Hombre de Familia: Drama paterno-filial que peca de genérico

Gerard Butler, Gretchen Mol, Willem Dafoe y Alison Brie protagonizan “Hombre de familia”, un drama familiar sumamente genérico.

110

Dane Jensen (Gerard Butler) es un exitoso reclutador corporativo obsesionado con el trabajo, todo el día se la pasa en la oficina o atendiendo llamadas, por lo que su tiempo de calidad con la familia se ve reducido al mínimo. Cuando su jefe Ed Blackridge (Willem Dafoe) decide retirarse, Dane comienza una batalla contra su colega Lynn Vogel (Alison Brie) para quedarse con el puesto de jefe de la compañía, aunque esto signifique reducir aún más el tiempo que pasa con su familia. Pero cuando el hijo de Dane, Ryan (Max Jenkins), es diagnosticado con una terrible enfermedad, ésta tendrá que encontrar la manera de atender a su hijo sin descuidar sus aspiraciones profesionales.

No se necesita ser muy perspicaz para descifrar a donde va encaminada esta película sin hacer nada más que leer la sinopsis. La típica historia del hombre obsesionado con el trabajo que no tiene tiempo para su familia pero que cierto acontecimiento lo hace cambiar/descubrir algo/encontrarle el sentido a la vida. No hay más, eso es todo lo que nos ofrece “Hombre de Familia”, una historia predecible que en su transcurso está llena de clichés y cuyo ritmo es tedioso.

Y es que este film, ópera prima del director Mark Williams, cuenta con un sinfín de problemas, aparte de la ya comentada falta de originalidad en su premisa. El primero de ellos es que es muy predecible, no me refiero sólo a su historia o resultado final, también a muchas escenas en las que al espectador le resultará sumamente sencillo descifrar la conclusión del momento. Y es que todos los elementos que nos presenta “Hombre de Familia” son sumamente genéricos.   

Hay varios momentos en los que la novatez del director se hace presente. Uno de ellos son los errores que hay en algunas escenas, por ejemplo, el hijo del protagonista está internado en un hospital pero en las primeras escenas que vemos esto, el niño no está conectado a ningún aparato, en vez de hospital es como si estuviera en un hotel cinco estrellas. Otros problemas que denotan que el director de la cinta es un novato son los errores de continuidad en algunas escenas y la mala dirección de actores.  

El guionista de esta cinta es el también novato Bill Dubuque, escritor que tiene en su haber los guiones de “El Contador” (la cinta protagonizada por Ben Affleck) y “El Juez”, otro drama paterno-filial bastante mediocre y pretensioso –y con un sinfín de mentiras sobre el mundo de la abogacía- pero que por lo menos tuvo una buena aceptación entre el público en general, no así con la crítica. Este hombre es el responsable, además de varios de los problemas antes comentados, de que los personajes de este film sean una farsa, ninguno tiene un arco de personaje bien definido, les pasan cosas de gran importancia que no los cambian pero las pequeñeces si logran mover algo en ellos. Su actuar no es lógico, sólo pasa porque sí. Inclusive no permite la empatía con los que personajes que pretende generarla, al contrario, hay momentos en donde le das la razón al personaje que supuestamente está tomando las malas decisiones.

Todas las actuaciones son sumamente acartonadas. La pareja protagónica (Gerard Butler y Gretchen Mol) no transmite emoción alguna, cuando están tristes, enojado o teniendo sexo sus expresiones son las mismas. Cuando lloran, ambos, se ve sumamente falso, creo que he visto mejores actuaciones de algunos jóvenes de “La Rosa de Guadalupe”, de verdad. El hijo de ellos es interpretado por Max Jenkins, quien logra ser tierno, simpático y cumplidor con su papel; el problema es que no aparece lo suficiente como para poder cargar con el peso de la película y así conseguir que el rubro histriónico no sea tan decepcionante. De la otra hija de la pareja no hay nada que decir, no porque lo haga mal o bien, sino porque casi no está en escena, parece que nada más tienen un hijo. Willem Dafoe y Alison Brie, sin ser nada extraordinarios, consiguen cumplir en sus papeles.

¿Tiene “Hombre de Familia” algo a su favor? Sí, aunque suene ilógico uno de sus principales problemas resulta un punto a favor, al ser una historia tan genérica y de fórmula consigue que varios espectadores encuentren en ella una buena opción, no la considerarán una joya ni se la pasarán días hablando de ella, pero al ser una película que no le exige nada al espectador puede que con ella pasen un rato agradable en el cine mientras se atascan de palomitas, refrescos y nachos.

“Hombre de Familia” es la típica película que le pones a tu familia un domingo por la tarde cuando la mitad de ellos se quieren dormir y a la otra mitad le importa un carajo lo que pase a su alrededor. Y sí, yo sé que por la trama algunos estarán pensando en llevar a su papá a verla al cine este día del padre, pero les doy un consejo, no lo hagan, no castiguen así a sus padres en su día.       

Comentarios
Calificación
Este drama peca de cliché.
Freddie Montes
Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos