Raúl Caraveo Toledo

Pascal Beltrán del Río: Un aeropuerto no hace una ciudad a veces ni la ayuda

Se acuerdan del Aeropuerto de Agualeguas, Nuevo León en los noventas o el de Canticas entre Minatitlán y Coatzacoalcos.

Un aeropuerto no hace una ciudad, definitivamente algunos editorialistas como Pascal Beltrán del Río agotan su inteligencia para modificar argumentos en la búsqueda de sus intereses o los de Olegario Vázquez su patrón. https://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/aeropuerto-del-futuro-en-cancun/1275223

La zona metropolitana de la Ciudad de México y el Estado de México, Texcoco esta sobre densificada, problemas de esa metrópoli son el agua, el transporte, la violencia, la contaminación, etc. La construcción de una obra faraónica como el NAIM –mal empleado su nombre ya que debería ser Nuevo Aeropuerto Internacional del Estado de México, en todo caso ahí se encuentra. Nada justifica el proyecto NAIM Texcoco aparte del daño ecológico a la zona.

Beltrán del Río quiere demostrar su argumento de defensa en la exposición que “un gran aeropuerto bien planeado y manejado puede ser un motor de desarrollo para toda la comunidad.” Cita como ejemplo el aeropuerto de Cancún. Vamos por partes; el proyecto del NAIM Texcoco no fue bien planeado ni proyectado en función de la esfera de influencia directa urbana a su construcción. Pesan sobre los contratos del proyecto innumerables irregularidades para beneficiar a personajes de la plutocracia, en el estricto sentido de la palabra. Beltrán del Río sirve a uno de esos empresarios ricos Olegario Vázquez.

EL éxito de Cancún –como lo quiere hacer saber Beltrán- no es gracias a su aeropuerto, en el mejor de los casos el crecimiento del aeropuerto en Cancún se debe a el éxito de Cancún y la Riviera Maya como destino de playa básicamente, y por el crecimiento de los sitios de descanso y esparcimiento, restaurantes, hoteles, centros comerciales, bares, espectáculos, sitios paradisiacos que ofrecen gran variedad de estilos turísticos desde el más lujoso Gran Turismo hasta el turismo ecológico de aventura, el buceo, la pesca y la espeleología en ruinas y cenotes. Cancún, la Riviera Maya y la franja costera que incluye a las islas de Cozumel, Isla Mujeres, Holbox y Contoy.

Beltrán del Rio afirma que todo comenzó con una aeropista de la avenida Kabah de palizada en 1973, lo que es falso, antes de lo que conocemos como Cancún existía ya Puerto Juárez en la zona continental como puerto de pescadores, también existía Cozumel, Playa del Carmen, Isla Mujeres, en fin. La inversión en hotelería, la urbanización, el cuidado de las playas, cenotes, selva y mar con estricto respeto a la ecología fue detonando vertiginosamente el crecimiento en 47 años. Actualmente tengo 24 años de ser testigo de ese crecimiento y en la medida de ese desarrollo turístico se va atrayendo más crecimiento a su vez a localidades como Tulum, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Puerto Aventuras, se va haciendo más necesario el crecimiento del Aeropuerto Internacional de Cancún; éste cuenta con 4 terminales y la FBO que puede ser considerada una quinta terminal.

El Aeropuerto Internacional de Cancún es el 2º con mayor tráfico en el país y es el que tiene más pasajeros internacionales, cuenta con dos pistas de aterrizaje operativas a más de 1,500 m de separación lo que permite se usen simultáneamente y 3 terminales comerciales; la 1 es usada por chárter procedentes de Norteamérica y locales; la terminal 2 es usada por algunas aerolíneas internacionales y por todas las lineas nacionales; la terminal 3 se encarga de la mayoría de operaciones internacionales  de aerolíneas de América del Norte y Europa; el aeropuerto cuenta con una terminal FBO para aviación general de México, USA y Latinoamérica, cuenta con servicios de apoyo en tierra, coordinación de combustible, transporte terrestre, alimentos, etcétera.

Todo este crecimiento no sería posible en 47 años por sí mismo, ni fue el antecedente que creó al destino turístico, primero fue el desarrollo turístico y económico lo que detono el explosivo crecimiento de la terminal aérea, que en 2017 tuvo 181,105 operaciones aéreas y movilizó 23 millones 601,105 personas.

Beltrán del Río se equivoca, ningún turista –estoy seguro sabe todo lo anterior del Aeropuerto de Cancún, ni le interesa- el turista solo usa la terminal aérea como cualquier persona como un punto de llegada y de salida, conocer el aeropuerto no está entre los objetivos de los turistas, lo único que les importa es llegar y acceder de inmediato a su hotel, hostal o departamento, contar con los servicios y atractivos del lugar.

Nadie viaja para conocer o por conocer aeropuertos, son solo una herramienta del viaje. Para elaborar un buen pastel de almendras primero tenemos que tener todos los ingredientes, leche, huevos, mantequilla, almendras, azúcar, sal, en fin.

El futuro del Aeropuerto Internacional de Cancún será grandioso pues va de la mano del crecimiento y desarrollo de Cancún y la Riviera Maya. El futuro en breve será convertirse en un hub de talla mundial, como crucero intercontinental entre Europa y América del Norte y de Sur para lo que competimos con Miami y Panamá, pero obviamente somos mejores.  

Como conclusión recordemos casos de aeropuertos fracasados que fueron desperdicio de dinero, el de Canticas ubicado entre las ciudades de Coatzacoalcos y Minatitlán que nunca ha servido para nada, ni ha llevado el desarrollo imaginado por Pascal Beltrán a la zona y el más pintoresco Aeropuerto de Agualeguas inagurado por Carlos Salinas de Gortari a finales de los noventas, con una pista de 3 km. Que solo sirvió para alimentar el ego de éste y usarlo para sus vacaciones de Semana Santa; para 2012 la Fuerza Aérea Mexicana se hizo cargo de éste sin la más mínima utilidad y que, por cierto, jamás llevo desarrollo a Agualeguas, Nuevo León.  

 

  Gracias por su lectura y recomendación en twitter y facebook

Comentarios
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Cerrar