrategias resolutivas eficaces.

¿Qué nos impide aceptar la realidad?

A veces el dolor de la situación que se está viviendo es tan fuerte que el inconsciente, que intenta protegernos, activa mecanismos para evitar asumir lo ocurrido, dándonos excusas para paliar el dolor, aunque este sea de manera momentánea, haciéndonos creer que las cosas van a cambiar o que se arreglarán por si solas.

¿Qué puedo hacer al respecto?

No plantearte cuestiones futuras inciertas, sino más bien tomar consciencia de que lo que es realmente cierto es que el único cambio seguro es el que depende de ti.

Por tanto, es mejor dejar de esperar a que las circunstancias externas se modifiquen, cogiendo RESPONSABILIDAD ante la situación y que seamos nosotros mismos los que cambiemos nuestra actitud ante la vida llevando a cabo actuaciones en coherencia con el presente.

 

Katia Guzmán

Psicologa, Escritora & Coaching personal

www.katiaguzman.com

Comparte tus comentarios