Reseñas

Okja: Tan polémica como fallida

La empresa trasnacional ‘Miranda Corporation’ ha anunciado a Lucy Mirando (Tilda Swinton) como su nueva CEO. Esta mujer tiene la intención de revolucionar la industria ganadera mediante un ambicioso proyecto cuya fase inicial consiste en enviar a 26 supercerdos alrededor del mundo para que sean criados por ganaderos de distintos países. Uno de estos extraños animales es Okja, el cual ha sido criado en Corea del Sur por un granjero llamado Heebong (Byun Hee-bong) y su nieta, Mija (Ahn Seo-hyun). Tras 10 años de cuidarlo, finalmente llega el día en que Okja tiene que regresar a Nueva York, pero Mija no está dispuesta a abandonar a su amigo, por lo que hará todo lo posible por salvarlo de ‘Miranda Corporation’ y sus no tan buenas intenciones.

La edición 70 del Festival de Cannes, celebrada hace unas semanas, contó con varios elementos que aderezaron el certamen. Por un lado, la confirmación de que el 2017 es el año de Nicole Kidman, participando en 4 proyectos durante los 12 días que duró el festival; por otro lado, la reunión de los cineastas mexicanos más importantes de los últimos años, quienes convirtieron a Cannes en una sucursal de Garibaldi. Pero sin duda, lo que más polémica causó fue la exhibición de las cintas “The Meyerowitz Stories” y “Okja” –ambas formaron parte de la Selección Oficial-, dos películas producidas por el servicio de streaming más importante del mundo: Netflix.

El debate se sostenía con una sencilla pregunta: ¿Por qué una película que no se iba a estrenar en cines (ambas estrenarían únicamente en Netflix) podría participar en el festival de cine más importante del mundo? La polémica se hizo aún mayor cuando el presidente del jurado, el español Pedro Almodóvar, comentó que “sería una gran paradoja que la Palma de Oro la ganara una película que no fuera a llegar a las salas de cine”, a lo que Tilda Swinton, protagonista de “Okja”, respondió, entre otras cosas, que “muchas películas maravillosas que se ven en el Festival jamás llegan al cine” y que “ellos no habían ido ahí por los premios”.

Después de todo, los organizadores de dicho certamen terminaron por darle la razón a los que pensaban como Almodóvar, y anunciaron que, a partir del próximo año, todas las películas que participen en la competencia tendrán que ser exhibidas en las salas de cine francesas. El debate sigue y seguirá; por un lado, los románticos, como un servidor, que estamos a favor de dicha decisión, y por el otro, los realistas, que entienden que ya hay nuevas formas de ver el cine. Sea como sea aquí me tienen, escribiéndoles por primera vez de un estreno exclusivo de un servicio de streaming.

“Okja” (Okja, Corea del Sur-Estados Unidos, 2017) está escrita y dirigida por el surcoreano Bong Joon-ho. Este hombre es el responsable de lo mejor que tiene la cinta: el aspecto visual. Pero también es, paradójicamente, el responsable de lo peor que tiene el film: el guion.

Esta cinta tiene buenos valores en el aspecto visual. Está muy bien dirigida, cuenta con varias escenas que valen mucho la pena, el diseño de producción es estupendo, tanto en los territorios asiáticos como en los estadounidenses, y se hizo un buen trabajo en cuanto a la dirección de actores.

El problema es el guion, de inicio a fin, de un lado a otro, por donde lo veas. Para empezar, la historia es sumamente predecible, desde los primeros minutos, y sin ser muy perspicaz, sabes en donde va terminar la historia. Además es muy pretenciosa, buscan las lágrimas de los espectadores desde los primero minutos pero de una manera muy forzada. Las cosas que pasan y que son aparentemente sencillas se resuelven de una manera muy complicada, y viceversa, las que sí parecen complicadas se resuelven de formas sencillas e ilógicas. Una muestra más del guion tan arbitrario.

Ningún personaje en “Okja” tiene un arco dramático, todo terminan donde iniciaron, a pesar de que pasan por una infinidad de cosas, al final del camino siguen siendo los mismos que eran al principio. En pocas palabras, es como si no hubiera personajes en esta película.

En cuanto a las actuaciones, Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal están estupendos, sus personajes lo tenían para que ellos cayeran en la exageración. En cambio, ambos lograr estar en tono y ninguno está sobreactuados. Ambos sostienen la película. El problema está con el resto del cast, la niña Ahn Seo-hyun no transmite nada y los demás actores, aunque cumplidores, no pueden hacer mucho con personajes tan mal desarrollados y que no les dan ni una escena para que muestren, o no, sus dotes histriónicos.

“Okja” es una película que no se puede definir entre una cinta de aventura, un thriller, un film que busca concientizar o los inicios de la Jackie Chan femenina. Trata de abarcarlo todo pero al no hacerlo de buena manera termina por no abarcar nada y tampoco encuentra hacia qué público va dirigido. Aunque he notado que los millennials veganos y ambientalistas son los que más fácil caen ante este pretencioso proyecto de Netflix.

“Okja” vale la pena por lo visual, nada más. Logra ser divertida cuando hace sátira política y critica a las empresas y a las redes sociales. Aún así, no ofrece nada revelador, lo cual ayuda a que sea predecible, porque siendo honestos, tendrías que ser muy inocente para creer que los proyectos de una empresa trasnacional van a ser 100% altruistas.

Es posible que cuando termines de ver “Okja”, no tengas ganas de probar carne por un buen rato. En lo personal, lo primero que quise hacer fue comerme un hot-dog con salchicha Frankfurt envuelta en tocino. No sé, tal vez sea porque la película no logro tocar nada en mí, todo es tan pretencioso que en vez de hacerme llorar me hizo enojar. Desconozco que efecto haga en ustedes cuando la vean (aclaro que no la estoy recomendando), si son amantes de los animales y se dicen protectores de la naturaleza probablemente las lágrimas salgan de sus ojos, pero si disfrutan de ser carnívoros  lo más probable es que esta película sea para ustedes lo que fue para mi: la cura perfecta contra el insomnio.

Comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Cerrar