Reseñas

Un don excepcional: Un cliché no tan excepcional

Frank Adler (Chris Evans) es un hombre joven que dedica su vida a criar a Mary (Mckenna Grace), su sobrina, una niña de 7 años con habilidades excepcionales para las matemáticas. Frank intenta que su sobrina lleve una vida normal, que asista a una escuela común, que tenga amigos y que salga a jugar con ellos. El problema llega cuando Evelyn (Lindsay Duncan), la abuela de Mary y madre de Frank, reaparece en la vida de ambos con la intención de potenciar las habilidades de su nieta. Ahí es donde comienza la pelea entre Frank y Evelyn por la custodia de Mary.

“Un don excepcional” (Gifted, Estados Unidos, 2017) es un drama familiar dirigido por el estadounidense Marc Webb. Un hombre que ha dedicado la mayor parte de su carrera, sobre todo en sus inicios, a dirigir videos musicales (Green Day, Maroon 5 y Avrill Lavigne son algunos de los artistas con los que ha colaborado). La primera incursión de Webb en el cine fue dirigiendo la cinta “500 Days of Summer”, una comedia romántica que logró tener buena aceptación, al menos por parte del público. Tras su fracaso con las dos cintas de “El Sorprendente Hombre Araña”, Webb vuelve a ponerse en la silla del director con “Un don excepcional”, un film plagado de clichés pero que cuenta con algunos elementos interesantes.

El primero punto interesante de esta cinta es que logra que el espectador entre en un dilema consigo mismo, ya que la premisa del film se basa en una pregunta: ¿Qué es mejor para un niño? Por un lado tenemos al hermano de la niña, quien representa a la parte sentimental, buscando que su hermana se divierta y viva una vida alejada de las presiones a las que una persona superdotada como ella podría estar sometida. Y por otro lado tenemos a la abuela, representando a la parte racional, buscando que la niña pueda sobresalir gracias a sus habilidades. Es decir, la premisa por sí sola logra mantener atento al espectador y preguntándose ¿Qué haría yo?

El film encuentra otra fortaleza en su dupla protagónica, conformada por Chris Evans, famoso por ser el actor que interpreta al Capitán América, y Mckenna Grace, a quien vimos hace poco en “Cómo ser un Latin Lover”. A pesar de que el guion no ayuda mucho a que nos creamos el vínculo tío-sobrina, ambos actores logran generar la química necesaria para formar una dupla entrañable.

En lo individual, Evans demuestra que sigue creciendo como actor y que tiene capacidad para hacer papeles mucho más complejos que el Capitán América; cumple igual de bien en las escenas dramáticas que en las tragicómicas. Su coprotagonista, Mckenna Grace, es lo mejor del film, logra cargar con todo el peso de la película al ser tan encantadora como impecable en las escenas dramáticas. Entrega un papel entrañable a pesar de que el guion, por momentos, podría causar que odiemos a la protagonista, pero esta niña con su encanto logra que el espectador la adore aún más en cada escena.

Mientras los dos protagonistas son el punto fuerte de este film, el resto del cast es uno de los puntos débiles de la misma. Lindsay Duncan, como la abuela, no es convincente en su papel, está en un tono muy fársico, como de villana de cuento. Octavia Spencer, actriz ganadora del Oscar, no aporta mucho al film, aparece poco y cuando aparece no tiene una escena donde en verdad pueda mostrar su potencial; no lo hace terrible pero podría haber sido cualquier otra actriz y no habría habido diferencia. Jenny Slate, como la maestra de Mary, es apenas cumplidora.

El guion es el principal problema de esta cinta. Los diálogos son vacíos, en ocasiones caen en lo ridículo. Todo es sumamente predecible, desde los primeros minutos es posible saber, sin ser muy perspicaz, en que va a acabar el film, cual va a ser el destino de todos los protagonistas. El guion es un cliché de principio a fin, cae en lugares comunes y los personajes son los típicos: el bully, el nerd, etc.

“Un don excepcional” tiene un buen ritmo, algunos valores visuales y una pareja protagónica sumamente exitosa. El problema es que es un cliché de principio a fin, es sumamente predecible y el resto del cast no está a la altura de los protagonistas. Película palomera, dominguera, que se puede disfrutar si se ve en familia, pero no tiene mucho, tal vez nada, que aplaudirle.

Comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Cerrar