Raúl Caraveo Toledo

Trump-AMLO primer acercamiento hacia un nuevo entendimiento

Nuestros vecinos conocen la profundidad de la corrupción en el aparato de Gobierno mucho más que nosotros los que vivimos en México; y saben que ese sistema ya no era viable

La visita de cuatro estratégicos funcionarios de la administración de Donald Trump; Mike Pompeo, Secretario de Estado; Kirstjen Nielsen, Secretaria de Seguridad; Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro y Jared Kushner asesor de Trump; marca importantes señales o indicios de la nueva relación entre las dos naciones.

En este caso es la primera vez que una delegación al más alto nivel de Estados Unidos visita formalmente al Presidente Electo doce días después de la jornada electoral, después de que al siguiente día, el dos de julio Donald Trumpo llamara  telefónicamente a Andrés Manuel López Obrador para felicitarlo durante más de treinta minutos. Todo esto impensable en elecciones anteriores en el México moderno.

El reconocimiento determinante del triunfo de AMLO de facto lo convirtió en Presidente electo a partir de la noche del domingo primero de julio; solo faltaba el vecino más poderoso del mundo quien lo hizo antes de transcurrir veinticuatro horas. Sin embargo se sigue mencionando por algunos medios atorados en el  impasse como el virtual Presidente  electo, incomprensible juego de palabras que quisiera no descartar la posibilidad de echar la historia hacia atrás por unas semanas quizá. Nadie puede incidir  en las fobias de líderes de opinión sin legitimidad.

La delegación encabezada por Mike Pompeo visitó en sus propios términos a López Obrador Presidente electo, es decir en su vieja casa de campaña, hoy casa de transición, en una colonia clase media, popular de la Ciudad de México, la colonia Roma, Chihuahua #216, en medio de manifestantes y peticiones ciudadanas, nada pudo estar preparado, solo se cubrió seguridad  al paso seguro de las comitivas. Es decir las condiciones de recepción de los visitantes distinguidos fueron aceptadas por los funcionarios americanos; la organización interna del encuentro corrió a cargo de Marcelo Ebrard.

El contraste de los puntos visitados por la comitiva de Pompeo seguramente fue muy ilustrativo; del lujo y el exceso de personal en el encuentro del Presidente Activo a la austeridad, sobriedad y modesto escenario, ubicado en una modesta casona de un modesto barrio.  

El encuentro es un primer acercamiento para abrir la agenda entre dos naciones muy importantes por su codependencia y dimensiones fronterizas, en todos los rubros; luego entonces son muy importantes todas las señales que manden ambos equipos; destaca en la casa de transición de AMLO la importancia a la imagen del Presidente  Benito Juárez García en las dos salas del encuentro. Con todo lo que significa. Imagen e ideario que los gobiernos tecnócratas a partir de Carlos Salinas y sobre todo de Vicente Fox, Felipe Canderón y Enrique Peña Nieto fué completamente eliminada de cualquier acto de gobierno. La intención era aplastar toda ideología nacionalista y sustituirla por el fenómeno de la globalización comercial y tecnológica.

Por parte de la delegación de Pompeo destaca el lenguaje no verbal de los cuatro altos funcionarios, que por primera vez conocen al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y la inminente transformación que comenzó a producir desde la campaña política en la que consolidó el apoyo del electorado una vez enfrentado al sistema; AMLO no solo enfrentó a Meade y Anaya, enfrentó al sistema en su conjunto, al Presidente Enrique Peña Nieto, al Instituto Nacional Electoral, a los medios de comunicación orgánicos del poder político, a ciertas cúpulas de empresarios, en fin.  

La transformación que propone AMLO significa un cambio de régimen de Estado y forma de Gobierno radical, los estadounidenses lo saben y lo aplauden; nuestros vecinos conocen la profundidad de la corrupción en el aparato de Gobierno mucho más que nosotros los que vivimos en México; y saben que ese sistema ya no era viable como se venía operando pues en el caso del pasado inmediato el crimen organizado y narcotráfico rebasaron a las propias autoridades mexicanas (o  se dejaron rebasar; o se aliaron) y llegaron a representar una amenaza a la seguridad interna de Estados Unidos como lo es en este momento.

La satisfacción-admiración, mesclada con agradecimiento de Pompeo y su equipo es muestra evidente del interés que Donald Trump tiene por generar empatía y colaboración; aquí es donde puede entrar el querer empatar ambas imágenes Trump-AMLO, que el presidente Donald Trump ha señalado, aquí es donde se explica la admiración y similitud que Trump ha expresado; ambos fueron candidatos anti sistema; ambos no fueron tratados bien por la prensa escrita, radio y televisión; ambos inaguran estilos que rompen con los estereotipos; ambos rompen paradigmas; ambos son profundamente nacionalistas en el sentido más amplio de la palabra.  

Es muy importante que fue  AMLO quien propuso, como resultado práctico del encuentro,  una primera iniciativa o bases de entendimiento en cuatro puntos; uno, comercio; dos, perspectivas de desarrollo en México para evitar la migración integrando a los países de Centroamérica; tres, todo lo relativo a la seguridad y el cuarto, desarrollo y respeto de cada país o respeto a la soberanía. Cuyo contenido sabremos una vez que Donald Trump de acuse de recibido.

El impacto de éste primer encuentro aun esta por evaluarse. La validación que el gobierno de Donald Trump está dando por su propia iniciativa es una magnífica señal pues corrobora el conocimiento que los norteamericanos tienen de México, USA sabe a lo que se enfrentó el pueblo de México y sabe que los resultados se quedaron cortos electoralmente por varios factores, todos responsabilidad del INE. Por ejemplo, la falta de casillas especiales para los votantes en tránsito, en cada casilla especial solo pueden votar 750 electores, en los sitios turísticos este es un añejo problema que el INE o no ha querido o na ha podido resolver en  más de 20 años. Todas las casillas especiales provocaron indignación un estimado calculo visualiza que de 4 a 5% no pudieron votar en todo el país por ese problema, lo que hubiera elevado el porcentaje de López Obrador y así una serie de factores que inhibieron el voto.

 

Gracias por su lectura y recomendación en twitter y facebook

 

@raulcaraveo

Comentarios
Tags

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Close