Eros Ortega Ramos

La liberación del Doctor Mireles

Por Eros Ortega Ramos*

En el año de 2013, el médico José Manuel Mireles Valverde, emergió como un nuevo líder social al frente de las milicias de las llamadas “autodefensas” que luchaban en contra de la organización criminal “Los Caballeros Templarios”, en varios municipios de tierra Caliente en Michoacán. Las principales razones por las cuales el doctor decidió recurrir al uso de las armas para combatir a estos peligrosos grupos ligados al narcotráfico, fue por el asesinato de algunos de sus familiares a manos de éstos, al igual que por el secuestro del cual fue víctima. Tiempo después de su liberación, el abuso que ejercieron hacia su familia y hacia diferentes habitantes de la comunidad rural de Tepalcatepec provocaron el levantamiento de Mireles y de diferentes habitantes de la mencionada comunidad. Tan grave era el abuso sufrido por parte de estos grupos delictivos que, según declaraciones del mismo dirigente, en ocasiones se llegaba a la tortura y a la decapitación de civiles como consecuencia de la desobediencia a sus medidas autoritarias impuestas.

En el mes de enero de 2014, Mireles sufrió un aparatoso accidente aéreo mientras se dirigía hacia la comunidad de Zicuirán. Dos semanas después del acontecimiento, de manera sospechosa el Gobierno Federal dio inicio a diferentes operativos para controlar las manifestaciones de violencia en aquel estado, mandando al ejército a las calles para actuar en contra de los cárteles del narcotráfico, tal y como inició Felipe Calderón en el año de 2006 con su llamada “Guerra contra el narco”. Tiempo después de que las autodefensas fueron notificadas de la inconformidad del Gobierno por su notable crecimiento en diferentes municipios de Michoacán, el consejo de éstas se distanció poco a poco de Mireles, llegando a aseverar que él ya no era un miembro activo de la dirección, ni el portavoz oficial (ya que él fue el que dio inicio al movimiento) de las mismas, por lo tanto, dichas funciones fueron relegadas a su ex guardaespaldas y supuesta mano derecha, Estanislao Beltrán, alias “Papa Pitufo”, que por cierto, vistió orgulloso el uniforme de las Fuerzas Rurales del Gobierno mientras Mireles era buscado para ser aprehendido.

En el mes de junio de ese mismo año, Mireles Valverde fue encarcelado por el delito de portación de armas de uso exclusivo del Ejército en el penal 11 de Hermosillo, Sonora. Dos años después, en enero de 2016, el líder que parecía inquebrantable ofreció disculpas a su familia y al Gobierno Federal por intentar combatir a los Caballeros Templarios mediante acciones fuera de la ley: “Aprovecho este mensaje para pedirle perdón al gobierno de México y a sus instituciones oficiales y no oficiales, y a su estructura esparcida por todo el territorio nacional, por haberles faltado el respeto con las palabras o acciones, por haberlos ofendido con mis omisiones y desobediencia civil” (Proceso, 10/I/16). De igual forma, la salud del combatiente se vio gravemente afectada en los meses posteriores a su detención, y no es para menos; ¿Quién en su sano juicio puede vivir en paz sabiendo que su libertad fue arrebatada?

En el mes de mayo del año en curso, José Manuel Mireles fue liberado de prisión luego de pagar una fianza de 30 mil pesos, gracias a una resolución emitida por un juez federal. No obstante, seguirá un proceso penal en su contra, además de cumplir con ciertas condiciones, sólo que esta vez en libertad: “El inculpado deberá cumplir con las siguientes medidas cautelares: presentarse periódicamente a firmar ante dicho Juzgado; exhibir una garantía económica por la cantidad de $30,000.00 (treinta mil pesos 00/100 moneda nacional), no salir de la entidad ni del país; así como tampoco acercarse o comunicarse con determinadas personas” (AristeguiNoticias, 11/V/17).

Toda la breve cronología escrita anteriormente fue redactada con la intención de que el lector cuestione los acontecimientos de manera crítica e informada. La aparición de organizaciones civiles como las “autodefensas”, y la aprehensión y posterior liberación de uno de sus máximos líderes, José Manuel Mireles, expone tres principales fenómenos sociales que se han venido desarrollando a lo largo de varios sexenios:

  • El narcotráfico ha tomado el control de varios estados de la República Mexicana, a tal grado que las autoridades se muestran indefensas ante el incremento de la violencia que éstas han traído consigo.
  • El incremento de la violencia en varios estados controlados por organizaciones criminales financiadas por el narcotráfico, ha orillado a la misma ciudadanía a buscar alternativas alejadas de la legalidad y apoyadas en la violencia (en este caso el uso de las armas), para garantizar su seguridad que se supone, debe de ser provista por el mismo Estado.
  • Esta búsqueda de alternativas es fuertemente sancionada por el Estado, a tal grado de despojar de su libertad a toda aquella persona que cuestione el funcionamiento de las instancias encargadas de brindar justicia, transgrediendo a las mismas, con la conformación de organizaciones civiles armadas.

Mireles creó un antecedente de insurgencia popular armada, ante la inacción e ineficiencia del Gobierno Federal hacia organizaciones criminales que desde hace más de una década han corrompido a gran parte de las instituciones que de manera irónica, son las encargadas de brindar seguridad y justicia a la ciudadanía mexicana. A este mismo Gobierno no le conviene que la gente empiece a manifestar su inconformidad mediante protestas y acciones ajenas al cauce de esas instituciones, por lo tanto, todo aquel que ose de alterar el orden mediante actos de “rebeldía”, es sofocado por parte del mismo Estado, privándolo de su libertad y utilizándolo como antecedente ante futuros actos rebeldes similares. Así, se apacigua cualquier expresión de inconformidad, recurriendo al miedo que causa la intimidación y que a su vez esconde tras de sí a la amenaza implícita; una amenaza de pérdida de garantías si se pretende violar la legalidad del “orden establecido”.

Gracias por su lectura.

Twitter: @erosuamero
Facebook: Eros Ortega Ramos
Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

*El autor es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Comentarios
Etiquetas

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Cerrar