Eros Ortega Ramos

La apología del delito en el periodismo mexicano

El periodista, Ricardo Alemán, fue acusado de promover la apología del delito contra AMLO

El pasado fin de semana el periodista, Ricardo Alemán, quien conducía un programa en el canal de televisión digital terrestre, Foro TV, perteneciente a Televisa, y en el canal Once TV, perteneciente al Instituto Politécnico Nacional (IPN), compartió en Twitter una polémica publicación en donde invitaba de manera indirecta a los “chairos” a asesinar al candidato presidencial por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador. Entiéndase aquí el término –chairo- como: “Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes” (ElUniversal, 26/VI/17), de acuerdo a la definición propuesta por el Colegio de México (COLMEX).   

La publicación, que posteriormente fue eliminada de la red social por el propio Alemán debido a la ola de críticas que suscitó en su contra, se muestra a continuación:

Como se mencionó anteriormente, el también columnista del diario –Milenio-, poco tiempo después de haber compartido la imagen fue duramente criticado por distintos internautas de Twitter y Facebook, entre ellos el escritor y periodista, Julio Hernández López, mejor conocido como Julio “Astillero”, quien le respondió creando el hashtag, #NoAlPeriodismoSicario, condenando de manera enérgica su proceder en la mencionada red social en contra del político tabasqueño:

Ante esto, el periodista aseguró que estaba siendo víctima de una campaña de censura en contra de su libertad de expresión, y como es su costumbre, respondió con su personal estilo que lo caracteriza:

Hasta este punto el periodista (si es que se le puede llamar así), no visualizaba la dimensión de las consecuencias que su publicación traería consigo, ya que inclusive sería denunciado por promover la apología del delito: “El periodista Ricardo Alemán fue denunciado ante la Procuraduría General de la República (PGR) por un ciudadano, quien lo acusó de “hacer apología del delito de homicidio. En calidad de ciudadano, el abogado Ricardo Peralta acudió a la oficialía de partes de la dependencia federal para presentar la querella contra el columnista” (Proceso, 07/V/18).

Ante todo, los medios de comunicación, principalmente los digitales, no minimizaron la gravedad de sus declaraciones, esparciendo la información rápidamente e incrementando así la indignación de la sociedad, a tal grado que al orgulloso comunicador no le quedó de otra que justificar su imagen con el pretexto de -la advertencia-:

Horas después, Alemán fue despedido por Televisa y Canal 11: “La Dirección General Corporativa de Comunicación de Televisa emitió este domingo un comunicado donde anuncia que dio por terminada la relación laboral y las emisiones del programa “La Mudanza” que Alemán conducía en el canal Foro TV […] En otro tuit, Alemán confirmó que Canal 11 le canceló el programa “Despertador Político”. La televisora tomó la determinación de cancelar la emisión por los mismos motivos que Televisa” (Proceso, 06/V/18).

Es importante recordar que el hashtag, #NoAlPeriodismoSicario, fue trending topic nacional ese día, exhibiendo la poca ética del comunicador al promover implícitamente un homicidio hacia un candidato presidencial. Independientemente de que no se simpatice con determinado político, sea cual sea su afiliación partidista, es inaceptable que se use la libertad de expresión para incitar a este tipo de ilícitos. Y no es ninguna exageración, ya que estamos enfrentando una situación de violencia que ha dejado más de 80 candidatos muertos a puestos de elección popular desde mediados del año pasado hasta la fecha.

Porque no hay otro calificativo para tal acto, estimado lector, que el del periodismo sicario; aquel que se materializa en el periodismo irresponsable que alienta a la violencia, y en el peor de los casos, a la privación de la vida mediante el asesinato. Por lo tanto, toda expresión que alimente la apología del delito como la de este señor debe de ser condenada y sancionada de manera inmediata, para evitar que esta profesión, hoy violentada hasta el cansancio con sangre injustificada, ahora se vea manchada con sangre legitimada.  

Gracias por su lectura.  

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

Comentarios
Etiquetas

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Cerrar