Deportes

Real Madrid y las 13 Orejonas: 13 razones por las que es el rey de Europa

El Real Madrid ha ganado en Kiev su decimotercera Copa de Europa. La cuarta en los últimos cinco años. Con el título, ha aumentado a seis la diferencia con su más cercano perseguidor, el Milan.

El Real Madrid es campeón de Europa. Campeón de Europa. Campeón de Europa. Es que hay que escribirlo tres veces seguidas. Y hay que repetirlo mucho. Estos días, definiendo por estos días el tiempo transcurrido desde la última vez que Florentino Pérez colocó en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu una Champions, ha aflorado un brote de triscaidecafobia, temor al número 13. Y el día ha llegado. El parche de la manga de la camiseta blanca tiene un 13.

Guardiola ganó dos Champions con el Barça porque era el mejor entrenador del mundo. Lo sabemos porque Pep tuvo quien le escribiera el relato triunfal de un técnico que cambió el fútbol. Zidane no tiene quien le escriba. Al revés, tiene quien le menosprecia. El Madrid no gana por Zidane, no gana por ser mejor, gana por lo que gana. Estas son las 13 razones por las que el Real Madrid es Campeón de Europa.

Por los árbitros: Lo sabe todo el mundo. Árbitros italianos, ingleses, serbios, turcos y de donde caigan, se confabulan para que el Madrid gane Champions consecutivas, porque lo mejor que le puede pasar a UEFA es que el campeón repita una y otra vez en lugar de repartir el trono entre los grandes del continente.

Por los sorteos: Las bolas calientes, esas que le han emparejado con PSG, Juventus y Bayern esta temporada. Está todo teledirigido.

Por la flor de Zidane: Tiene tanta suerte que decide que Bale es mejor como revulsivo que como Plan A y va y mete dos goles, uno de ellos de chilena. Le salieron bien los cambios de Lucas y Asensio, las titularidades de Benzema o Isco cuando sólo retienen el balón… Es un silo interminable de suerte.

Porque los rivales son viejos: Mbappé, Neymar y Salah están en la cuesta abajo de su carrera, en equipos entrados en años y en clara descomposición.

A pesar de que su afición no anima: Que se escuchara el ‘Cómo no te voy a querer’ en Kiev es una muestra de respeto de la afición del Liverpool, tan señorial que cedió decibelios a la hinchada blanca.

A pesar de que Pintus no sabe entrenar: El Real Madrid ha llegado a la final con todos los jugadores disponibles, sin lesiones, con varios jugadores con opciones de entrar en el once y con la convicción de que estaban todos como Miuras, que dijo Ramos en la previa. Y eso que el preparador físico no tiene ni idea.

Porque los rivales se lesionan: Neymar se rompió y no pudo jugar contra el Madrid, Salah apenas estuvo un rato sobre el césped. Así no se puede competir.

A pesar de que Mbappé, Lewandowski o Salah le iban a dar una lección al Madrid: Porque en cada enfrentamiento estaba claro que el rival se iba a poner las botas con la fragilidad defensiva blanca, que jugar contra el Dijon o el Colonia es igual que tener enfrente a los blancos.

A pesar de que Marcelo no sabe defender: Que se lo iban a comer en la final.

Porque Cristiano empuja balones: Y eso que no marcó en semis ni en la final. Su escorzo en Turín para marcar de chilena un balón que podía haber empujado a ras de suelo es una muestra más de ego.

A pesar de que Bale y Benzema no valen: Los dos goleadores de la final, los dos jugadores más vilipendiados de la temporada.

Porque los porteros le regalan las victorias: Ulreich y Karius deben estar en el mismo grupo de WhatsApp de los árbitros, confabulados para que la manga de la camiseta sume números.

Y porque ser del Madrid es lo fácil: Que lo sabe todo el mundo, que el madridismo no entiende de sentimientos, que eso es para otros.

Comentarios
Fuente
Marca
Tags

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Close