Raúl Caraveo Toledo

López Obrador ya no impone la agenda, ahora gobierna de facto como Presidente electo no virtual.

Ahora por primera vez podemos decir que dos fantasmas del sistema político mexicano fueron exorcizados; uno el fraude electoral y dos el abstencionismo

A una semana del triunfo de Andrés Manuel López Obrador como Presidente electo por medio del voto el pasado domingo 1 de julio el escenario empieza a configurarse en un marco de optimismo y evolución de los diferentes actores. Inimaginable pensar éste escenario días antes del uno de julio. De ésta primera semana podemos destacar lo siguiente:

+ Proceso de votación superior al 60% pacífica y masivamente pro AMLO efecto que permea obviamente a Morena como partido, no a la inversa, es decir se votó por el trabajo incansable de Andrés Manuel y éste en su momento pidió el “voto parejo por Morena” lo que fue corroborado y cuyo efecto directo es el hundimiento del PRI y la posible desaparición de los partidos Encuentro Social y PANAL.

+ Indudable mayoría de Morena en ambas Cámaras y –hasta el momento- en 19 Congresos Locales lo que trae un liderazgo apabullante, solo visto en los más brillantes momentos del priismo del siglo pasado. Solo que en aquellos casos de “carro completo” no eran votaciones legítimas, siempre fueron permeadas del fraude. Ahora por primera vez podemos decir que dos fantasmas del sistema político mexicano fueron exorcizados; uno el fraude electoral y dos el abstencionismo. AMLO llega con la mayor votación que se tenga historia lo que le da una legitimidad incuestionable. El poder del Presidente electo es indiscutible, cualquier posible regateo que algunas voces hacen son estertores del pasado régimen de Estado; el pueblo de México optó por ceder la autonomía de forma uniforme a un hombre y un movimiento. A ese nivel llegó el hartazgo y rechazo a los partidos políticos históricos PAN y PRI, y sus recientes gobiernos

La lección PAN y PRI no la entienden, no es casual, nunca entendieron que no entendieron; hoy se debaten en guerras internas de los –ahora si- grupúsculos que quieren quedarse con la dirección de cada partido, sobre el PRD, del cascarón que permanecía ahora ya está quebrado en cientos de pedazos imposibles de reparar.

+ En la recta final del uno de julio dos personajes se erigen con un buen nivel, no podemos regatear la sobriedad de José Antonio Meade para reconocer temprano la derrota que desde las 11.30 am en el primer corte ya se anticipaba en Los Pinos, y la estatura de estadista de Enrique Peña Nieto. Algunos columnistas mencionamos con anterioridad que era el momento de EPN para dejar en plena libertad el proceso electoral y respetar los resultados, reconocer y ganarse con esos actos un reconocimiento nacional, simplemente por hacer bien su trabajo como Jefe de Estado, dejar una salida institucional y democrática a su fatídico sexenio, finalmente lo entendió y lo expuso; el país lo reconoce pero su partido no, el equipo de Peña-Meade al interior del PRI recibirá el trato de sepultureros del PRI. Aunque no es el único factor de la debacle del PRI ahora sí de ésta caída estoy seguro no se va a levantar y es muy fácil pronosticarlo sin gobiernos locales, ni congresistas locales y federales, sin dinero desviado de las paraestatales y Secretarías de Estado, el PRI se muere. Podrá cambiar de nombre o de piel, pero no podrá surgir en un México nuevo democrático en el que la corrupción alcance el nivel de delito grave.

+ Los factores de poder económico conocerán a un Presidente que escucha, dialoga, negocia, consensa; los empresarios ya lo acaban de sentir, se trata de entre todos los sectores dar salida a los grandes problemas nacionales, Andrés Manuel López Obrador lo entiende y aplica. Hay que poner a trabajar a todos los jóvenes o a estudiar, modelos exitosos como el modelo dual aplicado en Alemania de hecho ya se está aplicando en México por parte del CONALEP, programas nobles y generosos hay, solo falta que exista la voluntad de todas las partes para hacerlos más exitosos. Ya no más unas minorías selectas privilegiadas para repartirse el país.

+ Los medios de comunicación haciendo su trabajo con profesionalismo y ética podrán convertirse por amor a México en palancas de difusión para el desarrollo y crecimiento, quizá este paso no sea  inmediato pero va a llegar a encontrar su nivel. Uno de los renglones de ahorro para el próximo Gobierno Federal será sin duda el control de las erogaciones millonarias en publicidad oficial de Secretarías, órganos descentralizados, paraestatales, etcétera; AMLO si algo sabe es comunicar, empatar con los ciudadanos, su nueva política de comunicación social será ingeniosa y no dispendiosa.

En este renglón son muy buenos documentos para ver las dos más recientes entrevistas de Carlos Loret de Mola en su programa matutino Despierta con Carlos Urzúa próximo Secretario de Hacienda y Olga Sánchez Cordero próxima Secretaria de Gobernación.

https://noticieros.televisa.com/videos/carlos-urzua-futuro-secretario-hacienda-mesa-despierta/

La hiperactividad de AMLO, y la misma intensidad que demostró durante su campaña si es permeada a sus colaboradores y crea un efecto de cascada; como lo estamos viendo en la primera semana sin duda son una muy buena señal y genera buenas reacciones.

Gracias por su lectura y seguirme en twitter y facebook

 

@raulcaraveo

Comentarios
Tags

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Close