Espectáculos

¿Quién es y dónde está la misteriosa mujer que heredó la mansión y la fortuna de Freddie Mercury?

Mary Austin tuvo una relación de seis años con el cantante de Queen, pero fueron amigos íntimos hasta el final. 28 años después, ella tiene gran parte de sus millones y también de sus secretos

Mary Austin (1951) vive en una de las casas más grandes de uno de los barrios más exclusivos de Londres, rodeada por infranqueables muros que atraen cada año a admiradores de todo el mundo. Pero muy poco se sabe de ella. Probablemente el estreno de Bohemian Rhapsody, la película sobre la vida de Freddie Mercury y la subida al estrellato de su banda Queen, arroje algo de luz sobre ella. Porque si vive allí es gracias a que Mercury le dejó casi toda su fortuna al morir en 1992.

De Freddie Mercury sabemos mucho más. Incluso 28 años tras su muerte, su poder de convocatoria y fascinación no ha disminuido. Para algunos analistas, ha aumentado. De todos los discos que ha vendido Queen en Estados Unidos (más de 32 millones), la mitad de ellos han sido despachados tras la muerte de Mercury. Para muchos, con su desaparición nació la fascinación por la estrella muerta, ese fenómeno que hace que las ventas de un artista se eleven a la estratosfera cuando fallece. A Michael Jackson, George Michael o Whitney Houston les ocurrió lo mismo.

Si Mary Austin, la mujer que Freddie Mercury consideró su “esposa”, es hoy inmensamente rica es, en parte, gracias ese poder de fascinación que no cesa y que se traduce en millones de euros en derechos de autor cada año. ¿Pero cómo empezó esta historia?

Según el documental Freddie Mercury: The Untold Story (titulado en España Freddie Mercury: la historia jamás contada), Freddie y el guitarrista Brian May acudían a menudo durante los setenta a la boutique londinense Biba, centro oficial del movimiento swinging London de los sesenta, para observar a sus dependientas, famosas en la ciudad por su belleza (Anna Wintour, hoy directora de Vogue USA y la mujer más poderosa del mundo de la moda, fue empleada allí en su juventud). Una de ellas era Mary, a la que Freddie iba a ver a menudo a la tienda antes de que comenzasen a salir juntos.

Vivieron juntos como pareja durante seis años. Nunca se casaron. Mercury reveló a Austin que era gay en 1976, aunque Mary declaró que llevaba notando un comportamiento extraño en él durante dos años. “Sabía que no estaba siendo sincero consigo mismo”, declararía después.

Cuando Mercury abandonó el apartamento que compartían en West Kensington, Londres, ya convertido en un cantante de fama global y millonario, le compró a Austin una casa cerca y le dio empleo como su asistente personal. Él se mudó a una casa en Stafford Terrace, en la que vivió antes de mudarse al que sería su último hogar, Garden Lodge. Estaba cerca del apartamento de Mary. Según algunos, hasta podía ver la casa de Mary desde allí.

Mercury empezó a tener relaciones con hombres más a menudo. Algunas con un carácter más ambiguo (como la que mantuvo con el DJ Kenny Everett) y otras relaciones sentimentales en toda regla (con Jim Hutton estuvo desde 1985 hasta su muerte). Pero a Mary se referiría siempre como “mi esposa”. “Para mí, fue un matrimonio. Creemos el uno en el otro. Todos mis amantes me han preguntado por qué no podrían reemplazar a Mary. Es porque es sencillamente imposible”, declaró el cantante.

Mary también rehizo su vida amorosa: tuvo dos hijos con un empresario llamado Piers Cameron. Del primero de ellos, Richard, Freddie fue el padrino. Después llegaría otro, Jamie, nacido ya tras la muerte del cantante. Pero la vida de Mary y sus dos hijos (de Piers se acabaría separando) cambió radicalmente el 24 de noviembre de 1991. Ese día falleció Freddie Mercury. En su testamento, que se haría público en mayo de 1992, se supo que dejaba a Mary su mansión de Garden Lodge, valorada en 22,5 millones de euros de la época, y la mitad de su fortuna (y futuras ganancias por derechos de autor), inicialmente valorada en más de nueve millones de euros.

Pero hay que tener en cuenta que los miembros vivos de Queen siguen haciendo exitosas giras y hay un musical de enorme éxito sobre la banda, We Will Rock You. Solo en 2014, por ejemplo, se calcula que los ingresos por derechos de autor de la banda superaron los 54 millones de euros. Gran parte de estos beneficios anuales van para Mary.

Para su pareja, Jim Hutton, Freddie dejó 560.000 euros. Lo mismo para su asistente personal, Peter Freestone, y para su cocinero, Joe Fanelli. A su hermana, el 25 por ciento restante de su patrimonio. A sus padres, hoy ya fallecidos, el otro 25.

Mary Austin sigue viviendo en Garden Lodge, la casa donde residió sus últimos años y falleció Freddie Mercury en Londres, a un paseo de la estación de metro de Earl Court. Se trata de un lugar de peregrinación para miles de admiradores. En los noventa los muros que rodeaban su casa se convirtieron en el mayor santuario del rock, siempre lleno de cartas, mensajes y dedicatorias (que, con gran polémica, Mary Austin retiró el año pasado debido a la presión de los vecinos de este exclusivo barrio).

Se trata de una mansión de estilo georgiano de veintiocho habitaciones con un gran jardín. Fue la propia Mary la que la eligió para Freddie. Pero lo que sería un sueño para cualquier mortal fue para Mary, según declaró en una entrevista en el año 2000, la peor etapa de su vida. “Los meses posteriores a la muerte de Freddie fueron los más solitarios y difíciles de mi vida. Tuve muchos problemas para aceptar que se había ido y todo lo que me había dejado”. Hacerse repentinamente rica y lidiar con una mansión y todo su personal no fue su único problema: como era de esperar, otros familiares y amigos de Freddie no entendieron que ella se llevase tanto.

Su madre, Jer Bulsara, que murió en 2016, concedió en 2012 –con noventa años– una tierna entrevista para el Daily Telegraph que indicaba que, al menos por su parte, no había ningún tipo de rencor por la decisión de su hijo. “Mary era adorable y solía venir a comer a nuestra casa”, contó a la periodista Angela Levin. “Me hubiera encantado que se casasen y tuviesen una vida normal, con hijos. Pero incluso cuando rompieron, yo sabía que seguía queriendo a mi chico y fueron amigos hasta el final. No la he vuelto a ver desde que él murió”, añadió. La siguiente pregunta del periodista es obvia: “¿Le pareció bien a la señora Bulsara que le dejase a Mary la mayoría de su herencia millonaria?”. “¿Por qué no? Ella era como su familia y todavía lo es”, respondió la madre de Freddie.

Mary tiene hoy 68 años y uno de los secretos mejor guardados del rock: el lugar donde esparció las cenizas del cantante de Queen. Las teorías son varias: que están en el jardín japonés de su mansión de Londres, que las esparció por un lago suizo donde Freddie iba en ocasiones en busca de paz, que regresaron a su Zanzíbar natal (allí nació Freddie ya que su padre trabajaba para la británica Secretaría de las Colonias)…

A este respecto, Mary guarda un silencio tan férreo como los muros que rodean la mansión que heredó de la gran estrella de rock.

Comentarios
Fuente
El País
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Cerrar