Psicología

Temperamento y personalidad en la Anorexia Nerviosa

Ponerse a dieta, querer bajar de peso son decisiones que, demasiadas veces, tiene más que ver con  patrones estéticos y de marketing que estigmatizan la imagen, que con la conciencia de la salud y el bienestar psicológico personal.

Si quieres cambiar hazlo por ti. Complacer a otros a veces esclaviza” (Una superviviente de anorexia)

Los trastornos de la conducta alimentaria han existido desde siempre, si bien cada época ha influido en su variabilidad, en su frecuencia, manifestaciones y posibles motivaciones, de acuerdo con las influencias históricas y socioculturales. Ponerse a dieta, querer bajar de peso son decisiones que, demasiadas veces, tiene más que ver con  patrones estéticos y de marketing que estigmatizan la imagen, que con la conciencia de la salud y el bienestar psicológico personal. A pesar de que muchas personas se afanan y hasta se obsesionan con su imagen, tan solo un 1% desarrollan Anorexia Nerviosa (AN).

En la aparición de un trastorno de la alimentación tan severo y peligroso como la AN, suelen tener mucha importancia una serie de rasgos temperamentales y de personalidad en las personas que lo padecen, generalmente mujeres y habitualmente adolescentes. Destacan la emocionalidad negativa, el perfeccionismo y la inflexibilidad, la escasa tolerancia a la frustración y desconfianza en sí mismas, en sí mismo en los casos poco frecuentes. Si conoces o sospechas tener cerca alguien con un trastorno como este (también presente en casos de bulimia), atentos a los comportamientos obsesivos de orden, exactitud y simetría.

La depresión en la AN es, comúnmente, inespecífica. Suele aparecer como consecuencia de las situaciones estresantes, propias de la enfermedad anoréxica (internamientos, presiones familiares, pérdida de roles, etc.).  La emergencia de conductas alexitímicas (dificultad o incapacidad para identificar las propias emociones y, en consecuencia, para expresar lo que se siente) introducen en la enfermedad una lógica perversa.. De repente, todo obedece a un comportamiento estratégico y funcional, con el objetivo supremo de adelgazar, como sea, a toda costa.

La ansiedad en AN es premórbida. El riesgo de sufrir trastornos mentales es serio. La preocupación ansiosa explica, además, la relación entre la insatisfacción corporal y la distorsión perceptiva del propio cuerpo de “verse diferente”, y el convencimiento de estar permanentemente expuesta al juicio de los demás.

Los pensamientos de las personas con Anorexia Nerviosa son de carácter fuertemente intrusivo, penetran en la conciencia del sujeto. Los estímulos y las sensaciones están fuertemente alterados. El gasto de energía es una autoimposición de las personas anoréxicas, y no solo dejando de comer, sino practicando duro ejercicio o forzando estados de vigilia. Estas conductas extravagantes pueden estar determinadas y exageradas por los efectos de la inanición.

Comentarios
Etiquetas

Blas Ramón Rodríguez

Psicólogo. Especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud, experto en intervención psicológica en Diversidad Funcional y Trastornos mentales, Master en psicología del trabajo, por las Universidades de Barcelona, Ramon Llull, San Jorge, UOC, de Las Palmas de Gran Canaria. Escritor y divulgador científico en diferentes medios de comunicación. El propósito de su actividad profesional, científica, divulgativa y literaria, es poner al alcance de cualquiera la psicología como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida.
Cerrar