Julián Puente

La escasa rendición de cuentas

El tema de la transparencia en el manejo de los recursos públicos, constituye un aspecto fundamental para evitar que se incrementen los niveles de corrupción en nuestro país. A pesar de los esfuerzos del gobierno federal y de los gobiernos estatales por establecer procesos transparentes y equitativos en las licitaciones públicas, aún queda un gran camino que recorrer para estable mecanismos eficientes y confiables. En América Latina los temas de transparencia y acceder a la información pública  han tenido su aceptación bajo el atractivo de que aminoran la corrupción, provocan la eficiencia de los servidores públicos y mejoran la calidad de vida de las personas.  Desafortunadamente estas ventajas no han tenido el impacto deseado en las personas, en los gobernados. Algunas de las razones se deben, por ejemplo, la falta de espacios para debatir y abogar por el respeto al derecho de acceso a la información pública. Muchos ayuntamientos carecen de actualización en sus páginas de transparencia y el organismo que se encarga de vigilar y regular lo anterior, el ITAIPQROO continua en el limbo a pesar de que ya diputados federales aprobaron la nueva ley de transparencia. En nuestro país el derecho de acceso a la información pública requiere de una política educativa, tanto gubernamental como en las instituciones privadas, que promuevan y patrocinen la preparación en este tema; es una realidad que en los estudios tanto de pregrado como en los de posgrado se omita esta materia de estudio. De la misma forma es necesaria una bibliografía mayor dada la falta de demanda. Lo que es  una realidad es que aún existe en nuestro país una enorme necesidad de avanzar en el tema de transparencia y rendición de cuentas, pues pese al incremento en visitas a los portales de transparencia y solicitudes realizadas, las autoridades responsables de brindar la información requerida a la ciudadanía se siguen resistiendo a proporcionarla. A esto habrá que añadir el excesivo uso del carácter de “reservado” con el que mucha información es catalogada. En mi opinión el principal obstáculo del acceso a la información es la inexistencia de datos, además de la falta de criterios sobre la clasificación de archivos, y que ambos son fundamentales para documentar la gestión cotidiana de lo público. Los retos en el tema de transparencia son de orden normativo, institucional y político. Por ello, a nivel formativo se debe establecer cómo alinear plazos, criterios y garantías de acceso; las causales de reserva y confidencialidad, homologar procedimientos y sanciones. A nivel institucional cambiar la gestión interna, los tiempos de las resoluciones, coordinar las instancias, crear indicadores de rendición de cuentas y capacitar a funcionarios y nuevos sujetos obligados. Ya que parece ser que lo institutos de transparencia en el país solo sirven para absorber gran cantidad de recursos del erario público sin dar los resultados que la ciudadanía espera o cuando menos para hacer que el tema de transparencia sea utilizado cada vez más por la ciudadanía. En la nueva reforma de transparencia se amplía el número de sujetos obligados a cumplir con  las leyes de transparencia y rendición de cuentas ante la sociedad, llámense Partidos Políticos, fideicomisos, sindicatos y, en general, cualquier persona física o moral que reciba y ejerza recursos públicos o realice actos de autoridad en cualquiera de los niveles de gobierno quienes en teoría ya están obligados a contribuir con la información que solicite la ciudadanía. Hasta el momento en lo que respecta a Quintana Roo muy poco avance se ha visto del órgano local de transparencia pese a que recibió un aumento en su presupuesto anual. La rendición de cuentas implica, mantener informados a los ciudadanos, sobre los actos y decisiones de los órganos de gobierno, de manera transparente, es decir, de forma clara. La rendición de cuentas sirve para garantizar que todos los servidores públicos, cumplan sus funciones con transparencia, honestidad, eficiencia y eficacia. Desde 2002, cuando se promulgó la primera Ley Federal de Transparencia, se han multiplicado las solicitudes de información a los gobiernos, pero ello no se ha traducido siempre, ni en mejor gestión de gobierno, ni en mayor rendición de cuentas, ni en menor corrupción. Los medios de comunicación, los organismos de la sociedad civil y los partidos políticos han sido los principales usuarios de información, y en ocasiones la usan para acusaciones políticas cuando detectan anomalías en la información gubernamental. A nivel local el problema es mayor: los órganos de fiscalización funcionan con menores estándares de calidad, pero el problema de fondo es que la transparencia o la fiscalización no tiene consecuencias.

Comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Cerrar