Psicología

¿Soy una persona emocionalmente dependiente?

Existen notables divergencias entre los vínculos de dependencia y de afectividad. Te ayudaré a diferenciar cual es el tipo de relación que mantienes.

A veces dudamos de si las relaciones que mantenemos son de dependencia o por el contrario se tratan de relaciones de amor y afecto. Como explico en mi libro Sí quiero, casarme conmigo es necesario llegar a ser personas independientes, ya que el hecho de no conseguirlo es síntoma de una valoración insuficiente, cosa que provoca desajustes psicológicos que no nos permiten alcanzar la propia felicidad.

Aunque existen notables divergencias entre los vínculos de dependencia y de afectividad, en este artículo haré hincapié en las características que te permitirán diferenciar cual es el tipo de relación que mantienes.

Cuando sufres dependencia:

  1. El hecho de disfrutar: Cuando realizas una actividad piensas que te divertirías más estando con él/ella hasta el punto de que si la persona no está, tu momento de diversión pierde todo el sentido. Dejas de disfrutar de lo que haces pensando constantemente en cómo sería la misma situación si estuvieras acompañado/a.
  2. Pendiente de lo que hace: Tus planes pasan a estar a un segundo plano porque están supeditados a los de la otra persona. Por ese motivo podría ser que esperaras cierto tiempo para planificar las actividades, esperando a saber con certeza que es lo que hará el otro/a, para asegurarte de si encajas en su plan, de modo que si te vieras que no puedes ajustarte a éste, sería cunado empezarías a programar tu día.
  3. Vida propia: Dejas de lado el hecho de tener vida propia y todas tus acciones están enfocadas a las que realiza la otra persona, de modo que tus actuaciones se ven limitadas cuando él/ella no está. Es probable que te sientas más cómodo/a realizando actividades que son propias del otro/a.

Así como también hay quienes prefieren rodearse de personas que pertenecen al entorno de su compañero/a, ya que este hecho les hace sentir más seguros, integrados o protegidos.

  1. Renunciar: Te cuesta mucho hacer las cosas hasta el punto de que su ausencia puede provocarte que no realices una determinada actividad porque piensas que sin su compañía es mejor no asistir al sitio en el cual tienes la oportunidad de asistir.

Cuando se trata de afectividad:

  1. Echas de menos: Posiblemente eches de menos a la persona, pero entiendes que la vida continua, afortunadamente sigues teniendo tus momentos de diversión independientemente de si estás solo o acompañado/a.
  2. Fuentes de distracción propias: Tienes un círculo de amistades personales sin la necesidad de vincularte exclusivamente en un entorno que en un principio no formaba parte de ti, sino que lo has conocido a través de aquella persona.
  3. Respetas la individualidad. Aunque a veces no te guste o te duela entiendes que cada persona es libre y ella es la que decide qué hacer con su vida. Eres de las que entiendes que cuanto más intentas controlar o retener a alguien es porque domina en ti un sentimiento de apego y carencia.

Si quieres profundizar más sobre el apego y algunos consejos que te pueden ayudar a ser más independiente no te pierdas otro de mis artículos que habla sobre ello.
http://todoincluidolarevista.com/apego-emocional

Katia Guzmán; Psicóloga & Coach personal
Escritora del libro “Sí quiero, casarme conmigo” www.katiaguzman.com
Para información acerca de mis consultas privadas, podéis contactar conmigo a través de: info@katiaguzman.com

Comentarios
Tags

Katia Guzmán

Katia Guzmán estudió y finalizó sus estudios de profesora en la universidad de las Islas Baleares. Al poco tiempo se graduó como psicóloga, itinerario clínico, en la Universidad abierta de Cataluña, para llevar a cabo su vocación de ayudar a las demás personas. Realizó varios másteres y postgrados universitarios entre ellos el de coaching personal, programación neurolingüística (PNL), psicología clínica infantil y juvenil. Especialista en técnicas de reprogramación neurolingüística y reestructuración de creencias cognitivas. Actualmente combina su carrera de psicología con su vocación como escritora para poder instruir y ayudar a través de la escritura. Autora del libro “Sí quiero, casarme conmigo”.
Close