La Estudiante y el Sr. Henri: Entretenido, aunque poco original, film francés

El francés Ivan Calbérac nos trae la adaptación cinematográfica de su propia obra de teatro “La estudiantes y el Sr. Henri”.

176

Por su edad y delicado estado de salud, el Sr. Henri (Claude Brasseur) ya no pude vivir solo, por lo que acepta, a regañadientes, la propuesta de su hijo Paul (Guillaume de Tonquédec) sobre alquilar una de las habitaciones de su departamento. A ésta llega Constance (Noémie Schmidt), una joven estudiante que arriba a París con más problemas que ilusiones. Tras poco tiempo de vivir ahí, el Sr. Henri le hace una propuesta a Constance, la cual desatará un auténtico caos en la familia.

Tras el éxito de la obra de teatro  “La estudiantes y el Sr. Henri”, Ivan Calbérac, autor de ésta, decidió que era buena idea hacerle una adaptación cinematográfica. El resultado: un drama con toques de comedia (o comedia con toques de drama) bastante cumplidor, con actuaciones sólidas y con uno que otro mensaje interesante; pero que, lamentablemente, cae en los lugares comunes de este tipo de cintas.  

La película empieza de una manera muy común y tranquila, da la impresión de que estaremos ante una film de anécdotas, lleno de fórmulas y clichés típicos de este tipo de films, y aunque en su fondo sí es algo repetitivo, no lo es en su forma. A partir del segundo acto rompe con lo tranquilidad que tenía su narrativa en el primero y comienzan una serie de sucesos alrededor de la vida de los personajes. Insisto, el mensaje no es del todo original, pero en su forma la película ofrece cosas nuevas, interesantes y entretenidas.

Aparte de contar con una narrativa que vale la pena, la cinta cuenta son un sinfín de mensajes tan interesantes como clichés. Su fondo se basa en la relación paterno filial y aunque no se necesita ser muy perspicaz para saber por dónde va la cinta, es un hecho que en lo que se llega al clímax de este mensaje ya pasaron un sinfín de cosas que inclusive te hicieron olvidarte de a dónde iba la cinta para sumergirte en el viaje por las historia de los personajes.  

“La estudiantes y el Sr. Henri”, a pesar de sus mensajes y narrativa interesante, encuentra su mayor fortaleza en sus actuaciones, actores que sin ser de talla internacional, aunque sí muy conocidos por aquellos rumbos, cumplen a la perfección con una tarea muy difícil para un histrión: hacer reír sin caer en los absurdo, ser dramáticos sin caer en lo lacrimógeno. Logran llevarnos de una emoción a otra en poco tiempo, inclusive en una misma escena, su rango actoral es amplio y cumplen con cada escena. Por supuesto, este punto no se podría entender sin sus dos protagonistas, Noémie Schmidt y Claude Brasseur, sobre los que se basa la historia y que consiguen generar la química necesaria para formar una entrañable pareja dispareja.

 

Este film del francés Ivan Calbérac consigue su primer objetivo, entretener, tal vez no a todo público ya que es una cinta que se basa en el dialogo, pero sin duda resultará entretenido ya que no es una película de anécdotas, tiene una historia con altibajos y situaciones cómicas que pueden ser entretenida para cualquiera. Los mensajes que trata de transmitir está ahí de una forma muy orgánica, no parecen metidos con calzador por lo que la cinta no se convierte en una experiencia moralina. “La estudiantes y el Sr. Henri”, sin ser nada extraordinario ni refrescante, es una buena propuesta para los que disfrutan del cine europeo y para los que quieren un descanso de comedia formularias, súper heroínas luchonas, terror que no da ni risa y películas ridículas de acción.

Comentarios
Calificación
Propuesta entretenida aunque poco original.
Freddie Montes
Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos