Salud

¿Por qué los niños hiperactivos se mantienen saludables?

Los niños hiperactivos o como se conoce en medicina TDAH “trastorno por déficit de atención e hiperactividad” es una alteración del sistema nervioso central que afecta el comportamiento y las habilidades cognitivas de niños. Aunque también puede afectar a los adultos.

Una de sus características más destacadas es el exceso de energía que se traduce en conductas hiperactivas y/o impulsivas, falta de atención e imposibilidad de concentración. Esto puede llevar también a la falta de adaptación social, desajustes emocionales y disminución del rendimiento académico.

Su tratamiento es multidisciplinario, donde puede existir una base farmacológica, pero también psicológica, de apoyo escolar, familiar, entre otras posibilidades.

Y hace algunos años que los especialistas tienden a suprimir determinados aditivos alimenticios y a incluir ciertos alimentos que pueden ayudar a reducir dicha hiperactividad.

Luego de numerosas investigaciones, ya no es necesario realizar ningún simulacro de prueba para saber qué es conveniente que coman estos niños y qué no. Solo hay que seguir la dieta que recomiendan los expertos. Y curiosamente esa dieta es mucho más saludable que cualquier otra para un niño ya que contiene, entre otros, ácidos grasos Omega-3, proteínas y alimentos ricos en vitaminas B, y antioxidantes como la A, C y E.

Un niño hiperactivo debe comer:

  • Cereales integrales como el trigo, la soja, la avena, el maíz, arroz (integral).
  • Pan Integral
  • Frijoles y guisantes
  • Alimentos ricos en salicilatos como la nuez, la almendra, el maní, y todos los cítricos. En este caso es fundamental que en su dieta diaria haya jugos de cítricos frescos ricos en vitamina C, tal como ocurre con la naranja o el pomelo.
  • Frutas como tomate, manzana, fresa o frutilla, cereza y los frutos rojos en general; albaricoques, pera, melocotón y uva. Así como también las pasas de uva.
  • Verduras salvo las que tienen un alto nivel de azúcar simple.
  • Si el niño no es vegetariano se le puede incluir en su dieta pescados como el atún, salmón, etc.
  • Aceites vegetales prensados en frío como el aceite de oliva y de girasol.
  • Chia y linaza ricas en omega-3.  
  • Infusiones de hierbas que se recomienda tomar unos veinte minutos luego de haber comido, tales como hierbabuena, anís, lavanda, manzanilla, melisa, pasiflora, flor de la pasión, nébeda o tila. Estas hierbas ayudan a bajar el nerviosismo y la irritabilidad.
  • Para endulzar miel de abejas.
  • Dulces o mermeladas endulzadas con stevia.

No debe comer

  • Frutas o verduras que tengan un alto índice glucémico o de azúcar simple como las bananas o plátanos maduros, la piña o ananá, el arroz blanco y las papas o patatas.
  • Azúcar blanca ya que es una de las causantes principales de estrés, impulsividad y períodos de crisis nerviosas. Se sabe que el azúcar es muy malo para la salud, ya que trae consecuencias nocivas tales como mala absorción de calcio, problemas digestivos, caries, etc. Por eso es muy importante acostumbrar al niño a endulzar con miel.
  • Postres o dulces.
  • Mermeladas light.
  • Gaseosas
  • Tomates o comidas enlatadas
  • Comidas procesadas
  • Frituras
  • Lácteos muy controlados, sustituyéndolos si es posible por leche de almendras, de coco o de avena.

No hay dudas de que esta dieta es muy saludable ya que elimina todo aquello que afecta al organismo mientras que se incrementa la comida natural y fresca.

Pero este régimen va aún más allá de los alimentos que se ingieren, dándole al niño contención y tranquilidad en sus comidas. Para esto se propone horarios de comidas claros, incluirlo a él en la preparación de las comidas y lograr un ambiente calmo y grato durante las comidas.

Comentarios
Etiquetas
Cerrar