Nicolás Durán de la Sierra

‘Ley casitas’, el negocio inmobiliario

El Minotauro

La “ley casitas” concebida por el congreso estatal, la que permite al empresario inmobiliario armar conejeras en vez de obligarlo a construir vivienda digna aún para los empleados de bajo sueldo; esta ley, infortunada desde su origen mismo, será nefasta para todos si se llegase a aplicar tal y como está en Playa del Carmen o Cancún, donde ya existen los peores hacinamientos del Estado, esos que generan la violencia criminal que hoy vivimos.

Los diputados que, por su notoria debilidad intelectual o por su abierto interés, apoyaron la iniciativa, votaron también por la promiscuidad, por la violencia familiar y por todas las taras sociales que nos afectan a todos, incluidas las familias de los legisladores. Desde luego, los empresarios del ramo, quienes gozarán de los fondos públicos para la vivienda, están de fiesta. ¿Hay algún ingenuo que crea que aquí no hubo negocio?

Baste decir que, como es fácil constatar, en la periferia de Cancún se pudren en el abandono miles de “pies de casa” hechos al vapor por empresas que, tras obtener fondos federales de fomento a la vivienda –el Issste o el Infonavit-, dejaron los proyectos inconclusos: sin agua potable ni calles y hasta sin luz eléctrica. Todo esto al mejor estilo del “fraude puro y duro” y, además, con toda la complicidad oficial.

La dicha “ley casitas”, como la ha calificado el ingenio popular, va contra del proyecto “Modelo de prevención de Quintana Roo” anunciado por todo lo alto el pasado julio por el gobernador Carlos Joaquín González. Este proyecto tiene al bienestar público como eje en la lucha contra el crimen urbano. Quizá los que avalaron dicha ley creen que la promiscuidad y el hacinamiento no son taras sociales, sino timbres de honor.

Comentarios
Etiquetas

Nicolás Durán de la Sierra

Originario de la Ciudad de México (1960) estudió periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con cursos externos de filosofía e Historia de la Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM Y de Economía en la Universidad Autónoma de Madrid, España.
Cerrar