Raúl Caraveo Toledo

Jamás entendieron y siguen igual

Se acabaron las ideas y las propuestas, desperdiciaron valiosos meses en confrontaciones estériles que jamás cambiaron la combinación: 46-24-20 jamás superaron como su tema la crítica a AMLO sin consecuencias o efectos positivos para ambos, jamás consideraron en nivel de rechazo por parte de la ciudadanía, los analistas oficialistas perdieron credibilidad

En realidad las promociones (campañas) de los hoy candidatos a la presidencia  comenzaron en diciembre cuando ya estaba definido Ricardo Anaya y en días más surgió la definición de José Antonio Meade; luego entonces es una campaña de siete meses en la realidad de los cuales hoy estamos a un mes de que se cierre la promoción permitida lor el INE  el día 27 de junio y el domingo 1 de julio salgamos a votar.

A partir de hoy estamos a un mes de las elecciones, prácticamente, habrá un debate más el día martes 12 de junio, que bajo la perspectiva que nos ofrecieron los anteriores no creo que haya sorpresas. Ese mes que falta se acorta a la mitad ya que el jueves 14 de junio es la inauguración del Mundial de Rusia y México es un país muy aficionado al futbol todo lo que pase en las campañas y dimes y diretes entre los candidatos pasará a segundo plano.

EL mensaje de los equipos de campaña de Anaya y Meade que quieren reafirmar la idea que aún es tiempo de remontar las encuestas y cambiar la ecuación de 48-24-20 es un gran sueño guajiro.

Llegó el momento mexicanísimo de la improvisación en búsqueda de golpes espectaculares para modificar la ecuación 48-24-20 mientras que los personajes indecisos o definidos pero que aún no habían externado sus preferencias se arman del valor que les permite estar en el equipo ganador y se definen públicamente, diario vemos uno o dos. Algunos medios se aprestan a descalificarlos.

También llegó el momento de las verdades a medias, quienes no han entendido la dinámica de las redes sociales y del internet, como es su costumbre se les hace fácil mentir, con seguridad y desparpajo.

Luego del segundo debate el equipo de Meade y medios afines han hecho crecer el señalamiento de Nestora Salgado como una secuestradora a la cual López Obrador está aplicando la amnistía. Completamente falso, al revivir un asunto así dan evidencia de su poca creatividad o de su falta de argumentos firmes que apuntalen su campaña.

En medios Ricardo Anaya y su equipo dicen que están a tiempo y recorrerán el país y remontarán las encuestas; si no lo hicieron a su tiempo es imposible prácticamente que lo hagan en cuatro semanas. Como son costumbre ambos Anaya y Meade hacen un evento diario en espacios cerrados; muchas veces los cancelan por falta de asistentes, hasta hoy no han recorrido los 2 mil cuatrocientos sesenta y tantos municipios del país, ni lo harán. Sus campañas en cierta medida las han basado en información falsa o verdades a medias y esto con el apoyo de algunos conductores de noticieros y comentaristas oficialistas.

Las viejas estrategias del pasado ya no funcionan porque son desmentidas en un breve tiempo, en el pasado tenían el control de los medios de radio y televisión, era muy fácil repetir una mentira y que esta quedara en el consciente colectivo, hoy ya no.

La “nueva” estrategia de José Meade en el segundo debate fue de Carlos Alazraki  de igual forma el video que Javier Lozano expuso en su cuenta de twitter, luego retiró y se disculpó en el que se quiere despreciar a los ancianos por no poder manejar un auto moderno y menos un país; son desafortunados eventos del nuevo publicista recién contratado por Meade. A cuya candidatura se antoja imposible remontar veinte puntos para competir con Andrés Manuel López Obrador.

Es interesante ver y escuchar como los equipos de ambos candidatos del segundo y tercer sitio hacen malabares y atropellos a la historia y economía para justificar e intentar posicionar como la mejor opción a Meade, en medios nacionales, sin darse cuenta que esa ya no es la opción ni el camino adecuado para promover su imagen.

En los últimos tres días es el affaire Nestora Salgado es el tema y –además- impuesto por José Meade más difundido. Dos cosas: Nestora es un caso de excepción y no una prófuga de la justicia como la madre de Roberto Borge, el caso es debatible pero no bajo este contexto.

Que piensa un ciudadano común y corriente –como un servidor- cuando la estrategia de campaña del candidato en tercer sitio José A. Meade entra en debate y competencia directa contra una candidata al Senado Nestora Salgado y con argumentos falaces basa su enfrentamiento. Es ese su nivel.

Que no es acaso un encuentro competitivo entre candidatos presidenciales.  En este desarrollo del pos debate dos estrategias están demostrando más inexactitudes, más contradicciones, menos ideas, menos efectividad.

EL PRI apuesta a su voto duro, que ya no existe, ¿creen acaso en apoyo de los maestros, los petroleros, los mineros, las enfermeras, los campesinos? Y Ricardo Anaya apuesta a los indecisos. Ambos se parecen mucho, apuestan a un sueño; que la elección se disputa entre tres tercios y de ahí puedan ganar. Eso es inviable.

En lo que eso ocurre el candidato puntero Andrés Manuel López Obrador continua con el horizonte despejado, haciendo gala de su empatía con el pueblo vuelve a pedir un aventón en motocicleta para llegar a un mitin en la Álvaro Obregón (cuarto evento del día con 10 mil asistentes) sin absolutamente ninguna seguridad o protocolo, el pueblo, la sociedad civil o –mejor dicho- los transeúntes le dan más demostraciones espontáneas de respaldo. http://www.eluniversal.com.mx/elecciones-2018/amlo-vuelve-pedir-aventon-para-llegar-mitin-en-alvaro-obregon

¿Cuál será el siguiente episodio de este proceso?

Se acabaron las ideas y las propuestas, desperdiciaron valiosos meses en confrontaciones estériles que jamás cambiaron la combinación: 46-24-20 jamás superaron como su tema la crítica a AMLO sin consecuencias o efectos positivos para ambos, jamás consideraron en nivel de rechazo por parte de la ciudadanía, los analistas oficialistas perdieron credibilidad.

 

Gracias por su lectura y recomendaciones en twitter y facebook

@raulcaraveo

Comentarios
Etiquetas

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Cerrar