Julián Santiesteban

Los nuevos partidos y el proceso en marcha

A TIRO DE PIEDRA

No existe ningún hombre que si puede ganar el máximo,   se conforme con el mínimo”  Friedrich Schiller

Como si actores le hicieran falta a la “democracia nacional”, a finales del mes que inicia el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) sesionará para otorgar el registro a dos partidos políticos locales, con lo cual, para el proceso electoral 2019, en el que se renovará el Congreso estatal contenderán once fuerzas políticas para integrar la XVI Legislatura, que concluirá junto con el gobierno de Carlos Joaquín González.

Además, marzo es un mes fundamental para los procesos electorales ya en marcha, pues a mediados de este mes deberán quedar registrados ante el Instituto Nacional Electoral (INE) y el mismo Ieqroo los candidatos que contenderán por las cuatro diputaciones federales y las senadurías, así como las once alcaldías locales, respectivamente.

Dos serán los nuevos partidos, pero ambos nacen con el impulso de grupos de poder ya existentes: Confianza por Quintana Roo, cuyo mote lo dice todo, pues se le señala como el “partido joaquinista”, por tener la organización e impulso del ex jefe de Despacho y actual candidato a la diputación por el tercer distrito federal, Miguel Ramón Martín Azueta;      y que en sus inicios proyecta contar con más de ocho mil afiliados, lo que en automático lo convertirá en la segunda fuerza partidista estatal, sólo por debajo del añejo Partido Revolucionario Institucional (PRI). Su coordinador estatal es Alfredo Caamal Huchim.

El otro partido que obtendrá a finales de marzo el registro, para contender en 2019, será el llamado Movimiento Alterno de Renovación (MAR), cuyo coordinador estatal es  Raúl Castillejos de la Torre, pero que tiene como base de constitución el grupo político de Salvador Ramos Bustamante y su familia, entre ellos su hijo Emiliano, actual diputado local y aspirante a la candidatura del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Benito Juárez.

Por lo anterior es que las complicaciones y rupturas existentes entre los partidos políticos que ya contienden en el proceso federal y el estatal deben analizarse a la luz del surgimiento de las nuevas fuerzas políticas, pues muchos de los que ahora “empujan” por obtener candidaturas parecen ir con todo, a riesgo de desbarrancar las coaliciones y generar “el principio del fin” en muchos de esos institutos tradicionales, con miras a emerger políticamente a partir de 2019, en las filas de los nuevos partidos que serán aprobados este mes.

COMENTARIO MORBOSO

Y entonces los actores tradicionales, los que se han “servido con la del mole” las candidaturas en los procesos 2018, que desde el control que tienen de los partidos han abusado para favorecer sólo a su grupo político, deben estar más que alertas, pues el surgimiento de nuevos partidos les restará capacidad de negociación y tal vez el cargo que alcancen en esta ocasión sea el último del que disfruten, por lo menos por esta administración.

¿O alguien duda que con el surgimiento del “partido joaquinista”, el Partido Acción Nacional (PAN), PRD y todos los que “acuerdan” con el poder perderán capacidad de negociación? Se seguirán vendiendo, pero más baratos…o tal vez a su precio real. Y por otra parte, si el PRD se arriesga a mandar un candidato débil a Benito Juárez –su bastión principal- y pierde las elecciones ¿quedará algo para competir en 2019? ¿No se atomizará con la “chiquillada” de partido que tendrán los Ramos? ¿No se convertirá con mayor facilidad esa región en un bastión de Morena por los próximos años? Por seguir pensando en el futuro, están perdiendo el presente; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Comentarios
Etiquetas

Julián Santiesteban

Periodista. Nacido en Parral, Chihuahua. Quintanarroense por decisión,bohemio de afición y franco aun con el riesgo que implica.
Cerrar