Nacional
Tendencia

La prematura oposición al Presidente electo

Todavía no es declarado Presidente Constitucional, y a AMLO ya se le exigen cuentas

Desde el día que Andrés Manuel López Obrador fue declarado virtual ganador de las elecciones presidenciales, ha sido blanco de fuertes críticas principalmente por parte de aquellos sectores que, además de detestarlo, no votaron por él, con el argumento de que no podrá cumplir varias de sus promesas de campaña después de que sea declarado Presidente Constitucional por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Dichas críticas se multiplicaron desde que el futuro Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, en un programa de televisión conducido por el periodista Carlos Loret de Mola, aseguró que debido a la inflación los precios de los combustibles se mantendrán, e incluso aumentarán, al menos en los próximos dos años, con el argumento de que “no podemos estar alejados de la conducta que el mercado tiene en este producto”. Esto quiere decir que, de acuerdo a los movimientos que experimente el mercado internacional respecto a la oferta y la demanda, el precio de la gasolina tendrá que adecuarse conforme a éstos.   

Otros ejemplos de esta situación son las promesas que tienen que ver con la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, la eliminación del Estado Mayor Presidencial, el regreso del Ejército a los cuarteles de manera inmediata, la venta del avión presidencial y la cancelación de la Reforma Educativa. ¿Entonces podemos decir que el máximo líder de MORENA ha incumplido su principio de no traicionar?

Por principio de cuentas, el pueblo de México debe de saber que resulta imposible reestructurar al país en seis años, más aún con el legado de una deuda histórica por parte del gobierno saliente, que asciende a nada más y nada menos que 10 BILLONES de pesos, lo que equivale a más del 45% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano tan sólo al cierre del año 2017, esto quiere decir que lo más probable es que dicha deuda haya aumentado debido a la inflación.

Por un lado es comprensible el nivel de exigencia que la ciudadanía ha depositado en el todavía virtual ganador de estos comicios electorales desde el 1° de julio, ya que no es poca cosa que 30 millones de votantes le hayan otorgado su voto al representante más popular de las izquierdas en México actualmente. Tan es así que hasta la “alternancia” de Vicente Fox lograda por allá del año 2000, quedó opacada de forma sorprendente con tan abismal resultado obtenido por el tabasqueño.

Por otro lado, es sumamente importante que aquella oposición que de forma prematura se ha pronunciado en contra del Presidente electo y de su movimiento, no pierda de vista que todavía tenemos a un Presidente Constitucional que en estos momentos se encuentra gobernando a este país, llamado: Enrique Peña Nieto. Dicho lo anterior, es obligatorio que de igual manera esa misma oposición no pierda su perspectiva crítica fundamentada y constructiva, si es que la tiene, ya que la mayoría de las veces sucumbe ante la perspectiva acrítica prejuiciosa y vendida.

Ya llegado a este punto, quiero aclarar el porqué de llamarle “prematura” a la oposición heredada y surgida desde el triunfo de Obrador. En primer lugar, como lo mencioné al principio de éste artículo de opinión, ni siquiera ha sido declarado Presidente Constitucional por el TEPJF. Y aclaro, no estoy diciendo que no sea necesaria una oposición para el gobierno de AMLO, ya que en todas las democracias representativas consolidadas es necesaria para que actúe como contrapeso a las decisiones tomadas por el gobierno en turno, sean buenas o malas, más bien quiero hacer énfasis en el absurdo de una oposición en apariencia imparcial hacia un político que aún no ocupa el cargo que la ciudadanía le confirió.

En segundo lugar, por mero sentido común, resulta infantil suponer que todas y cada una de las propuestas de campaña que se prometieron van a ser implementadas a la brevedad arrojando resultados inmediatos, es más, resulta aún más infantil y hasta ridículo suponer que todas y cada una de las propuestas van a tener éxito, ya que aunque no se quiera siempre existirá un margen de error. NO EXISTE, NI EXISTIRÁ GOBIERNO PERFECTO, así que si hay críticos que piensan que toda propuesta pronunciada por Obrador será viable y exitosa está tristemente equivocado. Aquí lo que se enfatiza con todo lo argumentado es la importancia que tendrá la discusión, planeación, legislación y correcta implementación de esas propuestas.   

No olvidemos que nos encontramos ante un representante que desde el inicio de este mes ha decidido cargar con una enorme responsabilidad de esas millones de personas que ante el hartazgo de los malos resultados de gobiernos priistas y panistas, decidieron por fin otorgarle esa oportunidad que desde el año 2006 viene pidiendo de manera reiterada; la de convertirse en Presidente de este país. Esto con la finalidad de, si no lograr revertir la crisis política, económica y social que hoy en día está sufriendo la nación de manera notable, al menos sentar las bases para que futuros gobiernos puedan hacerlo. Obviamente esto no es una tarea fácil, ya que estas crisis son el resultado de muchos años de saqueo, corrupción y despilfarro, pero si desde este momento no se pone en marcha este proyecto: ¿Hasta cuándo comenzarán las cosas a mejorar?  

La única opción que nos queda como ciudadanía es esperar a que, tal y como lo prometió, el próximo Presidente Constitucional cumpla con su palabra. En caso de no hacerlo (porque también existe esa posibilidad), esa oposición que ya da mucho de qué hablar tendrá la obligación de exigirle, con todas las facultades que sus derechos civiles le otorgan, esos resultados que se esperan al mediano y largo plazo. Los votantes ya cumplieron con su parte al otorgarle el poder al tabasqueño con su sufragio, ahora es turno de éste para cumplir con la suya, porque los ojos de todo México a partir del 1° de diciembre se posarán sobre él de manera permanente, exigentes de un cambio que prometió a como dé lugar en un México que de manera histórica eligió a la alternancia como última esperanza para salir de su crisis en la cual se encuentra hundido desde hace años.

 

Gracias por su lectura.  

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

Comentarios
Etiquetas

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Cerrar