Reseñas

Más Fuerte Que El Destino: Patriotera decepción

El 15 de abril de 2013 ocurrió un atentado terrorista en el maratón de Boston. Uno de los 282 por este acto fue Jeff Bauman, un hombre que se encontraba cerca de la línea de meta apoyando la carrera de su novia. Tras el ataque, Jeff es llevado de emergencia a un hospital en el cual toman la decisión de amputarle ambas piernas. Después de esto, Jeff debe volver a su hogar en el que recibirá el “apoyo” de su novia y de su madre, así como el de cientos de norteamericanos que lo fuerzan a convertirse en un héroe nacional.

“Más Fuerte Que El Destino” (Stronger, Estados Unidos, 2017) es un film dirigido por David Gordon Green y escrito por John Pollono, para quien este film significa su primer trabajo como escritor de un largometraje. Y es precisamente la falta de experiencia del guionista la razón principal por la que esta cinta, que tenía intenciones de competir por algún premio importante, se queda en un burdo y decepcionante relato patriotero.

Para empezar, los responsables de este film nunca lograron plantear una tesis. En ningún momento queda claro cuál es el mensaje que buscan transmitir a la audiencia a través de la vida de este hombre. Sin embargo, si hay varios mensajes banales esparcidos a lo largo del film que plantean interrogantes que de haber sido bien planteadas resultarían interesantes.

Por ejemplo, la interrogante que aparentemente sería la principal del film nos plantea lo siguiente: ¿Qué tan difícil es ser un héroe espontaneo? La idea de convertirse en un héroe o en un ejemplo a seguir para las multitudes es algo que en la mente de casi todos los seres humanos suena extraordinario. Pero hay dos problemas cuando de la noche a la mañana te conviertes en uno. El primero es la difícil tarea de aprender a lidiar con la fama que esto conlleva. El segundo, aún más interesante y profundo, es tratar de encontrar la respuesta a ¿Qué hice para ser considerado un héroe? Nuestro protagonista solamente estuvo en el lugar y momento incorrecto y con esto le basto para ganarse la admiración de miles de norteamericanos. Pero ¿Cómo lidiar con ser un héroe norteamericano cuando ni siquiera sabes por qué eres un héroe norteamericano?

Bueno, pues todos estos interesantes planteamientos aparecen en la cinta un par de veces y ya. Está claro que la intención del film era llevar a cabo esta idea y a través de esto tratar de transmitir un mensaje. Pero en ningún momento logran indagar en alguna de estas interrogantes o desarrollar un verdadero conflicto sobre esto. Todo se queda en intentos.

“Más Fuerte Que El Destino” deja atrás el patriotismo para convertirse en un producto patriotero. Más que tratar de hacer a su personaje una figura que demuestre los valores de la familia norteamericana, consiguen mostrar a los norteamericanos como unos neandertales cuyas únicas reacciones al enterarse del asesinato de un terrorista son gritar y brincar.

-ESTE PÁRRAFO CONTIENE SPOILERS- Su protagonista no tiene nada de héroe de película, al contrario, es imposible generar empatía con él ya que es un personaje antipático, infantil y ridículo. Además, durante todo el film el arco dramático del personaje se mantiene plano, está exactamente donde inicia. Pero ya en los minutos finales de la nada le dan ganas de cambiar, resulta que ya aprendió y todo en él es diferente y positivo, aprende a perdonar y todos lo perdonan. ¡Ridículo!

Ya que estoy con el protagonista hablaré un poco del actor que lo interpreta. Jake Gyllenhaal está impecable en el papel de Jeff Bauman. A pesar de que la poca simpatía de Gyllenhaal no ayuda con el antes comentado tema de la nula empatía con nuestro “héroe”. Es un hecho que este hombre deja todo en cada escena, es creíble cuando sufre, es creíble cuando se molesta, es creíble en todo momento y esto ayuda a que la cinta levante un poco más ya que muchas veces te está aburriendo con los diálogos pero por lo menos puedes disfrutar de un buen histrión que lo da todo por sus escenas.

Se hablaba de una nominación al Oscar para Gyllenhaal por su trabajo en esta película pero a pesar de su buen trabajo tampoco está al nivel de una nominación. A esto hay que sumarle que no ha figurado en las nominaciones de los círculos de crítica, que a La Academia no le cae muy bien y que si no fue nominado por su trabajo en “Nocturnal Animals” o “Nightcrawler” mucho menos lo será por éste.

“Más Fuerte Que El Destino” es un film patriotero que a pesar de ser un drama tiene momentos en donde cae en la farsa, ni siquiera en la comedia negra o acida, en la farsa total y definitivamente ese no es el tono de esta cinta. Triste por Gyllenhaal que aún no logra encontrar la película o el papel que lo regrese a una ceremonia de los Oscars, algo que sólo logró en 2006 cuando fue nominado por su trabajo en “Brokeback Mountain”.

Comentarios
Tags

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos

Artículos Relacionados

Close