Apuntes de la Semana

Haciendo y deshaciendo lo que quieran

El día 27 de febrero el Servicio de Administración Tributaria (SAT) concedió una prorroga a la presentación del nuevo esquema de contabilidad electrónica; este medida representa un alivio a los contadores y despachos contables ante esta novedosa y para algunos confusa obligación.

Mi apunte de esta semana va en torno a esta disposición del SAT; el gobierno federal ante los medios de comunicación nos quiere vender una idea de que entrar a la economía formal es muy fácil y rápido, sin embargo omite mencionar los costos que tiene que asumir el contribuyente deseoso de poner sus cuentas en orden. Si por un momento nos olvidamos de los costos de licencia municipal (algo bastante oneroso también y sobre todo burocrático), el contribuyente tiene que erogar en la aplicación contable de adquirir un equipo informático para poder subsanar esta nueva obligación fiscal; si no quiere complicarse la vida puede optar por la de acercarse a un profesional de la contaduría para que le brinde un servicio adecuado a sus necesidades. Por donde se vea el contribuyente tiene que seguir desembolsando.  

[su_note radius=”2″]La medida de contabilidad electrónica obliga a que mes a mes se suba a los servidores del SAT la información del contribuyente para que la oficina gubernamental pueda monitorear sus movimientos y en caso de algo no esté muy claro simplemente iniciar sus facultades de comprobación ante el ciudadano que cumple. [/su_note]

Mi reflexión se enfoca en que el fisco desea saber cómo utilizamos nuestro dinero los ciudadanos pero si los ciudadanos solicitamos información sobre que hacen las autoridades con nuestro dinero que contribuimos (a pesar de la existencia del IFAI) simplemente la respuesta es nula. Estamos ante una situación totalmente desfavorable, un gobierno que acecha y asusta al ciudadano por realizar actividades que contribuyen a la economía de la nación con el único objetivo de recaudar mas y mas dinero.

Insisto pero que tal si nosotros cuestionamos lo que las autoridades hacen con nuestro dinero, ahí sí, los funcionarios son expertos en mostrarnos su silencio. Como ciudadanos estamos mal acostumbrados: rogamos por nuestros derechos en vez de exigirlos. Acatamos medidas que afectan nuestro patrimonio sin decir nada.

Imagínese Usted lector somos un país con pobres niveles de educación, con poca cultura emprendedora y en consecuencia poco conocimiento informático, pero para el fisco somos un país de primer mundo donde todos dominamos la materia empresarial y por supuesto sabemos acerca de software contables, el que es un XML o una aplicación JAVA.

El que tengamos más acceso a internet (y  porque  no decirlo a Facebook o Twitter) no quiere decir que los ciudadanos estén manejando sus negocios vía programas informáticos (para muestra acuda a cualquier pueblo del país y entre a una tienda de abarrotes). Pero bueno mientras como ciudadanos no nos preguntemos un ¿Por qué?, ¿Para qué? simplemente seguirán haciendo y deshaciendo lo que quieran.  

sat (1)

Comentarios
Tags

Iván Amir Espadas Novelo

Cozumeleño, Licenciado en Contaduría y Pasante de Maestría en Administración Tributaria por parte de la Universidad Autónoma de Yucatán. Actualmente docente en la Universidad Interamericana para el Desarrollo Sede Cozumel

Artículos Relacionados

Close