Made in Bangkok: La odisea por ser lo que siempre has sido. 

530

Tras un largo recorrido por distintos festivales alrededor del mundo, el documental “Made in Bangkok” llega esta semana a las salas de cine de nuestro país.

 

Morganna es una mujer transgénero que viaja a Bangkok, Tailandia para participar en el Miss International Queen, un concurso de belleza para mujeres transgénero y transexuales, con la intención
de conseguir el premio de 10.000 dólares y con esto poder sustentar los gastos del que ha sido su más grande sueño desde que era niño: operarse para convertirse totalmente en mujer. Flavio Florencio, director de este documental, nos lleva a vivir de cerca
la odisea de Morganna en dicho país asiático.

 

Desde hace ya muchos años habían llegado a mí un sinfín de comentarios sobre una adorable mujer transgénero con un talento extraordinario para el canto llamada “Morganna”. Evidentemente,
mis ganas por conocerla eran cada vez mayores, pero, no sé si afortunada o desafortunadamente, mi primer contacto con ella será igual que el de la mayoría de las personas: a través del documental “Made in Bangkok” del director argentino Flavio Florencio, el
cual nos cuenta la odisea que vive esta mujer transgénero para convertirse totalmente en mujer.

 

“Made in Bangkok” logra que el espectador empatice con su protagonista desde los primero minutos. La primera escena nos muestra a Morganna en la cocina de su casa preparándose una taza de
café, la acción más “normal” que podría hacer un ser humano por las mañanas. Después, vemos a Morganna, antes de emprender su travesía a Bangkok, cortándose el pelo y platicando con su estilista, nuevamente una acción que todos hacemos una y otra vez a lo
largo de nuestra vida. Con esto, el director Flavio Florencio consigue dos cosas: la primera es que conozcamos a nuestra protagonista, cuáles son sus planes y que la motiva llevarlos a cabo; la segunda, generar empatía entre el espectador y el personaje principal,
haciendo que sintamos a Morganna no como alguien lejano a nosotros sino como lo que en verdad es: una persona como nosotros.

 

Este documental es el primer largometraje del argentino Flavio Florencio, pero esta inexperiencia, en lugar de restarle puntos al proyecto, le suma muchísimos debido a que se logra un trabajo
que, sin dejar de ser artístico, es sumamente íntimo, honesto y para nada pretencioso. Se documenta una historia tal cual como sucedió, no con la intención de generar un odio de vuelta a quien está en contra de la diversidad sexual o casi obligando al espectador
a que sea incluyente, no es así, simplemente se deja que la misma historia de vida de esta mujer haga lo suyo.

 

Y vaya que lo hace, porque basta con seguir a través de una cámara el viaje de Morganna para darnos cuenta que es una persona que vale por muchas cosas más que el simple hecho de cambiar
de sexo. Por supuesto que en una sociedad como la nuestra es sumamente difícil dar este paso, pero la historia de Morganna no te atrapa sólo por eso, sino porque estamos viendo la odisea de una artista de verdad, una mujer con un talento extraordinario, con
un gigantesco carisma y con un gran corazón.

 

El ritmo de “Made in Bangkok” es vertiginoso, constantemente están pasando cosas, no hay un solo momento en el que se sienta tediosa, ni,
a contrario sensu, en el que se sienta que nos está dejando sin alguna pieza del rompecabezas, está lo que tiene que estar, no más, no menos.

 

“Made in Bangkok” no es un trabajo hecho sólo para el disfrute de la comunidad LGBT, está hecho para todo tipo de espectadores, no necesitas pertenecer a este grupo para entenderle o disfrutarle,
es una documental digerible para absolutamente todos.

 

Este documental nos sirve para recordar dos cosas: 1) los documentales mexicanos son lo mejor que tiene nuestro cine en la actualidad, es ahí donde encontramos los trabajos cinematográficos
nacionales de mejor calidad. Actualmente, lo mejor de nuestro cine está dando vueltas y ganando premios en festivales de todo el mundo pero no logran triunfar en cartelera como sí lo hace el cine mexicano comercial, el cual nos ha decepcionado una y otra vez,
más en últimas fechas; y 2) que todas las personas de este mundo valen por su valía, por su talento, por sus ganas de hacer las cosas y por sus logros, a nadie hace más ni menos su género o su preferencia sexual, las personas sólo se dividen entre buenos y
malos, no más.  

 

Calificación: 4/5

 

Resumen: “Made in Bangkok” es un documental mexicano que nos cuenta la historia de “Morganna”, una mujer transgénero que hará todo lo posible por convertirse en una mujer transexual. El director
Flavio Florencio, de quien también sabemos a lo largo del largometraje, logra que uno como espectador no sienta que está viendo una historia sino que se sienta parte de ella, como si estuviéramos acompañando a la protagonista a través de esta odisea por convertirse
en lo que siempre ha sido.  

Comentarios