Julián Puente

Harakiri de Esquivel Vargas

Aunque la Constitución mexicana lo diga, en la realidad es insostenible, vía de regla, que los diputados sean “representantes populares” ya que no lo son, porque salvo honrosas excepciones muchos jamás se toman la molestia de consultar a sus representados con respecto a los temas que se debaten en el Congreso. Hoy existen diputados locales que por lo menos hacen como que trabajan y otros pocos si lo realizan. Pero existen algunos parásitos del erario que de plano no dan golpe; tal es el caso del diputado José Esquivel Vargas del Partido de la Revolución Democrática que ha sobresalido más por sus escándalos familiares y su afán de desprestigiar a la alcaldesa de Felipe Carrillo Puerto, Paoly Perera, que por su trabajo legislativo. Inclusive, si recordamos hace algunas semanas se vio involucrado en otro escándalo cuando amenazo a un compañero periodista en los pasillos del recinto lo que le orillo a pedir disculpas públicas y todo debido a su mal carácter y falta de cordura para aceptar que tiene abandonados a los habitantes de la zona maya del estado. Hoy el diputado Esquivel Vargas se puede ir olvidando de su sueño de ser alcalde del municipio de Felipe Carrillo Puerto ya que ese camino está más que trazado para que Paoly Perera Maldonado se reelija por un periodo más. Hoy muchos servidor públicos y desde luego el diputado Esquivel Vargas tiene una enorme tarea pendiente más allá de la agenda legislativa. La cual es que al saber que es rechazado,  lo menos que puede hacer es actuar con humildad y ser humilde empieza por pequeños detallitos tales como no creer que solo por ser diputado debe viajar siempre en clase premier como hacen la mayoría. Un parásito es un organismo que vive en el interior de otro ser vivo y se alimenta de las sustancias que éste produce, por lo general causando daños a su salud. Pues bien; esta definición viene como anillo al dedo para muchos partidos políticos que se alimentan del erario público, y desde luego para algunos diputados como Esquivel Vargas quienes dejan como saldo más perjuicios que bienes. Hay que recordar que el diputado José Esquivel no gano por su simpatía o porque la gente lo quiere, él fue un daño colateral de la arrasante victoria de Carlos Joaquín González en las urnas, así que debería primero que nada dar las gracias por la única vez que estará en algún puesto de elección popular. Y es que en su afán de ganar adeptos con miras a las elecciones del 2018, Esquivel Vargas lo único que ha ganado son enemistades y tropiezos cada vez más grandes que han hecho dudar a la cúpula perredista si este personaje podría garantizarles el triunfo en las urnas. Gente como el diputado Esquivel Vargas han estado pegados de la ubre y ahora quieren que sus cacharros hagan lo mismo; a aquellos cuya tarjeta de presentación está manchada por el sello de la corrupción y que han contribuido eficientemente en el descrédito de la política ante la sociedad. En síntesis, Quintana Roo no necesita parásitos de altos vuelos ni doctores de alto nivel, sino funcionarios de alto rendimiento; no necesita compañeros de partido, sino ciudadanos que se la partan en bien de los quintanarroenses; no necesita amigos incondicionales, sino operadores capaces de vencer las peores condiciones y ganarse la confianza y el respeto de los gobernados; no necesita lumbreras en la administración de los recursos, sino personas honestas que resistan la tentación de meter la mano en arca abierta. No necesita vividores que anden sueltos como los demonios, tras el perdón y la gracia de seguir viviendo cómodamente del presupuesto como ha pasado en años anteriores.

Comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Cerrar