La neta en México le guste o no

Por: Ana Ledesma Canaán

165

Dentro de poco más de un año, los mexicanos veremos cómo los perdedores (partidos y candidatos) en las elecciones presidenciales reclamarán “fraude” y será, si las gana el PRI, producto de “una elección de Estado”. ¿Existirá el fraude? ¿Se podrá probar el fraude? ¿Conviene participar si se anticipa que habrá fraude? ¿Cómo evitar el fraude?

-El próximo Presidente de la República (gane quien gane) llegará al cargo con los sufragios de poco más del 30 por ciento de los votantes y con un porcentaje menor de los inscritos en el padrón electoral. Imagine usted que el abstencionismo llega al 50 por ciento de los inscritos en el padrón electoral, entonces, los votos efectivos que recibirá el ganador ascenderán, entonces, a poco más del 15 por ciento de la ciudadanía. ¿Será legal y legítimo el nuevo Presidente? Legal, sí, la ley no prevé ninguna votación mínima; ¿legítimo?, es una buena pregunta. No se distraiga pensando en una segunda vuelta electoral. Ya no hay tiempo para reformar la Constitución y la legislación electoral para el proceso del año próximo.

Comentarios