Q.Roo

Holbox a punto del colapso por falta de servicios

La isla busca ser Pueblo Mágico, pero antes debe enmendar problemas de sanidad; crecieron al 100% y tienen servicios de hace 30 años

La isla de Holbox, al norte de Quintana Roo, vive un colapso. La ausencia de drenaje pluvial y sanitario, así como el deficiente manejo de sus residuos sólidos ponen en riesgo su acuífero y la calidad del agua del mar, que recibe anualmente al tiburón ballena, considerado el pez más grande del mundo.

El año pasado el basurero se incendió afectando la calidad del paisaje y la salud de los habitantes; además las lluvias provocaron que, a momentos, la materia fecal se mezclara con el agua y la arena en las calles.

El asunto ha llegado a tal grado que durante el verano de 2017 la población lanzó un ultimátum a la autoridad: o solucionaban la problemática o se prohibiría el acceso a la paradisiaca isla que, aun con su caótico devenir interno, ve crecer su éxito turístico y aspira a ser declarado Pueblo Mágico.

El 26 de enero pasado, el ayuntamiento de Lázaro Cárdenas —al que pertenece la isla— tomó protesta a integrantes del comité que debe conjuntar las evidencias de que se cumple con los 10 lineamientos para que Holbox alcance la categoría de Pueblo Mágico, lo que le permitirá recibir recursos económicos para mejorar los servicios de alumbrado, imagen urbana y recolección de residuos.

Sin embargo, para el alcalde de Holbox, René Correa Moguel, el solo hecho de pensar que la autoridad municipal pretenda que la isla en sus condiciones actuales concurse para ser Pueblo Mágico es absurdo, pues la localidad está rebasada por la presión urbana y turística.

“Quien haya dicho que va a colapsar Holbox o que está a punto del colapso no vive acá, vino de turista. Estamos colapsados desde hace 10 años, eso es real”, asegura.

Viven con lo básico

Con 2 mil 500 habitantes, más las mil 800 personas que recibe —entre albañiles y turistas —, de lunes a sábado su seguridad pública está en manos de apenas seis policías.

No existe una Dirección de Protección Civil, ni Cuerpo de Bomberos por si se presenta algún incidente. Tampoco hay un hospital y el centro de salud —atendido por un doctor y dos pasantes de Medicina— abre de lunes a viernes con un magro presupuesto.

Los sábados trabajan hasta las 16:00 horas, así que el resto del tiempo “hay que encomendarse a Dios”, admite el alcalde del “hoyo negro”, como en español se traduce la palabra maya “Holbox”.

“Aquí no te puedes enfermar los fines de semana. El tema de la salud es muy complicado. El Centro de Salud a veces trabaja sin medicamentos, ni gasas. El oxígeno lo pone la alcaldía. Ahora medio la llevamos con las consultas de farmacias similares.

“Aquí si te da un paro cardiaco o algo más grave tienes que cruzar el mar para que te lleven a Cancún o a Valladolid o Tizimin, en Yucatán, que es lo que queda más cerca para atender problemas mayores”, asegura Correa Moguel.

El diagnóstico que el edil da sobre la situación social y ambiental de Holbox es devastador y contrasta con lo que uno puede apreciar a simple vista caminando por sus hermosas y extensas playas.

Servicios rebasados

De acuerdo con la presidenta de la Asociación de Hoteles de Holbox, Bárbara Hernández, la isla cuenta con más de 50 hoteles, la mitad de ellos afiliados a dicho organismo, y suma mil 063 cuartos, contando hostales y casas en renta. El 90% de sus habitantes viven del turismo y su ocupación promedio es de 80%.

El 19 de diciembre de 2016, al rendir protesta como alcalde de la isla, Correa Moguel se pronunció por frenar el crecimiento demográfico de Holbox, hasta que se pusieran al día los servicios públicos.

“Holbox ha crecido solo —habitacional y turísticamente hablando— y desbordando todos los servicios. La problemática que estamos enfocados en resolver son el drenaje y la basura. Crecimos al 100% y seguimos teniendo servicios de hace 30 años.

“Antes decían que se rebosaba porque se mezclaba el agua de lluvia y se salía, pero ¿ahorita? Tenemos dos meses sin lluvias fuertes y estamos igual o peor. Por eso creo que el principal problema visual, de salud y turístico, es el drenaje”, acusa.

La Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) está por entregar obras de introducción al drenaje. Se estima que los trabajos estarán listos hasta finales de febrero.

Recursos ajustados

La dependencia absoluta de Holbox del ayuntamiento y los pocos recursos que recibe la isla, pese a ser el que aporte la mayoría de ingresos a Lázaro Cárdenas, es otro problema.

Para la nómina, Correa Moguel recibe 65 mil 500 pesos a la quincena y 40 mil pesos mensuales para los gastos operativos, la compra de combustible y la reparación de unidades oficiales. Su gobierno está compuesto por él y cinco concejales, además de un par de policías y trabajadores administrativos. Su sueldo es de 6 mil pesos mensuales y el de los concejales, de 2 mil 200 pesos a la quincena. Dice que el presupuesto anual para la isla es apenas de 2 millones 053 mil 200 pesos.

“Siempre me dicen que no hay dinero. La verdad es que la alcaldía no tiene ningún poder de decisión, es un simple administrador. Se oye mal, pero es como suena, Holbox tiene un presupuesto poco digno”, afirma.

Comentarios
Fuente
El Universal
Tags

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Close